Perrito sin ojos no necesita ver para demostrar cuan valiente y feliz es luego de su rescate

Por Marjorie Aguirre - La Gran Época
20 de Junio de 2019 Actualizado: 21 de Junio de 2019

Los comienzos tristes pero con final feliz sí existen, y Puddin es uno de esos seres cuyos primeros pasos estuvieron signados por la oscuridad. Sin embargo, todavía existen personas que son ángeles en la tierra encargados de demostrar que el amor es capaz de hacer milagros cuando se trata de ayudar a seres inocentes a superar las adversidades.

A pesar de haber perdido sus ojos a causa de una infección debido al descuido de sus propios dueños, esta simpática y lista perrita tiene un entusiasmo y una alegría insuperables que robó el corazón de Cory Gonzales, su nuevo dueño, y el corazón de todos sus seguidores en Instagram, según el portal Metro.Co.

Puddin, que ahora ya tiene cinco meses, fue rescatada a las seis semanas de edad por la Sociedad para la Prevención de la Crueldad a los Animales de Texas (SPCA) con una infección ocular muy grave, según relató Cory Gonzales, un estudiante de 22 años quien recibió a la cachorrita enferma.

Según Cory, los anteriores dueños, a pesar que no la cuidaron adecuadamente, se negaron a entregarla a la sociedad de bienestar animal quienes tuvieron que llevar el caso a los tribunales. Para cuando la SPCA ganó el caso, los ojos de Puddin estaban completamente destruidos.

“Llevaron a Puddin a un especialista y él informó que debido al daño causado por la infección la perrita quedaría ciega y una inspección más profunda de sus ojos detectó que los ojos le estaban causando demasiado dolor. Para mejorar su calidad de vida, le quitaron los ojos y ahora aquí estamos”, explicó Cory a Metro.

El aspecto de Puddin no asustó a Cory, por el contrario, le pareció muy tierno sumado a su inmensa capacidad de demostrar que nada ni nadie la puede detener.

“Cuando vi a Puddin en línea, inmediatamente me enamoré de sus oídos, de todas las cosas”, admitió. “¡El día después que la conociera, regresé y la adopté!, creo que ambos nos sentimos bendecidos por habernos conocido”.

Cory creó  una página de Instagram para Puddin en la que sube todas sus aventuras que son adoradas por un poco más de 45 mil seguidores. Sus fanáticos pueden verla aprendiendo nuevos trucos en cada publicación.

Cory la describe como “una niña valiente que disfruta de largas siestas, mordiendo los dedos de su padre y recibiendo sus mimos”.

“Ella tiene cinco meses ahora y la forma en la que se ha adaptado a su nueva vida es increíble. Realmente ha aprendido de su sentido del olfato para correr, jugar y encontrar sus juguetes, incluso detenerse así misma de golpear cosas. Es realmente asombroso verlo”, comparte Cory con emoción.

Sin duda, Puddin es una gran perrita y Cory está muy orgulloso de cómo a pesar de sus limitaciones físicas ha logrado conectarse con él para aprender a desarrollar los mismos trucos y lecciones de comportamiento que un perro normal.

Ahora, Puddin está en un hogar donde vive llena de amor y muchos  mimos, puede correr y juguetear gracias a Cory y a la asombrosa conexión que surgió entre ambos el día que se conocieron.

No te pierdas el video de Puddin, una verdadera fuente de inspiración para el mundo humano.

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS