Pequeña ciudad de Texas se prepara para una caravana de inmigrantes desde el otro lado del río

Cientos de miembros adicionales de las fuerzas de seguridad y del ejército se unieron a los esfuerzos de la patrulla fronteriza por si ocurre una incursión masiva
Por Charlotte Cuthbertson
14 de Febrero de 2019 Actualizado: 08 de Julio de 2019

EAGLE PASS, Texas-La pequeña ciudad fronteriza de Eagle Pass, Texas, es la última en enfrentarse al fenómeno de las caravanas de migrantes.

Sus vecinos del este, en el Valle del Río Grande, se han vuelto muy versados en las llamadas caravanas, y cada día reciben el equivalente de una caravana de solicitantes de asilo que cruzan ilegalmente.

Pero Eagle Pass, con una población de alrededor de 30.000 habitantes, tiene un puerto de entrada más pequeño, con dos puentes internacionales, y la capacidad de manejar sólo de 16 a 20 solicitudes de asilo por día.

Así que la noticia de que 1800 migrantes, en su mayoría hondureños, llegaron al otro lado del río en Piedras Negras, México, el 4 de febrero, se convirtió en una demostración de fuerza sin precedentes a lo largo del lado estadounidense del Río Grande.

Se incrementó el número de los agentes de la patrulla fronteriza local con agentes adicionales de las estaciones cercanas; el departamento de seguridad pública de Texas envió tropas; la Guardia Nacional de Texas fue incorporada también; y la policía local y los departamentos del sheriff están involucrados.

Ahora es un juego de espera, una especie de empate mexicano.

La policía y el personal militar mexicano vigilan las afueras de una antigua fábrica donde se encuentran alrededor de 1800 migrantes centroamericanos en Piedras Negras, México, el 8 de febrero de 2019. La mayoría de los migrantes esperan entrar a Estados Unidos y solicitar asilo. (Charlotte Cuthbertson/ La Gran Época)

La antigua fábrica donde se alojan los migrantes está a más de 4,8 km del puerto de entrada de Eagle Pass, y a 3,2 km de la parte más cercana del Río Grande, lo que hace que parezca poco probable que el grupo pueda aventurarse a cruzar la frontera en masa al menos sin asistencia de transporte.

El campamento está rodeado por militares mexicanos y por la policía federal, por lo que cualquier lugar al que vayan los migrantes tendría que ser autorizado por las autoridades mexicanas.

Sin embargo, el tiempo se acaba. México dio a los migrantes 30 días para transitar por el país o solicitar asilo en México. Con la capacidad de procesamiento de Eagle Pass se necesitarían al menos tres meses para tramitar a los 1800 migrantes.

(Puedes ver debajo nuestro video sobre disturbios provocados por los migrantes dentro del campamento en Piedras Negras, México, este martes y miércoles).

Además, los migrantes en caravana no son los únicos que cruzan hacia Eagle Pass para buscar asilo.

El número de cruces ilegales de extranjeros en la zona se duplicó en las últimas dos semanas de enero, dijo Louie Wayne Collins, jefe de operaciones de la división del sector de la patrulla fronteriza del río, que incluye la zona de Eagle Pass.

“Desde ese momento, al comienzo de esta crisis migratoria a principios de la semana, eso se duplicó de nuevo”, dijo. “[Sin embargo], ha disminuido significativamente desde que pusimos nuestras fuerzas aquí”.

En el sector de del río el número de unidades familiares y menores no acompañados que fueron detenidos por la patrulla fronteriza después de cruzar la frontera ilegalmente aumentó en un 364 por ciento y un 66 por ciento, respectivamente, al comparar año tras año los primeros cuatro meses del año fiscal.

Hasta el 8 de febrero, cuatro días después de la llegada de la caravana a Piedras Negras, nadie que haya cruzado ilegalmente o se haya presentado en el puerto de entrada para solicitar asilo informó que son parte de la caravana, según Paul Del Rincon, director de la patrulla fronteriza del puerto de Eagle Pass.

En cambio, el puerto tiene una capacidad del 150 por ciento para procesar a otros solicitantes de asilo.

Agentes de la patrulla fronteriza y de la policía estatal de Texas el Río Grande en Eagle Pass, Texas, el 7 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

“Lo que pasa con los puertos de entrada, con estos puentes, es que nunca fueron diseñados para albergar a personas, para albergar a 16, 20 o más personas”, dijo Del Rincón. “Los puertos de entrada son lugares donde usted se presenta para inspección, es inspeccionado y es liberado, o es referido e inspeccionado  pero poco después es liberado. Así que nunca fue el plan de nadie tener gente en los puertos de entrada por tanto tiempo”.

Esa misma mañana, la patrulla fronteriza rescató a una familia de cinco hondureños -incluyendo uno de 1 año y otro de 3- que intentaban cruzar el Río Grande por debajo del puente internacional.

“Esos niños fueron rescatados en medio del río, porque llegaron hasta el medio del río y no pudieron avanzar ni retroceder. Es traicionero. Es peligroso”, dijo Collins. Aclaró que la familia no era parte de la caravana.

“Por favor, si puedo decirles una cosa a estos migrantes: `Crucen legalmente por los puertos de entrada, si están intentando alegar un miedo creíble'”, dijo.

Collins reiteró que la patrulla fronteriza y los agentes de aduanas y protección fronteriza no procesan las solicitudes de asilo. “Sólo documentamos el miedo creíble, los entregamos luego al ICE, y desde ICE, CIS [Servicios de Ciudadanía e Inmigración] se encargan del proceso de asilo”.

El derecho a proteger las fronteras

Juan Andrés Martínez creció en Piedras Negras, pero emigró a Eagle Pass en el año 2000. Para muchos locales es común ir a México a visitar a la familia o de compras. Martínez dirige una academia de artes marciales en Eagle Pass, y con su hermano, otra en Piedras Negras.

Dijo que nunca vio nada como la caravana de las 1800 personas, ni las respuestas a la misma por parte de Estados Unidos o México.

“Si quieren venir agresivamente a Estados Unidos, va a ser difícil para ellos. Aquí en Eagle Pass nos sentimos seguros porque tenemos mucha seguridad en este momento”, dijo Martínez. “Hay una entidad o alguien ahí fuera que tal vez les está dando la idea de que esta frontera es mucho más fácil de cruzar cuando en realidad no lo es”.

Juan Andrés Martínez en su gimnasio de artes marciales en Eagle Pass, Texas, el 8 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Dijo que está complacido con la respuesta mexicana hasta ahora. “Manteniéndolos en ese lugar y dándoles lo que necesitan. Obviamente no los están tratando con dureza o crueldad, lo están haciendo bien. Y están haciendo lo mejor que pueden por Estados Unidos”.

Martínez sugirió que la caravana vino a Piedras Negras porque se tornó demasiado peligroso ir a Tijuana.

“Creo que aquí es más seguro que con los cárteles. Por eso no querían pasar por Tamaulipas, por culpa de los cárteles”, dijo.

En Piedras Negras hay una facción del cártel de Los Zetas llamada cártel del Noreste, según Robert Bunker, instructor del Instituto de Comunidades Seguras de la universidad del Sur de California.

“Están en conflicto con los Zetas Vieja Escuela (“Zetas de la vieja escuela”), que son una facción ligada a un remanente del cártel del Golfo”, dijo Bunker.

Martínez dijo que apoya los esfuerzos del presidente Donald Trump para asegurar la frontera.

“Apoyo lo que está haciendo en cuanto a detener la inmigración ilegal. Cualquier estado, cualquier territorio, cualquier país tiene el derecho de proteger sus fronteras y sólo permitir que la gente entre en ellas bajo las circunstancias adecuadas”, dijo. “Todos tenemos carencias. Todos tenemos necesidades. Esta gente viene aquí en busca de una mejor forma de vida pero desafortunadamente hay leyes que deben ser cumplidas”.

Agentes de la patrulla fronteriza y de la policía estatal de Texas el Río Grande en Eagle Pass, Texas, el 7 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Lo llaman un ‘falso mexicano’

Freddy Arellano, de 18 años, todavía está en la escuela secundaria pero se metió en política en 2016 después de que el candidato Trump despertara su interés.

“Cuando lo escuché por primera vez fueron sus comentarios sobre los inmigrantes. En ese momento, pensé: ‘Eso es algo muy racista'”, dijo Arellano.

Al iniciar su candidatura presidencial el 16 de junio de 2015 Trump dijo que desde México: “Traen drogas. Están trayendo el crimen. Son violadores. Y algunos, supongo, son buenas personas”.

Con la intención de involucrarse más en la política Arellano decidió hacer una investigación de la oposición sobre Trump.

“A medida que empecé a investigar sus posturas y sus creencias me di cuenta de que tenía razón. Sus puntos de vista sobre la inmigración son los mismos que los que he tenido durante mi infancia”, dijo.

Ahora es el presidente del condado republicano más joven en el condado de Maverick, donde se encuentra Eagle Pass.

Freddy Arellano aparece parado junto a la cerca, a unos cientos de metros del Río Grande en Eagle Pass, Texas, el 6 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

“Antes de saber que era republicano siempre pensé que yo era demócrata”, dijo Arellano. “Pero cuando empecé a investigar los partidos en 2016 me di cuenta de que mi postura sobre la inmigración tenía más que ver con el Partido Republicano”.

Tres de sus cuatro abuelos llegaron a Estados Unidos desde México legalmente. El cuarto nació en Estados Unidos. Su padre es oficial de aduanas y protección fronteriza, al igual que lo era su madre antes de jubilarse.

“No creo que nadie deba venir aquí a ‘tontas y a locas’”, dijo. “Mucha gente me decía: ‘Oh, eres racista’ o, ‘Eres un mexicano e hispano ‘falso’”.

“Siempre respondo de la misma manera: no puedo ser un mexicano falso si nunca fui un mexicano de verdad porque mi lealtad es a la bandera y al gobierno de Estados Unidos, y no a la bandera o al gobierno mexicanos”, dijo.

Dijo que siente compasión por la difícil situación de los migrantes en caravanas, “pero al mismo tiempo tenemos 1800 personas que quieren venir aquí y la mayoría de ellos van a solicitar asilo, con algunos cruces ilegales. Obviamente ellos no son los que pagan por esto, somos nosotros los contribuyentes los que estamos haciendo eso”.

“Sabes, no podemos pagar todo esto sin que venga de otra parte. Y cuando tenemos asistencia médica en la situación en que está ahora mismo, que podríamos estar mejorándola con este dinero si pudiéramos ahorrarlo, eso ayudaría a los estadounidenses que han luchado por su país, a diferencia de la gente que quiere venir aquí ilegalmente”.

Financiamiento del Muro Fronterizo

Trump está reflexionando actualmente sobre un paquete bipartidista de seguridad fronteriza que destinaría 1.400 millones de dólares a 88 kilómetros de vallado fronterizo, menos que los 5.700 millones de dólares que estaba pidiendo para construir 376 kilómetros de vallado.

El financiamiento del muro fronterizo resultó en el cierre gubernamental más largo de la historia después de que los demócratas se negaran a proporcionar dinero para el muro. Si Trump firma el nuevo proyecto de ley evitará un segundo cierre que se activaría el 15 de febrero.

“No quiero que haya un cierre”, dijo Trump el 13 de febrero. “Un cierre sería algo terrible. Creo que se hizo algún comentario comentario con el último cierre; la gente se dio cuenta de lo mala que es la frontera, de lo insegura que es la frontera. Creo que dio lugar a buenos comentarios, pero no quiero ver otro: no hay razón para ello. Vamos a examinar la legislación cuando llegue y entonces tomaré una decisión”.

Agentes de la patrulla fronteriza y de la policía estatal de Texas el Río Grande en Eagle Pass, Texas, el 7 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Durante los primeros cuatro meses del año fiscal 2019 la patrulla fronteriza detuvo a más de 201.000 extranjeros ilegales. Las cifras están en camino de alcanzar las 600.000 detenciones del año, mientras que en el año fiscal 2018 sólo se detuvieron menos de 400.000 personas.

“Las estadísticas fronterizas de enero muestran un alto y sostenido volumen de familias y niños no acompañados de América Central que cruzan ilegalmente a lo largo de la frontera [suroeste]”, dijo aduanas y protección fronteriza en un tweet del 8 de febrero. Los agentes de la patrulla fronteriza encontraron 58 grupos grandes de 100 o más personas en lo que va del año fiscal, comparado con el total de 13 en el año fiscal 2018.

La administración dijo que el sistema de asilo está siendo burlado por inmigrantes ilegales que lo usan para obtener acceso a Estados Unidos sin ninguna intención de presentarse ante los tribunales para que resuelvan su caso.

Si un extranjero ilegal es detenido en la frontera y afirma tener miedo de regresar a su país de origen, una investigación inicial les da una probabilidad del 89 por ciento de ser liberado en Estados Unidos. Las posibilidades son mayores si un adulto trae un niño.

Alrededor de 1800 migrantes centroamericanos permanecen en una antigua fábrica en Piedras Negras, México, el 8 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/ La Gran Época)

El grupo más grande de solicitantes de asilo es de América Central, sin embargo, sólo el 9 por ciento de los que solicitan formalmente asilo reciben estas protecciones de un juez federal de inmigración, según el departamento de Justicia. El cuarenta por ciento no solicita oficialmente asilo una vez que obtiene acceso a Estados Unidos. Otro 31 por ciento no se presenta a su audiencia en la corte.

En el año fiscal 2017 aduanas y protección fronteriza detuvo 94.285 unidades familiares de Honduras, Guatemala y El Salvador en la frontera sur. De ellos el 99 por ciento permanece en el país hoy en día.

Los vacíos legales en el sistema de asilo empantanaron el sistema de la corte de inmigración que tiene alrededor de 800.000 casos pendientes y no se vislumbra el final del retraso.

La secretaria del departamento de seguridad nacional, Kirstjen Nielsen, dijo que la agencia está haciendo lo que puede para combatir el fenómeno de las caravanas.

“Estas caravanas son el resultado de la inexcusable falta de fondos del Congreso para financiar completamente una barrera física necesaria, y la falta de voluntad para fijar leyes anticuadas que actúan como un enorme imán para los extranjeros ilegales”, dijo Nielsen el 5 de febrero. “Esta crisis no se resolverá hasta que tengamos seguridad fronteriza integral”.

Mientras tanto, en Eagle Pass, se están instalando en los puentes internacionales alambres de púas, barreras y otras medidas de para impedir el paso.

Se están realizando simulacros y ejercicios conjuntos entre el departamento de defensa y los oficiales de aduanas y protección fronteriza para evitar una incursión masiva.

“Sabemos que hay caravanas de migrantes en diferentes puntos del camino. No sabemos por dónde llegarán a la frontera”, dijo Collins.

*************************************************

¿Sabías?

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

TE RECOMENDAMOS