Perra chillaba desesperada por salir, la siguieron y encontraron a una niñita desnuda y helada

07 de Diciembre de 2017 Actualizado: 07 de Diciembre de 2017

Cuando Petunia llegó al refugio local, tenía dos piernas rotas, costillas rotas, y no había estado comiendo más que trozos de alfombra. Su dueño fue condenado por abuso animal, y las personas que cuidaban de ella en el refugio ayudaron a Petunia a sanar.

Menos de un año después, Petunia se convirtió en una héroe.

“Querido Refugio, debo compartir una historia sincera sobre lo maravillosa que ha sido nuestra Peanut”, dice una carta que el refugio recibió en marzo.

Una nueva familia adoptó la perrita y le puso el nombre Peanut, y su dueña quiso contar la historia de cómo ella salvó una vida.

“Como ustedes saben, su pasado fue tan desgarrador y estamos tan felices que pudimos llevarla a nuestra casa y darle el amor y la familia que se merece”.

“Sin embargo, creo que todavía tiene un ‘sexto sentido’ sobre su vida pasada que trae consigo”.

A las 11 de la mañana, Peanut “comenzó a volverse loca en nuestra casa”, escribió. “Corría por las escaleras, ladrando y gritando”.

 

Luego, corrió al garaje donde el esposo de la dueña de Peanut estaba trabajando en un proyecto. Ella le advirtió que quería salir.

“Él la dejó salir y ella corrió a toda velocidad por el campo detrás de nuestra casa”, escribió. Su marido la siguió, se quedó perplejo y luego recibió el susto de su vida.

“Encontró a una niña desnuda, temblorosa, de 3 años de edad, acurrucada como una bola”.

Estaba tendida afuera junto a un río, a temperaturas casi heladas.

“La recogió, la envolvió en su suéter y la trajo adentro. Llamó al 911 y reportó el incidente. Cuando llegaron la ambulancia y la policía, la niña solo podía decir una cosa: ‘perrito'”.

Una ambulancia llevó a la niña al hospital -no resultó herida, pero no se sabía con certeza cuánto tiempo había estado en el frío.

Los delegados del condado Delta de Michigan encontraron a los padres de la niña después de buscar en el vecindario circundante, y encontraron que su casa era “insegura e insalubre“. También encontraron a otra niña. Los Servicios de Protección Infantil tomaron la custodia de ambas niñas.

La mujer agradeció al refugio por salvar la vida de Peanut y en efecto por salvar la vida de esta niña.

“Gracias a Peanut, la vida de una niña fue salvada hoy”.

Ella ha sido una bendición para nosotros y ahora para los demás. Las palabras no pueden expresar lo agradecidos que estamos por tener a Peanut en nuestras vidas y lo increíble que es”.

TE RECOMENDAMOS