Peruana nació en un pueblo sin electricidad y ahora es ingeniera de la NASA

Por Isabel Valencia - La Gran Época
09 de Noviembre de 2019 Actualizado: 09 de Noviembre de 2019

La peruana Aracely Quispe es un ejemplo de perseverancia y superación, ya que a pesar de haber nacido en un pueblo sin electricidad, pasó a ser una ingeniera de la NASA.

Desde que era pequeña, Aracely quiso trabajar en la NASA, ese era su sueño y tuvo que pasar por muchas dificultades para lograrlo. Todo comenzó cuando tenía 6 años de edad y vio por primera vez la retransmisión de la llegada del hombre a la Luna en 1969. Esta escena la marcó tanto, que decidió hacer todos sus esfuerzos para llegar muy lejos, quizá algún día tan lejos como Neil Armstrong.

“Fue impactante ver que los humanos podíamos pasar esa frontera. Con el tiempo, supe que era algo que me interesaba demasiado y que debía empezar estudiando algo en ciencia”, le dijo la ingeniera peruana a BBC Mundo, desde Maryland, EE.UU., durante una conversación telefónica.

A pesar de haber nacido y vivido en el caserío de Marripón, un distrito rural de Lambayeque, en el norte de Perú, el cual no tenía electricidad, ella supo alumbrar sus sueños, no solo con lámparas de queroseno si no también con el resplandor de la Luna y las estrellas, que serían una gran inspiración, le dijo Aracely a Perú 21.

Cuando tenía 12 años de edad iba en bicicleta desde su colegio al centro de Chiclayo y encontró en el sueño un volante que decía: “Beca para estudiar karate, gratis, por un mes”, ella pensó que quería probar suerte y ahí fue dónde comenzó su aventura que la llevaría más cerca a la Luna. A los 16 años años ya era cinturón negro y en 2005 comenzaría a hacer su sueño realidad.

Ella logró sobrepasar todas las carencias y desventajas y salir adelante. Junto con su familia se mudaron a otras ciudades al norte de Perú donde estudió en escuelas públicas y se graduó de Ingeniería de Sistemas. Luego de que se convirtió en cinturón negro comenzó a participar en competencias nacionales e internacionales. “Se me dio la oportunidad de competir en torneos regionales, también viajé a varios países y uno de ellos fue Estados Unidos”, cuenta Aracely a BBC.

En 2004 viajó por primera vez a Estados Unidos y quedó en segundo lugar en un torneo realizado en Las Vegas. Cuando regresó en el 2005 ya tenía una idea clara de lo que quería hacer y comenzó a hacer las averiguaciones pertinentes para estudiar Ingeniería Aeroespacial o algo relativo en ciencias, explicó en una entreva con Perú 21. Aracely encontró que estaba la posibilidad de solicitar una residencia para personas con habilidad extraordinaria y ella pudo demostrarlo como deportista y estudiante. Así que buscó financiación por medio de préstamos, fondos y becas.

“Fue difícil demostrar, fue un caso largo, debía mostrar que tenía reconocimientos a nivel nacional e internacional, no solo en el ámbito deportivo, sino también profesional, mostré las tesis que había escrito, el trabajo académico, notas, mostrando que había un equilibrio entre lo académico y lo deportivo”, sostiene Aracely a BBC Mundo.

Finalmente logró la residencia y se quedó viviendo en Estados Unidos con un objetivo claro: trabajar en la NASA. Al principio, le tocó aprender inglés por más de un año y luego se inscribió en la carrera de Ingeniería Tecnológica Espacial en el colegio comunitario Prince George, del estado de Maryland, donde reside actualmente. Sin embargo, por consejo de un asesor de la universidad, decidió trasladarse a Capitol Technology University (CapTechU), también en Maryland, a estudiar Astronáutica, una especialidad centrada en la construcción, operación y seguimiento de naves espaciales.

Por medio de un convenio entre CapTechU y la NASA, Aracely logró hacer una pasantía en el lugar que había soñado trabajar desde que era niña. Claro está, luego de pasar muchos incovenientes, ya que no cumplía todos los requisitos, pero con perseverancia, esfuerzo y dedicación, todo se le fue facilitando hasta lograr lo que se había propuesto.

De este modo realizó la pasantía en la Misión de Medición de Lluvia Tropical  y luego ganó una beca para hacer una maestría con una tesis sobre el derretimiento de los glaciares en Cusco, Perú, usando imágenes satelitales de la NASA.

Para 2011, Aracely ingresó como ingeniera de vuelos y operaciones a la misión del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por sus siglas en inglés) de la NASA, un satélite no tripulado que desde 2009 orbita la Luna y manda información a la Tierra cada cierto tiempo. Luego de unos tres años y medio, fue ascendida a líder del equipo. “Se me concedió mi gran deseo”, dice a la joven a BBC.

Luego de 6 años, ahora Aracely se trasladó a otra área de la NASA y es ingeniera de sistemas de vuelos en el proyecto del telescopio James Webb, programado para salir al espacio en 2021 y reemplazar al telescopio Hubble, con el fin estudiar las galaxias desde la época de su formación.

“Sueño con ser una persona que deje una huella en el aspecto de la exploración. Voy a ser conferencista y estoy preparándome para eso, una vez que reciba mi doctorado en ciencias. Los límites solo están en nuestra mente”, puntualiza Aracely a Perú 21.

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS