Perrita llora tras ser golpeada y tirada a la basura con comida podrida, pero algo más terrible pasó

Por Robert Jay Watson - La Gran Época
03 de Julio de 2019 Actualizado: 03 de Julio de 2019

Sucedió justo antes de la Navidad de 2018. En el centro de Long Beach, California, los transeúntes escucharon débiles sonidos de angustia provenientes de un contenedor de basura. No por debajo o por detrás, sino por dentro.

Cuando abrieron el basurero para ver lo que era, había una perrita que fue sometida a algunos de los abusos más espantosos jamás visto por los empleados de los refugios de animales.

La perra fue arrojada dentro de una vieja bolsa de basura, y como Diane Kliche, miembro de la junta directiva de Fix Long Beach Pets and Animals, le dijo a KTTV en Los Ángeles, “estaba cubierta de viejos espaguetis, jamón y trozos de cebolla que estaban en su pelaje despeinado”.

Pero eso no era ni la mitad del mal que se le hizo a esta inocente cachorra.

Una vez que la llevaron al veterinario, lo que encontraron fue aún más impactante. No solo la arrojaron con comida podrida, sino que la golpearon tan fuerte que le rompieron los huesos. Como Diane le dijo a KTTV, los veterinarios estaban preocupados que “su cuello estuviera fracturado y su pierna partida por la mitad”. Después de más exámenes, “resultó que tiene una fractura de cráneo (y) es probable que tenga algunas costillas rotas”.

Para añadir un agravio a la lesión, el demente responsable orinó sobre la perrita. Como dijo Diane KTTV, “esto fue asqueroso, es tan innecesario”. Añadió que era el mejor interés de todos llevar al perpetrador ante la justicia porque “alguien que está abusando de animales así, posteriormente lo hará a personas”.

Junto con la organización JustFoodForDogs, la buena gente de Fix Long Beach Pets and Animals logró recaudar más de USD 10.000 como recompensa para tratar de llevar al maltratador ante la justicia. Mientras tanto, se dispusieron a ayudar a la perrita, a la que llamaron Chloe, a recuperar su salud, a empezar a caminar y a jugar de nuevo, y a aprender a confiar de nuevo en la gente después del horrible dolor que ella soportó a manos de su torturador.

El amor, el apoyo y las donaciones llegaron a Chloe de todas partes de California y del mundo. Después de acogerla por un tiempo para asegurarse de que estaba lista para vivir con otras personas y perros, Fix Long Beach creó un sistema de sorteo para elegir una familia entre los cientos que solicitaron su adopción.

Los afortunados padres Doug y Maryann James estaban extasiados y un poco incrédulos por que fueron elegidos para hospedar a esta perra especial. Como la nueva mamá Maryann le dijo a KTLA en Los Ángeles, “llamaron por la noche y llorábamos y llorábamos. Nuestros ojos estaban hinchados por llorar todo el día de felicidad y alegría”.

La pareja también adoptó a una vieja poodle llamada Beatriz, ya que Chloe tenía una especial necesidad de consuelo y tranquilidad después de la salvaje paliza y el despiadado abandono por parte de su anterior dueño. El radiante padre adoptivo Doug James dijo a  KTLA, “ya nos enamoramos de ella y no podemos esperar a pasar muchos, muchos años felices con ella y su hermana Beatrice”.

Aunque el agresor sigue en libertad, la recompensa por su captura se elevó a 25.000 dólares en abril de 2019. Los seguidores de Facebook de Chloe y los partidarios de Fix Long Beach estaban increíblemente complacidos de ver que no renunciaron a la búsqueda del monstruo responsable.

Como Rochelle Robinson publicó en la página de “Save Chloe”, “Me encanta que esto terminó bien gracias a la resiliencia, valentía y voluntad de vivir de Chloe… y gracias a sus encantadores padres adoptivos y a la perseverante determinación de Fix Long Beach Pets and Animals de curarla y ayudarla a corregir un mal, un malvado mal”.

¡Un perrito baila con su dueña de una manera muy sincronizada! 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS