Se arriesga al intentar escapar de su novio armado y abusivo deslizando una nota SOS al veterinario

Por La Gran Época
10 de Abril de 2019 Actualizado: 25 de Abril de 2019

Una víctima de violencia doméstica, que estaba literalmente prisionera en su casa, secretamente le pasó una nota a una empleada en una clínica veterinaria, escapando así de las garras de su novio, quien estaba armado.

Carolyn Reichle, de 28 años, sufrió una lesión en la cabeza, un ojo morado y golpes en los brazos después de soportar las palizas, durante dos días, a manos de su novio abusivo de 39 años, Jeremy Floyd, según informó la Oficina del Sheriff del Condado de Volusia, en Florida, Estados Unidos.

El 25 de mayo, Reichle logró convencer a Floyd de que le permitiera llevar a su perro al DeLand Animal Hospital.

“[Floyd] insistió en acompañarla, armado con una pistola cargada”, señaló el informe.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Shutterstock/sdecoret)

De camino al hospital de animales, Floyd amenazó constantemente con matar a Reichle y a su familia. En el hospital veterinario, Reichle alertó secretamente a las autoridades deslizando una nota a uno de los miembros del personal veterinario.

“Llame a la policía. Mi novio me está amenazando. Él tiene una pistola. Por favor, no dejes que se de cuenta”, decía la nota.

Después de recibir la nota, el miembro del personal no perdió tiempo en llamar a la policía, quien detuvo a Floyd y le quitó su arma. Más tarde, Reichle fue llevada al Hospital DeLand de Florida para el tratamiento de sus lesiones.

Ella dijo a las autoridades que Floyd la había golpeado repetidamente la noche del 23 de mayo, “la amenazó a punta de pistola y le impidió salir de su casa”.

En la investigación, los agentes encontraron dos agujeros de bala en un pasillo de su casa. Según se informa, la pistola se había descargado dentro de la casa cuando la pareja luchó por el arma durante el conflicto.

Según el informe, Floyd está bajo custodia, en la cárcel de la sucursal del condado de Volusia, sin posibilidad de pagar fianza.

Floyd fue acusado de violencia doméstica, asalto agravado con un arma de fuego, privación de la libertad, posesión de un arma de fuego y posesión de municiones por un delincuente convicto.

La Oficina del Alguacil actualizó más tarde el caso de Floyd, diciendo que intentó ponerse en contacto con Reichle para conciliar.

¡Quién sabe cómo hubiera terminado esta historia de violencia doméstica si no fuera por el coraje de Reichle y la compasión y sabiduría del personal!

¿Conoces a alguien que haya pasado por una experiencia similar? Si te pareció interesante este artículo y crees que puede ayudar a alguien más, por favor, comparte en tus redes sociales para que este mensaje llegue a más personas.

Cuando no sabes cómo estacionar

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS