Perrito enfermo y sin esperanza de ser adoptado tiene otra oportunidad de que lo quieran de verdad

Por Catherine Bolton
13 de Agosto de 2019 Actualizado: 13 de Agosto de 2019

Durante mucho tiempo, el residente de Little Elm, Texas, Curtis Hartsell, pensó que su trabajo y su estilo de vida activo lo dejaban demasiado ocupado para tener un perro.

Eso cambió, sin embargo, cuando vio fotos de un perro que solo se identificó como #387 en un sitio web de adopción.

El perro, que antes se llamaba Kong, se encontraba en un estado lamentable. Había estado consumiéndose en un refugio en Oklahoma, sufriendo de quemaduras de sol y enfermedades de la piel que lo dejaron sin pelajes y con la piel de color rojo brillante. Había sido tan maltratado que era doloroso para él ser una mascota, lo que significaba que se alejaba de los abrazos.

Curtis, que trabaja como analista de inteligencia de amenazas cibernéticas (un trabajo que parece malicioso), estaba preocupado de que no fuera capaz de hacer funcionar el trabajo de persuasión al perro. Pero de alguna manera, sintió que las cosas saldrían bien si adoptaba el adorable —pero claramente maltratado— collie de las fotos del sitio web de adopción.

“Revisé su perfil y de inmediato me enamoré de su foto y de la descripción que pusieron en la página”, dijo Curtis, en una entrevista con The Dodo. “Su madre de acogida describió su temperamento y personalidad y yo le describí mi vida un poco y ella dijo que sonábamos perfectos el uno para el otro”, agregó.

A lo largo del proceso de adopción, constantemente pedía información actualizada sobre el estado del cachorro. Y cuando los dos se unieron, Curtis supo que había tomado la decisión correcta.

En honor a la historia del origen del cachorro, pasando de un perro abusado sin hogar a un miembro de su familia, decidió llamarlo ZIB en honor al icónico perro soviético que viajó al espacio.

“El original era solo un perro perdido corriendo por la base que enviaron al espacio para un vuelo exitoso”, explicó Curtis. “Sentí que ZIB era perfecto para mí porque era solo un perro perdido hasta que alguien lo recogió y lo ayudó a recuperarse. ¡Ahora él y yo vamos a las estrellas juntos!”.

La llegada de Curtis al hogar de crianza fue captada en una serie de fotografías, documentando el momento en que ZIB llegó a conocer a la persona que lo llevaría a su hogar para siempre. Era un contraste tan marcado con las primeras fotos tomadas, donde a ZIB le faltaban trozos gigantescos de piel y no quería ser tocado por nadie, y también mostraba lo brillante que era el futuro del perro ahora que era capaz de aceptar y abrazar a una familia cariñosa.

Los años transcurridos desde que Curtis adoptó ZIB han sido claramente buenos tanto para el perro como para el hombre. La pareja ha documentado sus aventuras, llenas de sonrisas y abrazos que no habían sido posibles cuando ZIB fue encontrado por primera vez y llevado al refugio abusado y descuidado.

Aunque Curtis es increíble por adoptar a ZIB, insiste en que el verdadero héroe de su historia es el perro.

“En realidad me siento salvado por él y no hay nada que no haría por él”, dijo Curtis. “Nuestras vidas giran uno alrededor del otro ahora y no lo haría de otra manera”, finalizó.

¡Este perro es muy activo! 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS