Perspectivas sobre la pandemia: detrás del brote del virus en Perú que empeora

Por Yuan Li
21 de Julio de 2020
Actualizado: 21 de Julio de 2020

Comentario

En junio, América Latina se convirtió en el centro de la pandemia del virus del PCCh. Perú es el segundo país más afectado en América Latina después de Brasil.

Hasta el 21 de julio, Perú tenía más de 353,000 casos confirmados y 13,187 muertes, según datos compilados por la Universidad John Hopkins. Perú tiene el segundo número más alto de casos confirmados en América Latina y es el sexto más alto del mundo (excluyendo China e Irán, donde las estadísticas oficiales no son confiables).

Perú es uno de los primeros países de América Latina en tomar medidas para enfrentar el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino). El 6 de marzo, el gobierno confirmó al primer paciente del COVID-19 en Perú, que había viajado a España, Francia y la República Checa. El gobierno peruano tomó medidas rápidas para frenar la propagación de la enfermedad. Durante el siguiente mes aproximadamente, el número de casos confirmados en Perú fue bajo.

Sin embargo, en mayo el número de casos confirmados y muertes en Perú había aumentado considerablemente. El país, con una población de tan solo 32 millones, tenía más casos confirmados que Italia, con aproximadamente una de cada 120 personas infectadas.

Las medidas antiepidémicas del gobierno peruano estaban vigentes, entonces, ¿por qué está empeorando la epidemia?

Curiosamente, el gobierno ha fomentado lazos más estrechos con el régimen chino desde que el virus comenzó a extenderse por todo el mundo.

Perú se gana el favor del PCCh

El canciller peruano, Gustavo Meza-Cuadra, fue invitado a una cena por el embajador del PCCh en Perú el 30 de enero. Él dijo que China era un buen amigo y el mayor socio comercial y fuente de inversión de Perú. “Perú apoya firmemente a China en su lucha contra la epidemia y tiene plena confianza en la capacidad del gobierno y del pueblo chino para superar la epidemia lo antes posible”.

El 10 de febrero, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú emitió un comunicado, diciendo que el gobierno peruano apoya los esfuerzos del régimen del PCCh para combatir el virus. También reiteró su apoyo al PCCh y expresó su voluntad de trabajar juntos para enfrentar los desafíos de la pandemia.

El 6 de marzo, el presidente peruano, Martín Vizcarra, anunció en televisión que Perú había confirmado su primer caso del virus del PCCh. El 18 de marzo, el presidente impuso un toque de queda nocturno en todo el país.

La noche del 30 de abril, el líder chino Xi Jinping tuvo una llamada telefónica con Vizcarra, según varios informes de los medios estatales chinos. Xi dijo que China espera avanzar en la cooperación internacional contra la epidemia e indicó que China estaba dispuesta a trabajar con Perú para construir conjuntamente “La Franja y la Ruta” y promover una “asociación estratégica integral China-Perú”, según los medios estatales. La Franja y La Ruta es la iniciativa emblemática de política exterior del régimen chino, con el objetivo de ganar influencia mediante la financiación de proyectos de infraestructura en todo el mundo.

Vizcarra respondió agradeciendo a China. “Estoy totalmente de acuerdo con lo que dijo Xi. La epidemia muestra la importancia de construir una comunidad de futuro compartido para la humanidad”, lo citaron los medios estatales chinos.

La epidemia se ha descontrolado desde entonces. Desde el 26 de mayo, el número de nuevas infecciones por día ha alcanzado 5700 o más.

El 29 de mayo, Xi y Vizcarra intercambiaron cartas y presentaron conjuntamente propuestas para “fortalecer la cooperación práctica” en la lucha contra la epidemia. El legislador peruano Merino de Lama también dijo que la cooperación en la lucha contra COVID-19 llevaría la relación entre los dos países a un nuevo nivel.

El 15 de marzo, Mario Vargas Llosa, de 83 años, premio Nobel de Literatura peruano, publicó un comentario en un importante periódico español, El País. Él señaló que el virus del PCCh se originó en China, y el PCCh retrasó la información al mundo sobre el brote durante sus primeras etapas. Vargas Llosa escribió que, si no fuera por el sistema político antidemocrático de China, la pandemia global no habría ocurrido. Los médicos en China, escribió, inicialmente intentaron advertir sobre el virus, pero fueron silenciados.

“¿Lo entenderán de una vez esos insensatos que creen que el ejemplo de China, es decir, el mercado libre con una dictadura política, es un buen modelo para el tercer mundo? No hay tal cosa: lo ocurrido con el coronavirus debería abrir los ojos de los ciegos”, escribió.

Está claro que las opiniones de Vargas Llosa difieren mucho de las autoridades peruanas y avergonzaron profundamente al PCCh.

En un comunicado publicado en su sitio web, la embajada china en Perú acusó a Vargas Llosa de “atacar irresponsablemente a China, con argumentos absurdos e indignantes”.

Poco después de la publicación del artículo de Vargas Llosa, los medios del PCCh en el país y en el extranjero criticaron a Vargas Llosa al unísono. La plataforma china de comercio electrónico Dangdang.com eliminó todos los libros de Vargas Llosa de su sitio web ese día.

Vargas Llosa es un escritor y poeta peruano, nacido en 1936. Ha escrito novelas, obras de teatro, ensayos, poesía, crítica literaria y ensayos políticos. También dirigió obras de teatro y películas, y condujo programas de radio y televisión. En 2010, recibió el Premio Nobel de Literatura 2010 por “su cartografía de las estructuras de poder y sus imágenes mordaces de la resistencia, la revuelta y la derrota del individuo”. Además, se postuló para presidente de Perú en 1990, pero perdió en la segunda vuelta de la votación.

La ideología comunista impregna el Perú

Perú tiene profundas raíces históricas y dio a luz a una de las primeras civilizaciones humanas en las Américas, la civilización Norte Chico. También fue el sitio de una de las civilizaciones más poderosas de la humanidad, el imperio inca. En el siglo XVI, los españoles conquistaron a los incas y nombraron al virrey de Perú. En 1821, Perú se independizó.

En el siglo pasado, Perú experimentó agitación política, dictadura, corrupción y una crisis de derechos humanos. No fue hasta el final de la era del presidente Alberto Fujimori que Perú comenzó a luchar contra la corrupción y a desarrollar su economía. Actualmente, Perú es una república democrática parlamentaria con un presidente y un sistema multipartidista.

Fundado a fines de la década de 1960 por un exprofesor universitario de filosofía, Abimael Guzmán, el Partido Comunista del Perú, también conocido como Sendero Luminoso es un partido político ilegal en la extrema izquierda de Perú. Ha sido designado como organización terrorista por varios países, incluido Estados Unidos.

En la década de 1980, el partido comenzó a participar en actividades armadas antigubernamentales. Una facción es maoísta y otra es marxista-leninista.

Se confirmó que unas 30,000 personas fueron masacradas por Sendero Luminoso. Alrededor de 300,000 tuvieron que huir a países vecinos debido a la persecución del partido.

También hay muchos partidos de izquierda en Perú. Uno de ellos, el Partido Comunista Peruano fundado en 1930, actualmente tiene una gran influencia en la federación nacional de sindicatos del país.

Al mismo tiempo, la conciencia comunista ha impactado la cultura, la economía y la agricultura peruana. También condujo problemas a largo plazo en Perú, como la distribución de los recursos y las luchas por el poder político. Con los años, el PCCh también ha ejercido una considerable influencia política y económica en Perú.

Uniéndose a la Franja y la Ruta

Perú es un país en desarrollo con una economía de mercado. Alrededor de un tercio de su población vive en la pobreza. Su economía depende de las divisas de exportaciones. La nación no puede desarrollar una economía autosuficiente y existe una gran brecha de ingresos. Perú también es uno de los mayores productores mundiales de cobre, oro y plata.

El PCCh ve sus lazos con Perú como “un ejemplo de una relación estratégica latinoamericana exitosa” y afirma que China es el mayor socio comercial y mercado de exportación de Perú. En abril de 2019, Perú también anunció que se uniría a la iniciativa de la Franja y la Ruta, el proyecto emblemático de política exterior de Beijing para construir proyectos de infraestructura en todo el mundo. Expertos y funcionarios del gobierno han advertido que los proyectos podrían colocar a los países en desarrollo en una gran deuda.

David Cruz, de la Asociación Ambiente y Sociedad de Colombia, también argumentó en un artículo publicado por el grupo de defensa en el Centro de Recursos de Empresas y Derechos Humanos, que la ausencia de evaluaciones de impacto ambiental y social para los proyectos de la Franja y la Ruta, particularmente en América Latina y África ha provocado daños ambientales y un impacto social negativo.

En América Latina, el gobierno ecuatoriano dio conformidad a la presa Coca Codo Sinclair, un proyecto hidroeléctrico bajo la Franja y la Ruta de China que se completó en 2016. El proyecto ha sido criticado por sobrecostos, fallas técnicas y corrupción. Ecuador también enfrenta un enorme déficit presupuestario debido a los préstamos que recibió de China. El interés solo requeriría que Ecuador envíe un cheque de pago anual de USD 125 millones a China durante 15 años.

Pero el gobierno peruano y su presidente han hecho oídos sordos a esto. El PCCh está mirando a Perú para su inversión, debido a la infraestructura inadecuada del país, particularmente carreteras y ferrocarriles. Finalmente, busca obtener el control de los centros de transporte del país.

Desde el punto de vista económico, el PCCh ha arrojado productos baratos al mercado peruano y diezmado industrias locales como las textiles.

Desde enero, la economía peruana se ha visto muy afectada por la pandemia. Las actividades económicas en Perú cayeron un 40.49 por ciento en abril respecto al año anterior, según el INEI, la agencia de estadísticas del gobierno peruano. La minería, que representa el 60 por ciento de las exportaciones del país, se ha visto severamente restringida por las restricciones de COVID-19. La economía se contrajo en 13.1 por ciento.

Carlos Castillo, arzobispo de Lima, advirtió que los peruanos están en riesgo de hambre debido a la crisis económica causada por la epidemia local.

El gobierno de Perú y su gente pueden pagar un alto precio si no reconocen la naturaleza de las ambiciones del PCCh y los peligros ocultos de cooperar con él.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS