Perrito oye llanto y guía a su dueño a cruzar un arrozal para rescatar a cachorritos recién nacidos

Por Robert Jay Watson
15 de Agosto de 2019 Actualizado: 15 de Agosto de 2019

Christian Eiermann es un empresario alemán de tecnología que vive y trabaja en Bali, Indonesia, que se ha convertido en un punto de encuentro para turistas y expatriados que disfrutan de las hermosas playas, campos de arroz y montañas. Pero, al igual que gran parte del sudeste asiático, Bali tiene un gran problema.

En informes publicados a mediados y finales de la década de 2000, la población de perros callejeros se estimaba entre 600.000 y 800.000, y a pesar de los subsiguientes sacrificios para luchar contra la propagación de la rabia, sigue existiendo en la actualidad una población de entre 150.000 y 160.000 perros, de acuerdo con un estudio que se publicó en 2018.

Según el Bali Adoption Rehab Center (BARC), una organización benéfica de bienestar animal que administra un refugio multiespecífico en la isla, los “vertederos”, en los que la gente deja a los animales no deseados en el campo o en la puerta de las organizaciones benéficas, son demasiado comunes.

Como BARC describe el problema: “Las hembras son las más comunes para ser arrojadas ya que no son consideradas perros guardianes. Esto a su vez los lleva a criar a los machos no castrados, y a una nueva generación de cachorros nacidos sin hogar en las calles”.

Christian ya había rescatado a un perro abandonado en la playa y lo estaba cuidando cuando tuvo una gran sorpresa. Mientras paseaba a su perro a través de los icónicos arrozales de la isla, optó por no conectarse y escuchar un podcast, como solía hacer en sus largas caminatas por el campo.

El perro de Christian, mientras tanto, notó unos gemidos que venían de los campos de arroz húmedos, que estaban siendo irrigados, y comenzó a ladrar y a tirar de él en esa dirección. Finalmente, llevó a su dueño a cuatro cachorros que habían sido abandonados allí y estaban empapados. El llanto de los cachorros ayudó a atraer la atención del perro de Christian, que escuchó su angustia.

Los cachorros eran claramente recién nacidos y necesitaban recibir algo de atención y comida pronto si querían sobrevivir. “No estoy seguro de cómo llegaron los cachorros, pero me alivia haberlos encontrado”, dijo Christian a Newsflare. Los cachorros eran tan pequeños y húmedos que parecía que acababan de nacer.

Después de sacarlos del campo, Christian publicó videos de las adorables e indefensas criaturas en Facebook, preguntando si alguien sabía de una mamá embarazada que pudiera ayudarlos a alimentarlos. Esto resultó ser especialmente importante, ya que uno de los cachorros no se alimentaba de un biberón y necesitaba los anticuerpos de la leche para ayudar a fortalecer su sistema inmunológico.

Afortunadamente, una de las amigas de Christian tenía una mamá perra pomerania, a la que presentaron los “cachorros del campo de arroz”. Aunque esta estrategia no siempre funciona, en este caso sí funcionó. “¡Aceptó a los cachorros como si fueran suyos! ¡Le ladra a todos los que se les acercan!”, Christian posteó. Añadió que la camada “no habría sobrevivido sin la mamá perra”.

Ahora que los cachorros habían superado las primeras semanas críticas, Christian se propuso encontrarles un hogar permanente. Esto no fue una tarea fácil, ya que muchas personas en Bali ya tienen animales y no pueden tener más. Christian dijo que acababa de adoptar otro perro de la playa y que no podía mantenerlos a todos. Aquí está la esperanza de que algunas familias dispuestas intervengan para llevar a estos pequeños cuyas vidas casi nunca comenzaron.

Estos perros disfrutan imitando a sus amos. ¡Qué lindos!

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo

TE RECOMENDAMOS