Travieso perrito finge no saber qué le pasó al zapato perdido de su dueña

Por Robert Jay Watson
22 de Agosto de 2019 Actualizado: 23 de Agosto de 2019

Todos sabemos que los perros y los niños tienen mucho en común. Ambos se emocionan mucho con cosas simples por las que los adultos pueden estar hartos. Tienden a actuar primero y a pensar después.

Y a los perros y a los niños les gusta pensar en sí mismos como ángeles que nunca harían nada malo, ¡incluso cuando hay evidencia de lo contrario!

Megan Wade vive en Marietta, Georgia, en las afueras de Atlanta, y tiene un hermoso Siberian Husky llamado Azlan. Una amante de los animales que trabaja en el Acuario de Georgia, Megan cuida de los pinnípedos, la familia que incluye focas, morsas y lobos marinos.

Ella también es increíblemente devota de Azlan, compartiendo una pasión que muchos dueños de huskies tienen por estos hermosos pero a veces muy tercos y testarudos perros.

Todo comenzó cuando Megan estaba sentada en la cama y se dio cuenta que le faltaba una de sus zapatos. Estaba bastante segura de que no la había dejado en otro lugar, ni tampoco su esposo. Solo había un posible culpable: su travieso amigo peludo Azlan.

Llamó al perro a su habitación y se enfrentó a él. “Azlan, sé que me robaste el zapato”, afirma con calma, mientras el husky se para junto al zapato solitario en su habitación. “Ve a recogerlo y tráelo de vuelta”, dice ella.

Tan pronto como ella ha hecho la petición, el perro empieza a quejarse y a gimotear. Si fuera un niño, definitivamente estaría negando haber tenido algo que ver con ello. Casi se le oye decir: “¡Pero mamá! No fui yo, lo juro”.

El aullido continúa, pero Megan es una madre buena y dura y no le deja salirse con la suya. “¡Ve a buscarlo!”, repite con un tono en su voz que dice “no te metas conmigo”. Mientras que Azlan pone un poco más de resistencia, finalmente decide evitar más problemas y se va a devolver el zapato robado.

Unos segundos más tarde, vuelve corriendo a la habitación con el zapato en la boca, después de haber decidido claramente que no valía la pena perder las golosinas o cualquier cosa buena que se le pudiera quitar. Finalmente, deja caer el zapato delante de Megan y entra a acurrucarse.

“Muchas gracias. ¡No lo vuelvas a robar! Gracias”, le dice Megan al perro muy aliviado, que claramente está tratando de ser tan lindo como sea posible para volver a recibir el favor de su mamá.

Las payasadas de Azlan se ganaron el corazón de mucha gente en Internet, ya que su vídeo fue elegido por Ellen Nation para el reposteo. Los otros dueños de huskies fueron especialmente comprensivos ya que tienen que lidiar con estos perros muy inteligentes y testarudos, que pueden hacer travesuras graves si no se les da suficiente tiempo de juego.

Como dijo la comentarista Jeni Kelly, “¡Los siberianos son como los niños humanos! ¡Tratan de salir del problema y luego lo hacen bien haciendo lo correcto! ¡Buen trabajo, Azlan!”. Otra comentarista, Jenny Thompson, escribió: “¡Me encanta la respuesta de un Husky!”.

Azlan recibió tanta atención que Megan decidió inscribirlo en el concurso Perro del Año de Piedmont Park en 2018. Llegó a las finales con un acto increíble donde cantó mientras su mamá tocaba la armónica.

Aunque no ganó la competencia, este perro especial definitivamente se ganó los corazones de los dueños de huskies a través de Internet por sus payasadas con el zapato y su naturaleza tan tierna!

Esta familia llevaba años buscando a su amado perro y finalmente se encuentran de nuevo

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS