PayPal simplemente ha reformulado la misma política

Por Jeffrey A. Tucker
13 de Octubre de 2022 4:37 PM Actualizado: 13 de Octubre de 2022 4:37 PM

Cuando PayPal actualizó su política de uso aceptable para decir que podría confiscar USD 2500 a los usuarios que difundieran “información errónea”, muchas personas quedaron atónitas. El precio de las acciones se vio muy afectado y sigue cayendo, un 53 por ciento menos que el máximo de este año calendario. Muchas personas cerraron sus cuentas. Se supone que muchos también transfirieron dinero por temor a que se lo llevaran.

Ante la contundente reacción del público, PayPal dio marcha atrás y dijo que se trataba de un error y que no debería haberse enviado. Por supuesto, nadie cree esto. Tal cambio tuvo que pasar por muchas etapas legales y administrativas para ser aprobado. Sabemos, por los metadatos del archivo, que estuvo semanas en preparación.

Sin embargo, incluso ahora, Snopes (una página de validación de mitos urbanos) se ha puesto en marcha, diciendo que lo que ha dicho la gente sobre la política es información errónea: “Los usuarios preocupados por el supuesto cambio pueden estar tranquilos; en realidad no se está añadiendo ninguna disposición sobre desinformación al Acuerdo de Usuario del servicio”.

¿Ah, de verdad? Es increíble: PayPal admite que su propia política sobre desinformación era en sí misma información errónea, pero si señalas lo que decía la política original, te avergüenzan por difundir desinformación.

¡Qué mundo!

Mientras tanto, nos hemos encontrado con muchos, cientos o posiblemente miles, de casos en los que PayPal le ha retirado sus servicios a la gente. Eso ha estado sucediendo durante años y, con bastante frecuencia, los casos son similares: Políticos no convencionales o disidentes de una forma u otra. Se hizo evidente para mí, al menos, que esto no era un error sino más bien una codificación de una práctica existente.

Es por eso que nadie en PayPal realmente esperaba una controversia sobre la AUP (política de uso) actualizada.

Un día después, The Epoch Times informó lo que ahora parece inevitable y obvio. La compañía en realidad no se echó atrás. De nada. Simplemente reformularon la política con otras palabras, haciendo posible y probable la posibilidad de prohibiciones y confiscaciones arbitrarias.

La AUG ahora dice “la promoción del odio, la violencia, la intolerancia racial u otras formas de intolerancia que sean discriminatorias o la explotación financiera de un delito”. “Si creemos que ha participado en alguna de estas actividades, podemos tomar una serie de medidas para proteger a PayPal, sus clientes y otros en cualquier momento a nuestro exclusivo criterio…. Usted reconoce y acepta que USD 2500,00 por infracción de la Política de uso aceptable es actualmente una estimación mínima razonable de los daños reales a PayPal”.

Por supuesto, ciertas acciones y promover la violencia son algo horrible, pero ¿la “intolerancia que es discriminatoria”? Esa podría ser la opinión de cualquiera que no te guste. Podría estar dirigido a cualquier forma de comentario religioso partidista. Podría incluir temas candentes como el movimiento trans o la ideología woke en general. Es difícil pensar en una defensa seria que no pueda incluirse en la categoría subjetiva de “intolerancia” que es “discriminatoria”. Incluso podría aplicarse a una crítica negativa a una película o a una canción.

Y quizá por eso las acciones de PayPal no muestran signos de recuperación.

Esto realmente parece ser la era de las mentiras. Biden, quien acaba de decir que su hijo murió en Irak cuando en realidad murió en EE.UU., dice que la inflación es cero incluso cuando alcanza un máximo de cuatro décadas. Las compañías farmacéuticas afirman que sus productos son seguros y efectivos a pesar de todas las señales de lo contrario. Y ahora tenemos empresas de tecnología que afirman que un cambio de política fue un error cuando claramente no lo fue, según su propio lenguaje.

Nada ha cambiado.

Esta es la ocasión más reciente en la que abordamos la escalofriante realidad de que nuestros sistemas financieros están siendo utilizados para forzar el cumplimiento político de las prioridades del régimen. Este es seguramente el sueño de todos los déspotas de la historia. En lugar de encarcelar o aniquilar a sus oponentes, simplemente les cortan su capacidad de alimentar a sus familias y vivir una vida normal. De este modo, un gobierno totalitario podría controlar a toda la sociedad.

A la luz de esto, considere la Orden Ejecutiva 14,067 que exige una Moneda Digital del Banco Central, que desplegaría la tecnología de cadena de bloques (Blockchain) emancipadora para lograr exactamente lo contrario: Un estado de vigilancia total utilizando el sistema financiero. China ya ha dado pasos en esta dirección con un sistema de crédito social que otorga permisos contingentes para los desplazamientos y las asociaciones.

Hay otra característica de este extraño sistema de PayPal de multar a los usuarios por supuestas irregularidades. PayPal dice que es un método para compensar a la empresa. Esto es, dice su AUG, “una estimación mínima razonable de los daños reales a PayPal”.

¿Entiendes eso? Es una estimación mínima.

Seamos más francos. Es una forma de impuesto privado sobre los servicios. Proviene de una empresa del sector privado que trabaja en nombre de -o incluso establece- prioridades basadas en el régimen. En la Edad Media, esto se llamaba agricultura fiscal. El rey no tenía un ejército de recaudadores de impuestos. En su lugar, desataba a actores del sector privado sin escrúpulos para que salieran a recaudar de la gente por cualquier medio. Al entregar la recaudación al palacio, el recaudador se quedaba con una parte.

Era común en el mundo antiguo e, incluso, entonces se conocía como una práctica profundamente corrupta debido a los métodos que usaban los recaudadores de impuestos, formas de proceder que hoy podríamos describir como métodos mafiosos. La práctica se extendió por todo el Imperio Romano e, incluso, algunos escritores han dicho que contribuyó a la caída del Imperio en Occidente. Aun así, sobrevivió a través de la Edad Media.

Con la Ilustración llegó la presunción general de libertad y el estado de derecho. La agricultura fiscal era la marca de un régimen despótico y desde entonces está generalmente prohibida.

¿Puede volver? Bueno, el 27 de febrero de 2020, el New York Times publicó una esperanza generalizada de que todo el país debería “volverse medieval” con el virus y, por lo tanto, regresaron muchas formas de compulsión de hace más de 500 años. Durante un tiempo en 2020, ni siquiera la odontología estuvo disponible, así que ahí vamos.

¿Es la agricultura de impuestos de PayPal otra forma en la que nos estamos volviendo Medievales aquí?, posiblemente. Pero es una mala señal, no sólo para la libertad de expresión y la independencia financiera, sino incluso para la justicia fiscal. Las empresas privadas que afirman que pueden tomar tu dinero a su discreción, mientras afirman “daños” opacos que no existen, no son actores normales del mercado. Están actuando como herramientas del régimen.

¿Revertirá PayPal su política a raíz de este artículo? Tal vez. Pero ahora ya sabemos que hay que mirar de cerca la nueva y tramposa forma en que introducirán, esperando que nadie se dé cuenta, la misma política con un nuevo lenguaje.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.