Persiguiendo sobresalientes: las notas no son lo único que importa

Por Bernadette Bonanno
11 de Septiembre de 2021
Actualizado: 11 de Septiembre de 2021

Cada otoño, mi marido Mike y yo nos sentamos afuera con nuestro café matutino y vemos a los niños del vecindario correr por la calle para coger el autobús escolar. Cada año, me planteo escribir esta historia y luego me arrepiento de pensar en desenterrar viejos remordimientos.

Cuando estaba lejos de casa, en mi primer año de universidad, metí la pata académicamente. Me costó tres años deshacer el daño a mi GPA (promedio de calificaciones). Así que cuando fui a la escuela de posgrado, me propuse con una determinación inquebrantable obtener un 4.0.

Había una gran variedad de actividades para explorar dentro y fuera del campus, y fui testigo de cómo otros estudiantes de posgrado lograban un sano equilibrio entre el estudio y la búsqueda de nuevos intereses. Como tengo una inteligencia media, estudiaba constantemente para conseguir mi objetivo. Con las anteojeras puestas, “perseguí la A”. Finalmente me gradué.

No me malinterpretes. Las notas son importantes. Lo sé por la experiencia de nuestros cuatro hijos, que ahora, a sus 30 años, se dan cuenta de los beneficios de graduarse en la universidad.

Pero a algunos chicos les motiva sobresalir académicamente y a otros no. Las calificaciones pueden hacerte entrar en una universidad mejor, pero saber quién eres y para qué estás naturalmente dotado tiene beneficios para toda la vida. Esto solo se puede descubrir dedicando tiempo a las cosas que naturalmente te interesan.

No cabe duda de que los padres deben establecer unas pautas y unas expectativas razonables en cuanto al rendimiento académico. Sin embargo, a lo largo de los años, se me han acercado muchos padres y madres frustrados que han caído en la misma trampa que yo y se han estresado por unos boletines de calificaciones que no han sido tan buenos. Siempre les sugiero que paren cuanto antes.

Me ocupé del rendimiento académico de nuestro hijo mayor con la excusa de ser “un padre concienzudo”. En pocas palabras, quería que “persiguiera el sobresaliente” mientras él quería desarrollar sus múltiples intereses. En un esfuerzo por persuadirlo, repetía el discurso anual de puertas abiertas que daba su bienintencionado director, acerca de que las calificaciones dependían de un 10% de talento y un 90% de trabajo duro. ¿Me imaginan? ¡Qué ridículo!

Nuestros hijos practicaban muchos deportes y a menudo eran capitanes de equipo. A diferencia de su madre, estaban naturalmente dotados para ser atletas.

Me maravillaba nuestro tercer hijo, portero del equipo de fútbol, que infundía confianza a sus compañeros de equipo mientras jugaba en su posición con paciencia y gracia. Se ponía en la trayectoria del balón del equipo contrario y lo dirigía lejos de la línea de gol. Tenía una perspectiva única porque podía ver todo el campo.

Después de dos años de criticar, aprendí a evitar la “trampa de la A” y a jugar de “portero” con la educación de nuestros chicos. Sabía de la importancia, así que guié la estrategia de campo mientras defendía la portería.

Mi intención era criarlos de acuerdo con sus predisposiciones naturales, en lugar de intentar moldearlos según las mías o las de los medios de comunicación. Mientras limitaba la televisión y los juegos de ordenador todo lo que podía, me fascinaba su curiosidad, su creatividad y su capacidad para entretenerse.

Han pasado muchos años. Ahora tenemos nietos que corren por la calle para coger el autobús. Esta mañana, mientras estábamos sentados en el porche, sorbiendo nuestro café, recordé haber caído en la “Trampa A”. Mi marido, que sabe lidiar con el pasado con un toque de humor, levantó su taza y dijo con una sonrisa: “Lo arreglaremos en nuestra próxima vida”.

Bernadette Bonanno vive en Albany, Nueva York.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS