Pentágono incumple plazo para informar sobre miles de millones de dólares en armas dejadas en Afganistán

Por Ken Silva
18 de Enero de 2022 7:40 PM Actualizado: 18 de Enero de 2022 7:40 PM

El Departamento de Defensa (DOD, por sus siglas en inglés) incumplió con el plazo límite para presentar un informe sobre los aproximadamente USD 85 mil millones en armamento estadounidense que quedaron en Afganistán, provocando que 27 republicanos de la Cámara enviaran una carta exigiendo respuestas.

El Congreso aprobó una legislación en septiembre que exigía a los funcionarios del Departamento de Defensa que informaran sobre los bienes, el equipo y los suministros que fueron destruidos, sacados de Afganistán o que permanecen en Afganistán en relación con la retirada militar estadounidense del país en agosto.

El DOD tenía 90 días para presentar ese informe al Congreso. Luego de que la fecha límite del 29 de diciembre de 2021 llegó y se fue sin tener noticias del Pentágono, el representante Andy Barr (R-Ky.) junto con otros 26 republicanos exigieron respuestas al secretario de Defensa Lloyd Austin.

“El DOD lleva más de [dos semanas] de retraso en su plazo de presentación de informes, haciendo caso omiso de la contabilidad del Congreso sobre el equipo financiado por los contribuyentes que ha sido abandonado por esta Administración y que se ha dejado en posesión de los talibanes”, dice la carta del 14 de enero. “Esta falta de información impide que el Congreso pueda llevar a cabo una supervisión precisa y eficaz de las decenas de miles de millones de dólares en equipos invertidos en Afganistán durante los últimos 20 años y crea vulnerabilidades en nuestra seguridad nacional”.

Los legisladores mencionaron las preocupaciones del general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, quien dijo al Congreso el 29 de septiembre de 2021 que las condiciones en Afganistán podrían provocar el resurgimiento de Al-Qaeda o ISIS en la región en 36 meses o más menos. Los legisladores dijeron que es la “más grave preocupación” que no tengan una descripción completa de las armas disponibles en un posible caldo de cultivo para el terrorismo.

Según un artículo de Radio Mashaal, afiliada a Radio Liberty del 13 de enero en Pakistán, al menos algunas de las armas están terminando en manos de los talibanes paquistaníes, Tehrik-e Taliban Pakistan (TTP). Citando a una fuente no identificada con conocimiento en los asuntos del TTP, Radio Mashaal dijo que los combatientes talibanes pakistaníes han obtenido ametralladoras M16 y rifles de asalto M4 fabricados en Estados Unidos con equipo de visión nocturna.

Según el artículo, la afluencia de armas ha coincidido con un aumento de los ataques del TTP contra las fuerzas del gobierno pakistaní.

“Los observadores dicen que es probable que las armas provengan de los arsenales acumulados por los talibanes afganos, que incautaron millones de dólares en armas y equipos fabricados en Estados Unidos de las fuerzas de seguridad afganas”, indicó el artículo.

Además de representar un riesgo para la seguridad nacional de EE. UU. y la estabilidad regional en Asia Central, el equipo militar estadounidense abandonado en Afganistán puede amenazar también la seguridad de los aliados afganos de EE. UU. Eso se debe a que el equipo abandonado incluía herramientas de vigilancia estadounidenses que, según los observadores, podrían usarse para rastrear a quienes trabajaron con Estados Unidos durante sus 20 años de ocupación del país.

El grupo Human Rights First, con sede en Nueva York, anunció el 16 de agosto que los combatientes talibanes habían tomado los dispositivos conocidos como Handheld Interagency Identity Detection Equipment (Equipo de detección de identidad interagencial de mano), que fueron utilizados por los soldados para escanear la biometría de los afganos para comparar las huellas dactilares en los artefactos explosivos improvisados, así como para otras investigaciones forenses similares.

“Entendemos que ahora es probable que los talibanes tengan acceso a varias bases de datos y equipos biométricos en Afganistán, incluidos algunos dejados por las fuerzas militares de la coalición”, dijo el grupo de derechos humanos en un comunicado. “Es probable que esta tecnología incluya acceso a una base de datos con huellas dactilares y escaneos de iris, e incluya tecnología de reconocimiento facial”.

El exfiscal del Ejército de EE. UU., John Maher, dijo a The Epoch Times en agosto que los talibanes probablemente no tengan las habilidades técnicas para utilizar esos dispositivos, sin embargo, dijo que podrían recibir ayuda de gobiernos más sofisticados, como China o Irán.

La Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) de 2022, promulgada en diciembre de 2021, también exige que el Pentágono realice auditorías sobre el equipo y las armas que quedan en Afganistán, incluidos los equipos o herramientas biométricos abandonados o destruidos. La NDAA también exige una evaluación acerca de si los talibanes han violado el Sistema Automático de Identificación Biométrica (ABIS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Defensa—la base de datos central que almacena los datos biométricos que los soldados capturan en el campo—así como una explicación de los esfuerzos actuales para garantizar la seguridad de todas las bases de datos biométricos del Departamento de Defensa.

El DOD tiene hasta marzo para completar estos informes, pero los legisladores republicanos dijeron en su carta que no deberían esperar hasta entonces.

“Es por eso que el Congreso requirió que su Departamento cumpliera antes del 29 de diciembre de 2021”, escribieron a Austin. “Le instamos a que trabaje con sus secretarios de servicio y el general [Frank] McKenzie para producir la información requerida para el Congreso inmediatamente”.

El Pentágono no respondió a las solicitudes de comentarios por correo electrónico sobre el asunto al cierre de esta edición.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.