Pastores rechazan las renovadas limitaciones de culto en California

Por Jamie Joseph
24 de Julio de 2020
Actualizado: 24 de Julio de 2020

IRVINE, Calif.— Desde que el gobernador de California Gavin Newsom anunció a principios de este mes que las iglesias debían cerrar nuevamente, muchos han recurrido a los servicios al aire libre. Pero no todos los pastores están contentos con esta solución, y continúan la protesta que ha sonado durante gran parte de la pandemia contra los límites en acudir a la iglesia.

El pastor Matt Jones de la iglesia Del Rey en el condado de Los Ángeles dijo a The Epoch Times que ha estado celebrando los servicios en un parque junto a su iglesia. Pero es una área residencial y le preocupa que el ruido de los domingos por la mañana pueda molestar a los residentes no cristianos.

Mantiene los servicios limitados a 20 congregantes, una gran reducción de los aproximadamente 300 que solía tener antes de que los cierres empezaran.

El pastor Matt Jones da un sermón en Los Ángeles, California, el 19 de julio de 2020. (John Fredricks/The Epoch Times)

Las iglesias de California cerraron en marzo, junto con otras instituciones consideradas no esenciales en medio de la pandemia del virus del Partido Comunista Chino (PCCh). Muchas iglesias desobedecieron la orden, así como lo hicieron iglesias en todo el país donde había ordenes similares.

El pastor Jack Hibbs de Calvary Chapel en Chino Hills dijo a The Epoch Times que la Iglesia no “puede ser relegada de esencial o no esencial. La Iglesia es trascendental, satisface las profundas necesidades emocionales, espirituales y mentales de tanta gente”.

Las iglesias tenían permitido reabrir a principios de junio en todo el estado, con limitaciones en el número de congregantes y directrices para el saneamiento. Pero Newsom anunció el 6 de julio que “actividades como cantar o corear” están prohibidas en la iglesia debido a que pueden esparcir gotitas y así “anular la reducción del riesgo lograda por mantener seis pies de distancia física”.

Tres iglesias lo demandaron por la prohibición de cantar, dos de las cuales con Capillas del Calvario. Capilla del Calvario es una asociación de iglesias cristianas evangélicas fundada en el sur de California.

La demanda dice que la prohibición de cantar es una violación de los derechos de la Primera Enmienda, y critica al gobernador por apoyar las protestas de Black Lives Matter— que incluyen gritos en coro— mientras que desalientan el culto.

El 13 de julio, Newsom anunció que todas las iglesias en los condados que se encuentren en la lista de vigilancia por COVID-19 (donde alrededor del 80 por ciento de la población de California reside) deben cerrar. Harvest International Ministries presentó una demanda en respuesta el 18 de julio.

Liberty Counsel, que es representado por Harvest International, dijo en su página web que la demanda está luchando contra las “órdenes por COVID-19 inconstitucionales de  Newsom que prohíben todos los servicios de culto en interiores, incluyendo los estudios bíblicos en casa y la confraternidad, mientras fomentan enormes reuniones de manifestantes en el estado”.

La demanda también pelea contra la prohibición de cantar, que es estatal.

Landon Petrini canta en un servicio de la Iglesia Del Rey celebrado al aire libre en Los Ángeles, California, el 19 de julio de 2020. (John Fredricks/The Epoch Times)
Los feligreses ven cantar a Landon Petrini de la Iglesia Del Rey durante un servicio al aire libre en Los Ángeles, California, el 19 de julio de 2020. (John Fredricks/The Epoch Times)

“No cerraré las iglesias de nuevo”, dijo el pastor Hibbs. “No cerraré. Estuve equivocado por cerrar en primer lugar, no lo haré de nuevo”.

Su iglesia se encuentra en Chino Hills, en la esquina suroeste del condado de San Bernardino, y el condado está en la lista de vigilancia del estado.

Hibbs dijo que envió un video a la oficina del gobernador diciendo “si usted va a cerrar la iglesia, tendrá que venir físicamente y cerrar las puertas”.

Varios reportes de los medios han presentando iglesias de todo el estado desafiando de manera similar las nuevas órdenes de cierre.

La iglesia de Hibbs tenía más de 14,000 asistentes los domingos, con tres servicios. Mientras la iglesia estaba cerrada, dijo que las salud mental de los feligreses sufrió enormemente. La audiencia televisiva se disparó, pero la salud espiritual cayó en picada, dijo.

Una iniciativa de investigación llamada Barna estuvo realizando encuestas entre cristianos, buscando entender “El estado de la Iglesia” en 2020. De acuerdo con una de sus encuestas, aquellos que no van más a la iglesia están más ansiosos y se sientes más inseguros.

“Y lo que nuestro gobernador no está tomando en cuenta es el hecho de que hay un lado oscuro en lo que está sucediendo, y es la profunda depresión entre muchos de nuestros adolescentes y adultos jóvenes”, dijo Hibbs.

En esta iglesia, los asistentes pueden elegir entre participar en los servicios dentro, al aire libre, o en línea. La desinfección tiene lugar entre cada servicio, y señalamientos de los Centros para el Control de Enfermedades son visibles en las instalaciones. Se incentiva a mantener la distancia social y usar mascarillas, pero no es obligatorio.

En general, Hibbs dice que la respuesta de la comunidad y sus congregantes en medio de la reapertura ha sido abrumadoramente positiva.

Su iglesia es más grande que el promedio y no ha sufrido financieramente tanto como muchas iglesias pequeñas, dijo. Decidió no aplicar por un préstamo del Programa de Protección de Pagos, porque por una “conciencia tranquila” no podría aceptarlo.

La pequeña iglesia Del Rey de Jones, sin embargo, ha pasado por apuros.

“No nos hemos recuperado realmente del primer cierre”, dijo Jones. El diezmo de la iglesia está disminuyendo.

La iglesia genera ingresos adicionales a través de su preescolar y guardería, que puede verse obligada a cerrar permanentemente si se agota el préstamo del PPP.

“Tenemos a los mejores maestros y ellos tienen familias; sus familias dependen de esos sueldos”, dijo Jones.

“Así que, como iglesia hemos sido muy devotos a la oración y con un corazón pesado al pensar que nuestra escuela cerrará los servicios”, dijo.

El lado positivo es que personas de todo el mundo han sintonizado los servicios transmitidos en vivo de su iglesia.

Pero Jones ha señalado lo que él llama “fatiga del Zoom” entre sus congregantes usuales. Grupos bíblicos continúan reuniéndose virtualmente, pero la asistencia ha decaído ya que mucha gente está cansada de mirar pantallas todo el día para el trabajo o la escuela.

Jones espera celebrar de nuevo servicios al interior con medidas de precaución. Dijo que tres de sus congregantes tuvieron COVID-19 antes de los cierres, pero que sigue sintiendo que “nuestra reunión de los domingos por la mañana es uno de los lugares más seguros en los que se puede estar”.

“Está gran estancia con techos altos y ventanas abiertas, puertas abiertas y la temperatura de todo el mundo comprobada y todo el mundo desinfectado y sentado en las cubiertas de plástico de los asientos”, dijo. “No veo por qué eso es una amenaza”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación
Tormenta tropical Gonzalo puede convertirse en un huracán

TE RECOMENDAMOS