Peluquera de mascotas aprendió por sí misma cómo cuidar gatos y ahora dirige refugio con más de 150

Por EMG INSPIRED STAFF
26 de Septiembre de 2019
Actualizado: 26 de Septiembre de 2019

Cuando tienes un llamado en la vida, nada puede interponerse en tu camino.

Conoce a Alison Soh, de Jurong, Singapur, que está marcando la diferencia en la vida de muchos gatos. Durante la última década, ha dedicado su vida a un criadero de gatos llamado “Meow & Wuff Pet Care Services”, en Lim Chu Kang, al noroeste de Singapur.

Este refugio es el hogar de más de 150 gatos traídos por rescatadores, muchos de los cuales están enfermos y requieren atención inmediata. Mientras tanto, también hay quienes requieren un hogar de acogida y algunos que están buscando futuros hogares.

Alison había decidido dejar su trabajo y ayudar a los felinos que necesitaban ser rescatados. Aludiendo a su decisión de comenzar un lugar de acogida, dijo, según Mothership: “Hace mucho tiempo (en los años 90), trabajaba en una clínica veterinaria. Porque me gustaban los animales, así que por supuesto, quería entrar en este canal. Después, fui a aprender el aseo de mascotas por mi cuenta, y después de haber sido peluquera de mascotas durante 10 años, me dije a mí misma: ‘Oh, realmente necesito un cambio de carrera’. En ese momento, también rescataba gatos de manera independiente”.

Sin embargo, el camino para Alison nunca fue fácil, y vino con sus propios desafíos. Cuando ella comenzó su trabajo de rescate, no había una sociedad de bienestar para gatos, no había subsidios para ayudar a pagar los gastos de funcionamiento: “Tú mismo debes salir a rescatar, esterilizar, rescatar, esterilizar, rescatar, esterilizar, rescatar, esterilizar cada gato”.

Después de todo eso, Alison se convirtió en niñera de gatos durante una década. Pero no pareció detenerse ahí, “Finalmente, sentí que quería trabajar en un refugio de gatos, lo que he estado haciendo durante 10 a 12 años”, compartió.

Uno puede imaginar cómo podría ser su rutina diaria al frente de un refugio para gatos. Describiendo su horario, Alison explicó que después de comprar el desayuno y el almuerzo, ella conduce desde su casa en Jurong hasta Lim Chu Kang para abrir el refugio, revisar a aquellos que necesitan atención y administrar sus medicamentos al mismo tiempo que se encarga de cualquier otro requerimiento.

Después de todo eso, Alison continúa el día cuidando a estos felinos. “Así que le preguntaré a mi equipo: ‘¿Eh, éste ya ha comido o no? ¿Ese ya ha comido o no?’ Entonces los alimentaré, y revisaré, revisaré, revisaré, revisaré. También tengo que hacer subcortes, que es dar líquidos a algunos gatos que tienen problemas renales. Tenemos muchos gatos con problemas renales, lo que significa que tienen que hacer terapia con agua todos los días; tenemos que usar una aguja para pinchar la piel del gato y dejar que el agua corra”, dijo Alison.

El refugio requiere fondos para funcionar, y en estos días, Alison explica que es un poco más fácil conseguir el dinero.

“Tenemos muchos amigos salvadores, así que nuestros cargos intentan ser lo más bajos posible. Cada mes, se tiene que pagar una tasa de embarque. Si no se paga la cuota de embarque ni siquiera por un mes, existe la posibilidad de que tengamos que cerrar el refugio”, dijo Alison.

“No somos una organización, solo somos un centro de internado. La mayoría de los salvadores, cuando envían a sus gatos aquí, solo pueden permitirse el lujo de pagarle la tasa de embarque, pero no pueden pagar las tasas del veterinario. Pero (cuando el gato está enfermo), no puedo ver al gato como ‘ugh’ (con aspecto incómodo/enfermo) y no hacer nada ¿cierto?”, añadió.

Alison compartió que hay muchas personas que utilizan sus propios fondos para ayudar a salvar a los gatos. “En realidad, entre bastidores, muchos individuos hacen muchas, muchas, muchas, muchas, muchas cosas. Muchos de ellos están consiguiendo su propio dinero para rescatar (los gatos). Nunca es barato. Es muy caro. Por ejemplo, acabo de enviar un gato (al veterinario), seis días, y ya son de $434 a S$506 [dólares]”.

Sin embargo, llegar a otros a través de internet ayuda a pagar las costosas facturas de los veterinarios.

En cuanto a por qué Alison está tan motivada en ayudar a estos gatos, lo dice de la mejor manera: “En realidad, me gusta mucho lo que Jam Hsiao dijo una vez. Dijo: ‘No amo particularmente a los animales, pero son un grupo que necesita más cuidados'”.

Y añadió: “Y creo que hay que ocuparse de ellos. Porque son un grupo que se le escapa fácilmente a la sociedad. Así que creo que esta cita encarna realmente por qué sigo haciendo lo que hago. Realmente necesitan nuestra ayuda”.

Hay un montón de gatos por ahí que estarían muy agradecidos por el cuidado que esta increíble mujer les proporciona.

El ciclista escuchó gatos maullando desde arriba y trepó el árbol para rescatarlos

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS