Las peligrosas consecuencias de la adicción a la pornografía y el camino hacia la libertad

La atracción de la pornografía, similar a las drogas, puede dejar a muchos hombres avergonzados, aislados y sin poder.
Por Conan Milner
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

El sexo puede ser un impulso poderoso. Y siempre ha sido un tema fascinante. En el pasado, esta fascinación se limitaba a la imaginación y la experiencia. Hoy en día, puedes ir en línea y ver una vasta biblioteca de pornografía. No se necesita imaginación ni experiencia.

Pero puede que estemos pagando un alto precio por hacer que este velo sagrado sea tan fácil de levantar. Un número creciente de investigadores, legisladores e incluso ex estrellas porno adviertan que la exposición generalizada a la pornografía en Internet es mala para la sociedad y perjudica a las personas que la utilizan.

Una preocupación importante es la adicción. Aunque la pornografía no puede ser inhalada, fumada o inyectada, más de 40 estudios de investigación neurológica que examinan el impacto de la pornografía en el cerebro muestran un patrón consistente que se asemeja mucho al abuso de sustancias. Al igual que con las adicciones a las drogas y al alcohol, se ha demostrado que el consumo regular de pornografía influye significativamente en los centros de placer y recompensa de nuestro cerebro, creando un hambre insaciable que muchos se sienten impotentes para negar.

La adicción a la pornografía es un concepto relativamente reciente; no un diagnóstico oficial. Pero los estudios sugieren que este hábito común está cobrando un precio considerable. Una reseña realizada en 2016 por siete médicos de la Marina de los Estados Unidos señala la creciente evidencia de que “la pornografía en Internet puede ser un factor en el rápido aumento de las tasas de disfunción sexual”, tales como problemas eréctiles, eyaculación retardada, disminución de la satisfacción sexual y y disminución del libido entre los hombres menores de 40 años de edad.

En los últimos tres años, estas pruebas han llevado a por lo menos 16 estados a declarar resoluciones que identifican a la pornografía como una crisis de salud pública. Estas resoluciones no intentan prohibir las imágenes sexuales. El objetivo es más bien sensibilizar a la opinión pública sobre el impacto de estos medios en nuestro mundo.

El último estado que ha solicitado una resolución de este tipo es Ohio. El 23 de septiembre, la representante Jena Powell (R-Ohio) presentó el testimonio de su patrocinador sobre el proyecto de ley de pornografía de su estado: Resolución 180 de la Cámara de Representantes. Además de la evidencia del comportamiento adictivo, Jena mostró que la pornografía también perpetúa el tráfico de personas y el abuso de mujeres y menores.

“La pornografía es parte integral de la prostitución y de los actos sexuales forzados, y más de la mitad de las víctimas del tráfico sexual informan que se les exigió que aprendieran y actuaran de acuerdo con el material pornográfico”, declaró Jena.

Puedes encontrar muchas pruebas anecdóticas de adicción a la pornografía en Nofap.com. El foro en línea presenta muchos testimonios de personas que reportan un hábito difícil de controlar que afecta la calidad de sus vidas y relaciones.

Varias celebridades también están hablando. En su especial de 2018 de Netflix, “Tamborine”, el comediante Chris Rock habló de cómo su adicción a la pornografía contribuyó a que su matrimonio se desmoronara, y lo desensibilizó hasta el punto de necesitar un “cóctel porno perfecto” para sentir cualquier excitación. El líder de Metallica, James Hetfield, narró el documental de 2017 “Adictos al porno: Persiguiendo la mariposa de cartón”. Y el actor Terry Crews comparte su lucha de años con el porno y el efecto que tuvo en su vida y su matrimonio en un video de YouTube titulado “Dirty Little Secret”.

“La pornografía realmente arruinó mi vida de muchas maneras”, dijo Terry. “Este es un gran problema. Literalmente tuve que ir a rehabilitación por ello”.

Los grandes usuarios de pornografía informan que pierden varias horas al día viendo imágenes explícitas. Algunos hablan de cómo se disgustan con las imágenes que están viendo y se odian a sí mismos por verlas, pero siguen sin poder detenerse.

El autor y orador Matt Fradd sabe por experiencia personal que la lucha es real. Durante años, su hábito de la pornografía le dio poco motivo de preocupación. Sus amigos lo hicieron. Algunos de los adultos que él conocía incluso lo fomentaron. Pero cuando Matt cumplió 17 años, se interesó por el cristianismo. Buscando un nivel moral más alto, trató de eliminar el porno de su vida. Fue entonces cuando se dio cuenta de la importancia que tenía su hábito. A pesar de muchos intentos de detenerse, siguió regresando. Incluso le siguió a su matrimonio.

Con años de práctica, resistencia y perseverancia, los esfuerzos de Matt finalmente dieron sus frutos. No ha visto pornografía en varios años, y ahora da charlas en todo el mundo animando a otros a hacer lo mismo.

“Comenzó porque encontré un grado significativo de curación de mi propia vida”, dijo Matt. “Era un nivel de curación que no sabía que era posible. Una vez que empecé a experimentarlo y habiendo conocido a muchos otros hombres y mujeres que estaban lidiando con esto, pensé: ‘Obviamente tenemos que hablar de esto'”.

La fe puede haber sido su inspiración, pero muchos de los argumentos de Matt en contra del porno provienen de la ciencia dura. En su libro de 2017, “The Porn Myth: Exposing the Reality Behind the Fantasy of Pornography” (El mito del porno: exponiendo la realidad detrás de la fantasía de la pornografía), Matt adopta deliberadamente un enfoque no religioso, citando muchas fuentes revisadas por colegas. Aborda varias nociones comunes, como la idea de que el porno nos hace felices, que libera a las mujeres, o que es solo una fantasía sin impacto negativo en tu vida real.

La influencia de la ciencia ha sido un punto de inflexión significativo en la forma en que evaluamos la influencia de la pornografía. En el pasado, los críticos pornográficos (principalmente religiosos) discutían desde un punto de vista puramente moral y contra la lujuria. Pero en una sociedad mayormente secular, este argumento basado en el pecado fue rutinariamente descartado como un opresivo dinosaurio puritano que no hizo nada más que amenazar la libertad de expresión y asfixiar un buen momento.

Pero los tiempos han cambiado. Armado con décadas de investigación que revelan daños verificables, significa que algunos ataques a la pornografía ahora son llevados a cabo por soldados estrictamente seculares.

“Gary Wilson dirige el sitio web, Your Brain on Porn (Tu cerebro en el porno). Gary dice que es un ateo con la política a la izquierda de Bernie Sanders”, dijo Matt. “Así que la idea de que esto es un asunto religioso es otra cortina de humo que la oposición lanza para atacar los argumentos en su contra”.

Revolución Pornográfica

Por supuesto, no todos los individuos con mentalidad científica compran la idea de que la pornografía puede ser adictiva o dañina.

Pero incluso si dudas de que la pornografía tenga potencial adictivo, no puedes negar lo mucho que estos medios se han infiltrado en nuestra sociedad. En pocas generaciones hemos pasado de revistas con restricciones de edad y programas de cable fuera de horario, a un suministro aparentemente interminable de imágenes de alta resolución que, de lo contrario, los usuarios inocentes de Internet pueden encontrar ya sea en un anuncio, desplazándote por las redes sociales o en una búsqueda en la Web.

¿Cómo cambiaron las cosas tan rápido? Según Matt, la clave de esta aceptación social ha sido doble: un cambio en la cultura y el auge de Internet.

La tentación sexual no es nada nuevo, pero nunca ha sido tan frecuente, y el Internet es claramente el vehículo que hizo que el uso del porno se disparara. Esto trajo lo que Matt llama las tres A – accesibilidad, asequibilidad y anonimato. Estas características eliminaron las barreras más grandes que alguna vez restringieron su uso.

El consentimiento cultural para el consumo de pornografía comenzó décadas antes. El difunto Hugh Hefner ayudó a deshacer gran parte de la culpa tradicionalmente asociada con la recolección de imágenes explícitas al presentarlas en un paquete sofisticado. Lo que hizo revolucionario a Playboy es que las fotos desnudas estaban intercaladas con temas de artículos de alto nivel, como por ejemplo, cómo organizar un gran cóctel, la evolución del jazz y el valor de Picasso.

“Hefner le dio ese aire de respetabilidad que nos hizo pensar que eso es lo que hace la gente de clase alta”, dijo Matt.

Hoy en día, nadie va a Pornhub por los artículos. Pero el mismo mensaje de inteligencia y sofisticación se sigue utilizando para vender la existencia del porno. Algunos hablan del uso de la pornografía como algo saludable, natural e incluso terapéutico. Se promueve como una forma de sexo seguro y se celebra por ayudar a normalizar los deseos poco ortodoxos.

El porno también apela a la mentalidad moderna de conveniencia. Satisface un deseo en la comodidad de tu propio hogar sin tener que enfrentarse a ninguna de las molestias de una verdadera pareja para satisfacerlo. El porno nunca tiene dolor de cabeza. Siempre está listo para complacer.

Y con la amplia variedad de porno disponible hoy en día, puedes limitar tu búsqueda a una experiencia que mejor represente tus fantasías más salvajes. Con el tiempo, sin embargo, la fantasía se vuelve rancia. Muchos usuarios de pornografía informan de una evolución en su hábito en el que el tipo de contenido que los encendió en el pasado ya no funciona. Como resultado, a menudo recurren a contenidos extraños o violentos solo para lograr la misma emoción que solían obtener de las cosas más suaves. ¿Alguna vez te has preguntado por qué hay todos estos subgéneros raros como el porno japonés o el porno de payaso? Ellos atienden a un consumidor insensible y hambriento de novedades.

Matt ve esta espiral descendente como una ilusión alimentada por la negación. Como los bares de striptease que se autodenominan “clubes para caballeros”, promete virtudes que claramente no existen. Él dice que la gente persigue esta obsesión en la búsqueda de la felicidad, cuando lo que realmente están hambrientos es de alegría, intimidad y libertad.

Los usuarios de pornografía también sufren. Matt ha escuchado de muchas mujeres que dicen que se sienten más utilizadas que amadas. Ellos culpan al consumo de su pareja de un medio inherentemente objetivador.

“La pornografía destruye el amor. Destruye nuestro sentido de la dignidad y nos lleva a lugares que nunca imaginamos”, dijo Matt.

ESFUÉRZATE por dejarlo

El último proyecto de Matt es una plataforma en línea diseñada para ayudar a los hombres que se encuentran con un hábito que no pueden dejar de lado (un programa similar diseñado específicamente para mujeres estará disponible el próximo año). Se llama STRIVE: A 21-Day Detox from Porn (STRIVE: Una desintoxicación de 21 días del porno).

El programa consiste de videos cortos y diarios, que cubren temas como el impacto de la pornografía en tu cerebro, hechos feos sobre la industria (un video muestra a una ex estrella del porno), y herramientas para descubrir el estrés y los desencadenantes personales que hacen que un hombre recurra a la pornografía en busca de consuelo.

“Después de haber hablado de esto durante más de 10 años, quería un lugar para que la gente fuera a caminar de la mano y les dijera: ‘Así es como se hace'”, dijo Matt.

Chris Cope, fundador de Cardinal Studios, que produce STRIVE, dice que el programa no es una bala de plata, pero puede dar a los hombres un punto de partida sólido en su camino hacia el éxito.

“No hay una solución rápida para liberarse de la pornografía”, dijo Chris. “Sabemos que la libertad es solo una decisión diaria. No es un destino. Así que los orientamos hacia algunos socios que sugerimos para terapia de grupo o consejería, psicólogos clínicos en los que confiamos y con los que trabajamos”.

Chris dice que la importancia de este formato en línea es que proporciona un primer paso muy necesario, porque los hombres que luchan con este problema a menudo se sienten demasiado avergonzados para presentarse en la vida real.

“Nuestra esperanza es que si proporcionamos esta solución inicial anónima, en línea, que lleva a los hombres a una comunidad con miles de hombres de todo el mundo en la misma misión, de repente los saca del aislamiento y se dan cuenta de que no están solos”, dijo Chris. “Se dan cuenta de que su historia es similar a muchas otras historias en cuanto a cómo fueron expuestos a la pornografía y cómo la manejaron, y el impacto que ha tenido en sus relaciones”.

Esta comprensión de los principios psicológicos y los desencadenantes emocionales son ideas que Matt toma prestadas del especialista en adicción sexual, el Dr. Kevin Skinner. Estas herramientas ayudan a los usuarios de STRIVE a desarrollar su propio plan de sobriedad.

“Esas cosas que te llevan por el camino de la actuación, aprendes a sacar esos desencadenantes de tu calendario y a añadir comportamientos saludables que te alejan de la pornografía”, dijo Chris.

Otro aspecto de STRIVE es que sienta a los hombres en un momento serio y hace las grandes preguntas.

“¿Qué clase de marido o padre quieres ser?”, preguntó Matt. “¿Quieres ser del tipo que se aleja de su esposa tarde en la noche para buscar videos de 20 segundos en tu Twitter? ¿Es así como quieres que te recuerden? ¿Es así como quieres que tus hijos hablen de ti? A menos que estén borrachos o sean idiotas, dirán que no”.

STRIVE está disponible de forma gratuita al menos hasta la primavera de 2020. Y está abierto a cualquier hombre con una mente abierta y un deseo de cambiar.

“STRIVE es muy poco crítico. No se trata de hacerte sentir mal. Soy yo que me acerco y digo: ‘Oye, soy exactamente como tú: acosado por la debilidad y la tentación'”, dijo Matt. “Soy cristiano, pero creo que cualquier persona de buena voluntad puede pasar por esto, y no sentir que se le está sermoneado”.

Sigue a Conan en Twitter: @ConanMilner

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

*****

Mira a continuación:

Este hombre no puede creer que esto esté sucediendo…

TE RECOMENDAMOS