Piden a mujeres y a niños “como pizza”: El tráfico de personas en el condado de Orange

Por Scott Ringwelski
08 de Noviembre de 2019 Actualizado: 08 de Noviembre de 2019

El condado de Orange, California, que cuenta con un ingreso familiar promedio de USD 86.000, a menudo se considera una región relativamente segura, rica y conservadora. La mayoría de las personas no equiparan el área con la trata de personas. Sin embargo, los investigadores revelan que el condado es un lugar de destino para los traficantes.

La Fuerza Especial Oficial de Tráfico de Personas del Condado de Orange (OCHTTF), creado para combatir la esclavitud sexual y laboral en tiempo real en el condado, publicó su último informe de víctimas en 2019. Aproximadamente el 80 por ciento de las víctimas y los traficantes en el Condado de Orange viajan al área desde otras partes de la región, del estado y del país.

“Esto se debe en parte a las atracciones turísticas, las instalaciones deportivas, las ciudades de playa y la población acomodada del Condado de Orange”, señala el informe (pdf). “Los traficantes traen a sus víctimas esperando tener una gran cantidad de clientes y mayores ganancias”.

Hubo 415 víctimas de tráfico de personas rescatadas en el condado en los últimos dos años, en comparación con las 509 víctimas en el 2015-2016 y 371 víctimas en 2013-2014. Según el informe de la OCHTTF, un 73 por ciento fueron víctimas nuevas en 2017 o 2018. De ese total, el 87 por ciento fue traficado en el comercio sexual, mientras que el 12 por ciento estaba en trabajos forzados.

El evento del 74º aniversario del Capítulo del Condado de Orange de las Naciones Unidas, celebrado el mes pasado, destacó esta tragedia local. Las Naciones Unidas definen al tráfico de personas como “esclavitud moderna”; el acto de utilizar la amenaza, la fuerza, el engaño o la coacción con fines de explotación.

Kelly Galindo, profesora de cine y artes mediáticas en el Dodge College de la Universidad de Chapman, dirigió una serie documental que está por estrenarse sobre el tráfico sexual llamado “26 Seconds”. Ella visitó y filmó a esclavas sexuales sobrevivientes en todo el mundo, incluso en Tailandia, Irak, Camboya, India, África Oriental, México y Estados Unidos.

“Puede sonar extraño, pero de todos los lugares que he visitado, he tenido más miedo aquí en el Condado de Orange; proxenetas violentos y muchas armas”, dijo Galindo.

El título del documental de Galindo se refiere a la estadística de la ONU que cada 26 segundos, un niño es traficado en algún lugar del mundo. Cada episodio de la serie guía a la audiencia a través de la experiencia y el punto de vista de un sobreviviente en un país en particular.

A pesar de los continuos intentos de detener el tráfico, dijo que el acceso a las víctimas de la trata se ha vuelto mucho más fácil debido a la tecnología.

“Vivimos en este asombroso, pero horrible, mundo online en donde uno puede estar en cualquier lugar y pedir a mujeres y a niños como pizza”, dijo Galindo. “Se entregan a [una] casa u hotel. El nivel de saturación está en una intensidad cada vez mayor”.

Paul Chang, coordinador regional contra el tráfico de personas del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, dijo que las personas desesperadas por trabajar tienen un alto riesgo de ser víctimas de la trata.

“La forma número uno de atrapar personas para el tráfico sexual es a través de oportunidades de trabajo anunciadas falsamente. Representa el 43 por ciento de aquellos en la cadena de oferta y demanda. Otros son vendidos por familiares, abandonados después de adopción, e incluso aquellos atraídos por un llamado interés amoroso”, dijo.

Linh Tran, el administrador de la Fuerza Especial Oficial de Tráfico de Personas del Condado de Orange, dijo que las vulnerabilidades desarrolladas en niños dentro de hogares disfuncionales también los exponen a un mayor riesgo de ser traficados. Las víctimas jóvenes se ven obligadas a llevar a cabo tareas que van desde proporcionar sexo hasta entregar drogas e incluso casarse.

Ella dijo que los traficantes locales pueden ganar rápida y fácilmente más dinero vendiendo mujeres jóvenes en el Condado de Orange que en los condados de Riverside o San Bernardino.

“Uno puede vender una niña aquí por un rango promedio de entre USD 800 y alrededor de USD 1000 por noche”, dijo Tran. “Son ocho o diez clientes diferentes que la niña se vería obligada a solicitar esa noche”.

La Fuerza Especial del Condado de Orange ha ayudado a más de 1037 víctimas de tráfico de personas desde 2004, confiando en una amplia gama de asociaciones y voluntarios del vecindario en la prevención y asistencia en la rehabilitación después del rescate. En 2010, la organización fue uno de los tres grupos de trabajo identificados como modelo para combatir el tráfico de personas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

La exestudiante de Chapman y consejera certificada por el estado de California para sobrevivientes de asalto sexual y trata de personas, Melissa Hoon, dijo que el tráfico de personas es el crimen más invisible.

“El tráfico de personas en el Condado de Orange está oculta a la vista, justo ante nuestros ojos”, dijo Hoon. “Es una de las atrocidades menos conocidas y está ocurriendo en nuestros propios patios traseros”.

Descubre

Agentes de la frontera dicen que ‘niños están siendo alquilados’ para cruzar

TE RECOMENDAMOS