Personal médico en dos hospitales de China fueron infectados con el virus, según informe filtrado

Por Nicole Hao
26 de Mayo de 2020
Actualizado: 26 de Mayo de 2020

Las autoridades chinas ocultaron información al público sobre el personal médico que fue diagnosticado con COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh, en medio de una segunda ola de brote en la región noreste de Jilin, de acuerdo con documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times.

El virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, estalló por primera vez en la ciudad de Wuhan, al centro de China, a fines de 2019. Desde principios de abril, luego de un breve período en el que la mayoría de las regiones de China informaron poca o ninguna infección nueva, se han producido una segunda ola de brotes en varias provincias chinas, incluida Jilin.

El informe de las autoridades chinas sobre las cifras del virus es opaco; no hay cifras de infección acumuladas, y los gobiernos locales solo informan nuevas infecciones por día. Los portadores asintomáticos también se cuentan por separado de los “diagnósticos confirmados”, mientras que se proporciona poca información sobre los pacientes diagnosticados. Asimismo, las autoridades no han reportado la cifra real de casos.

Sobre el brote actual que ocurre en la ciudad de Jilin, provincia de Jilin, las autoridades no mencionaron que algún personal médico haya sido infectado con el virus del PCCh. Sin embargo, los documentos internos mostraron que al menos dos hospitales locales tienen empleados infectados.

Debido a las interacciones cercanas del personal médico con los pacientes enfermos, ellos corren el riesgo de propagar el virus a aquellos con un sistema inmunitario relativamente frágil.

La enfermera Hu

Hu es una mujer de 22 años que trabaja como enfermera quirúrgica en el Hospital Afiliado de la Universidad Beihua en la ciudad de Jilin.

En un documento interno, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Jilin informó al CDC nacional el 15 de mayo que Hu fue diagnosticada con COVID-19 ese día.

En los anuncios públicos anteriores de la comisión de salud provincial de Jilin, las autoridades mencionaron un caso que coincidía con el perfil de Hu: una mujer de 22 años que vivía en el mismo vecindario que Hu. Pero no se proporcionó otra información de antecedentes.

En el informe interno del CDC de Jilin, Hu es identificada como la hija de Gao, de 45 años, quien fue puesta en cuarentena por ser considerada como contacto cercano de una paciente diagnosticada el 12 de mayo. Gao fue diagnosticada más tarde con COVID-19 el 14 de mayo.

Luego de que su madre Gao fuese identificada como un contacto cercano, Hu se realizó una prueba de ácido nucleico en su lugar de trabajo el 12 de mayo. El resultado fue negativo.

El 14 de mayo, luego de que Gao fuera diagnosticada con COVID-19, Hu se realizó otra prueba de ácido nucleico, que fue realizada por el CDC de Jilin. Esta vez, el resultado fue positivo.

Al día siguiente, Hu fue puesta en cuarentena en el Hospital No. 2 de Chuanying en el distrito de Chuanying, ciudad de Jilin. Luego de que los especialistas anunciaron que fue diagnosticada formalmente, Hu fue transferida al Hospital de Enfermedades Infecciosas de la ciudad de Jilin.

El documento interno enumeró los contactos cercanos de Hu; 55 empleados médicos en su lugar de trabajo; 34 pacientes y sus familiares con quienes Hu entró en contacto; y la abuela y la tía de Hu.

Los residentes le dijeron previamente a The Epoch Times que el Hospital Afiliado de la Universidad de Beihua, el cual no es un hospital designado para tratar pacientes con COVID-19, dejó de recibir pacientes nuevos desde el 15 de mayo.

Un personal de la recepción del hospital, quien fue contactado por teléfono el 17 de mayo, le dijo a The Epoch Times que las clínicas y departamentos de emergencia todavía estaban tratando a pacientes no relacionados con COVID-19 que no necesitan pasar la noche allí, pero todos los pacientes deben registrarse y realizarse una prueba de ácido nucleico antes de ingresar al hospital.

El recepcionista también explicó que los pacientes necesitan hacer una cita por Internet o por teléfono. Luego, deben hacerse una prueba de ácido nucleico en una carpa temporal instalada frente al hospital.

Si el resultado es negativo, el paciente puede registrarse en la carpa y luego ingresar al hospital. Si el resultado es positivo, el paciente será enviado a un centro de cuarentena o un hospital designado para ser tratado por COVID-19.

Cuando The Epoch Times contactó al hospital sobre el diagnóstico de Hu, el personal de recepción negó el caso de Hu y no respondió a las preguntas sobre si se estaba poniendo en cuarentena a algún personal médico del hospital.

La cajera Li

Li, de 49 años, es una cajera del Hospital del Pueblo de Shulan. Fue diagnosticada el 9 de mayo. Shulan es un municipio a nivel de condado dentro de la ciudad de Jilin.

En un documento interno, el CDC de Jilin informó al CDC nacional que Li estuvo en contacto cercano con un paciente diagnosticado. El 7 de mayo, el día en que el contacto cercano fue diagnosticado, Li y su esposo fueron aislados en un centro de cuarentena.

El 9 de mayo, Li y su esposo fueron diagnosticados con COVID-19.

Las autoridades anunciaron previamente un caso que coincidía con el perfil de Li, con solo su edad y vecindario residencial.

Otro documento interno detalla un caso sospechoso que no fue reportado anteriormente por las autoridades: Xiao, un médico del departamento cardiopulmonar del Hospital Popular de Shulan, quien estaba en cuarentena porque había tratado a un paciente diagnosticado antes de que se confirmara que este último había dado positivo por COVID-19.

El 26 de mayo, la Comisión Nacional de Salud de China no anunció nuevas infecciones domésticas en China. Tanto la comisión nacional como la de Jilin nunca han revelado que un personal médico haya estado infectado.

Mientras tanto, la provincia de Hubei, un punto crítico del virus, ha anunciado entre 25 y 40 nuevos portadores asintomáticos todos los días desde el 21 de mayo. Pero las autoridades no dijeron de dónde son estos portadores y cuándo contrajeron el virus.

En Weibo y otras plataformas de redes sociales, los internautas de Hubei expresaron su preocupación por estos portadores asintomáticos y cuestionaron si había más infecciones por COVID que las autoridades no diagnosticaron o anunciaron.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Hong Kong teme por su libertad | China en Foco

TE RECOMENDAMOS