11 soldados fueron heridos en ataque con misiles del 8 de enero sobre Irak, informa el Pentágono

Por Mimi Nguyen Ly
17 de Enero de 2020 10:05 AM Actualizado: 17 de Enero de 2020 12:26 PM

Estados Unidos atendió a 11 de sus soldados por síntomas de conmoción cerebral después del ataque con misiles de Irán a principios de este mes que golpeó una base en iraquí donde estaban estacionadas sus fuerzas, dijo el jueves el ejército estadounidense.

“Aunque ningún miembro del servicio estadounidense murió en los ataques iraníes del 8 de enero a la base aérea de Al Asad, varios fueron tratados por síntomas de conmoción cerebral tras las explosiones y todavía están siendo evaluados”, dijo el capitán Bill Urban, portavoz del Comando Central de Estados Unidos, en una declaración citada por Reuters.

Irán disparó el 8 de enero una lluvia de misiles contra la base aérea de Al Asad en la provincia de Anbar y Erbil en la región autónoma kurda. Ambas albergan fuerzas estadounidenses. El ataque se realizó en una aparente respuesta a la reciente muerte del general militar iraní Qasem Soleimani el 3 de enero en Bagdad, durante un ataque con aviones no tripulados ordenado por el presidente Donald Trump.

Imagen tomada el 13 de enero de 2020 durante una gira de prensa organizada por la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra los restos del grupo del Estado Islámico, muestra a soldados estadounidenses limpiando escombros en la base aérea militar de Ain al-Asad en la provincia occidental iraquí de Anbar. (AYMAN HENNA / AFP a través de Getty Images)

“Por precaución, algunos miembros del servicio fueron transportados de la base aérea de Al Asad, en Irak, al Centro Médico Regional Landstuhl en Alemania, otros fueron enviados al Campamento Arifjan, en Kuwait, para un examen de seguimiento”, dijo el coronel Myles Caggins, portavoz de la Fuerza de Tarea Conjunta Combinada-Operación Inherent Resolve, informó Defense One.

“Cuando se los considere aptos para trabajar, se prevé que los miembros del servicio regresen a Irak después de ser examinados. La salud y el bienestar de nuestro personal es una prioridad máxima, y no discutiremos el estado médico de ningún individuo”, añadió.

Los informes iniciales de los medios de comunicación sugirieron que Irán “calibró” su ataque para causar un daño mínimo a las tropas estadounidenses. Algunos funcionarios iraníes también dijeron que el ataque con misiles no tenía la intención de matar a nadie.

Sin embargo, más tarde en una conferencia de prensa del 8 de enero, el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, dijo que creía que el ataque tenía la intención de matar a personal estadounidense y causar daños significativos en la base aérea de Al Asad.

Foto tomada el 13 de enero de 2020 durante una gira de prensa organizada por la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra los restos del grupo del Estado Islámico, muestra a la teniente coronel Antionette Chase en la base aérea de Ain al-Asad, en la provincia iraquí occidental de Anbar. (AYMAN HENNA/AFP vía Getty Images)

“Los puntos de impacto estaban lo suficientemente cerca del personal y el equipo (…) que creo, basado en lo que vi y lo que sé, que estaban destinados a causar daños estructurales, destruir vehículos y equipo y aviones, y matar al personal. Esa es mi propia evaluación personal”, señaló Milley.

Trump dijo en un discurso televisado el 8 de enero que “no se perdieron vidas estadounidenses o iraquíes debido a las precauciones tomadas, la dispersión de las fuerzas y un sistema de alerta temprana que funcionó muy bien”. Celebro la increíble destreza y coraje de los hombres y mujeres de Estados Unidos uniformados”.

El presidente Donald Trump habla desde la Casa Blanca en Washington, el 8 de enero de 2020. (Win McNamee/Getty Images)

Trump también dijo que ningún miembro del servicio estadounidense fue herido o muerto. Sin embargo, CNN informó que un oficial militar explicó que la discrepancia se debió a que las tropas desarrollaron síntomas días después del ataque.

“Esa fue la evaluación del comandante en ese momento. Los síntomas aparecieron días después del hecho y se trataron con mucha precaución”, dijo el funcionario al medio de comunicación.

Soleimani era el comandante de la unidad de élite de la Fuerza Quds dentro del Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos de Irán (IRGC). El IRGC se encarga de las operaciones militares extraterritoriales de Irán, incluyendo las actividades para expandir la influencia iraní en Siria y los ataques con cohetes a Israel. Estados Unidos designó al IRGC como grupo terrorista en abril de 2019.

Manifestantes iraníes sostienen el retrato del comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, Qassem Soleimani, durante una manifestación en Teherán (Irán) el 11 de diciembre de 2017. (ATTA KENARE / AFP a través de Getty Images)

El Pentágono dijo en una declaración el 2 de enero que Soleimani estaba “desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos estadounidenses y a miembros del servicio en Irak y en toda la región”, y que él y la Fuerza Quds “fueron responsables de la muerte de cientos de estadounidenses y miembros del servicio de la coalición y de herir a miles más”.

Reuters contribuyó a este informe.

Siga a Mimi en Twitter: @MimiNguyenLy

*****

Video relacionado:

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.