PCCh ataca a político australiano después de que defendiera a Falun Gong

Por CADEN PEARSON
12 de Noviembre de 2020
Actualizado: 12 de Noviembre de 2020

Un legislador estatal australiano ha revelado que el Partido Comunista Chino (PCCh) creó un sitio web para criticarlo después de que él criticara a una emisora pública australiana por emitir programas que “difamaban” a una minoría religiosa perseguida por el PCCh.

El parlamentario demócrata liberal David Limbrick hablaba en el Parlamento del estado de Victoria el 11 de noviembre sobre una moción acerca del comercio con China y su bloqueo de las exportaciones australianas, cuando llamó la atención sobre lo que describió como la “vergonzosa” exportación de propaganda del PCCh por parte de Australian Broadcasting Corporation (ABC).

Limbrick hablaba de los programas de la ABC que difamaban a Falun Gong (Falun Dafa) y retrataban sus creencias de forma negativa. La mala caracterización de la ABC sobre Falun Gong y sus enseñanzas fueron disputadas por la Asociación de Falun Dafa, pero al final no se le prestó atención, incluyendo advertencias de que el PCCh usaría los reportajes de la ABC para promover su persecución en China. Lo cual hizo.

Falun Gong es una disciplina espiritual de las tradiciones budista y daoísta cuyos practicantes se esfuerzan por seguir sus principios fundamentales de verdad, benevolencia y tolerancia. La práctica se enseñó públicamente por primera vez en 1992 en Changchun, China. Llegó a tener unos 100 millones de practicantes en 1999 cuando el líder del PCCh, Jiang Zemin, lanzó unilateralmente una campaña de persecución destinada a erradicar la práctica.

Limbrick dijo que conocía a muchos practicantes de Falun Gong por su papel como parlamentario.

Por eso se sorprendió al ver que la ABC difamaba a Falun Gong en programas y reportajes que “repetían una serie de puntos de discusión del Partido Comunista Chino”.

“Si este programa se hubiera referido a casi cualquier otra minoría religiosa en Australia, los productores serían acusados de crímenes de odio”, dijo Limbrick.

Una agencia del PCCh específicamente creada para perseguir a Falun Gong, la oficina 610 —denominada así por la fecha de su creación el 10 de junio de 1999— inmediatamente aprovechó el programa de la ABC para justificar su persecución a Falun Gong.

El 17 de julio, un sitio web creado bajo la protección de la oficina 610 con el propósito expreso de difamar a Falun Gong alabó el programa de ABC y afirmó que el PCCh había estado “advirtiendo al mundo” sobre la práctica espiritual.

“Ellos en realidad crearon una página web sobre mí. Empezaron a criticarme directamente porque me atreví a defender la libertad de religión y a criticar a la ABC”, dijo Limbrick.

Limbrick dijo que en los días que siguieron a la emisión del programa de la ABC, había oído que los practicantes de Falun Gong en Australia eran maltratados por miembros del público “como consecuencia directa de este programa”.

“Me gustaría ver el libre comercio con China, pero instaría a la ABC a dejar de usar el dinero de los contribuyentes para exportar propaganda sobre las minorías perseguidas del gobierno chino”, dijo.

El parlamentario liberal Bernie Finn se levantó para felicitar a Limbrick “por su contribución” y expresó su propio apoyo a Falun Gong.

“Yo también he tenido mucho que ver con los practicantes de Falun Gong y sus partidarios asociados ahora durante varios años, y son buenas personas”, dijo Finn. “Son muy buenas personas. No merecen la persecución y no merecen el tratamiento que han recibido de los bárbaros en Beijing, y esa es la pura verdad”.

Limbrick presentó una queja ante la ABC sobre la base de que podría haber violado sus políticas sobre la incitación a la estigmatización inmerecida de una minoría religiosa vulnerable. Dijo que la ABC inició su propia investigación y se declaró inocente, y ha llevado su queja a la Autoridad Australiana de Comunicaciones y Medios de Comunicación.

El programa de la ABC presentó, casi exclusivamente, las experiencias de algunas personas descontentas que interactuaron con los practicantes de Falun Gong o los conocían y se esforzaron poco por ofrecer un derecho de respuesta.

Después de un reportaje de The Epoch Times en julio sobre el programa de la ABC, un portavoz de la ABC dijo que la emisora pública “se mantiene fiel a la exactitud e integridad de los reportajes”.

Siga a Caden en Twitter: @cadenpearson

A continuación

La persecución a Falun Gong está incluida en la evaluación del desempeño

TE RECOMENDAMOS