Piden a Trump suspender los programas de visa para ayudar a trabajadores estadounidenses desempleados

Por MATTHEW VADUM
22 de Mayo de 2020
Actualizado: 22 de Mayo de 2020

De acuerdo al Centro de Estudios de Inmigración (CIS), una institución no partidista, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la actual crisis económica debería suspender los populares programas visa investor y white-collar visa, como parte de un esfuerzo para reducir el número de trabajadores extranjeros temporales en 1.2 millones, o casi el 50 por ciento.

Las recomendaciones llegaron esta semana, cuando CIS, un grupo de expertos que se describe a sí mismo en su sitio web en apoyo a la “baja inmigración, pro-inmigrante”, celebró un panel de discusión en línea sobre su reciente informe titulado ‘Hire American’.

Trump ya ha tomado algunas medidas para reforzar los mercados laborales de la nación.

El 22 de abril, el presidente emitió una proclama que suspende la entrada de ciertos inmigrantes, incluyendo algunas categorías de la cadena de inmigración y empleo, para ayudar a resolver el exceso de mano de obra, mientras el país trata de recuperarse de los cierres destinados a combatir el virus del PCCh, que causa la enfermedad COVID-19. El documento presidencial instruye a las agencias federales a proponer acciones adicionales “apropiadas para estimular la economía de Estados Unidos y asegurar la priorización, contratación y empleo de los trabajadores de Estados Unidos”.

Con un gran número de ciudadanos nacidos estadounidenses e inmigrantes que a través todo el país están sin trabajo, más los millones de personas que han abandonado la búsqueda de trabajo, y la profunda incertidumbre sobre cualquier posible recuperación económica nacional, el argumento a favor de recortes profundos a la reserva de trabajadores extranjeros nunca había sido más fuerte, según el CIS.

“Suspender la entrada de nuevos trabajadores temporales es algo obvio en medio de una pandemia y un colapso económico sin precedentes”, dijo Jessica Vaughan, directora de estudios de políticas del Centro.

“Es igualmente importante reducir el número de permisos de trabajo discrecionales, porque crean una competencia desleal para los trabajadores estadounidenses y animan a los visitantes y a los que entran ilegalmente a permanecer aquí cuando de otra manera se irían a casa. Además, los contribuyentes no deberían tener que proporcionar ayuda a los empleadores que han elegido a trabajadores invitados en lugar de los trabajadores de Estados Unidos”.

Según el director ejecutivo de la CEI, Mark Krikorian, Trump no ha hecho lo suficiente para ayudar a los trabajadores estadounidenses.

Más de 30 millones de personas solicitaron subsidios de desempleo, y las estadísticas de principios de abril muestran que más de 20 millones de personas están sin trabajo, lo cual es la tasa más alta de desempleo -casi el 15 por ciento- desde la Gran Depresión, dijo Krikorian.

“Cuando los números de este mes se reporten en junio, esos números serán aún más altos. Simplemente no hay duda al respecto”.

Hubo emoción en abril cuando el presidente “tuiteó que iba a detener la inmigración”, y luego siguió una proclamación “que detuvo una pequeña parte de los recién llegados con ‘green card’, nuevos inmigrantes permanentes, pero no se ocupó de todos los diversos programas denominados no inmigrantes, es decir, programas de trabajadores invitados”.

Vaughan dijo que hay varios programas de visados de trabajo que deben ser revisados.

Está la categoría de la visa E, que es utilizada por las empresas extranjeras para establecer un negocio o una presencia comercial en Estados Unidos o para facilitar la contratación de empleados extranjeros calificados. El año pasado atrajo a unas 60,000 personas.

Se trata de ciudadanos que no son de países con los que Estados Unidos tiene un tratado de inmigración y que reciben una autorización de trabajo temporal para ellos y sus familias, y se les permite patrocinar a los empleados de esas empresas. Pero no se les exige que creen puestos de trabajo para los estadounidenses, dijo Vaughan.

“Muchos de ellos lo hacen, pero en realidad son a menudo negocios autónomos iniciados por no ciudadanos y donde la mayoría, si no todos los empleados también tienen visas de trabajo temporales”.

Ese es un programa que debería ser suspendido, al menos a corto plazo, y tal vez reformado antes de que regrese para que no “ponga en desventaja a los trabajadores estadounidenses”, añadió.

Estas visas son “de dudoso valor para nuestra economía y tenemos que mirar de cerca si son simplemente una forma de evitar las restricciones de nuestra ‘green card’ o si realmente están trayendo el tipo correcto de inversión extranjera que va a crear puestos de trabajo para los estadounidenses”.

Luego están las visas H, o específicamente, las visas H-1B, que cubren “trabajadores white-collar, que trabajan mayormente en trabajos de conocimiento”, y otras áreas como la contabilidad, la enseñanza y la enfermería. Alrededor de 190,000 de estas visas fueron emitidas en 2019, dijo.

Con todos los programas de visas H, Vaughan recomienda que el empleador prometa que pagará “un cierto salario a los trabajadores” y no les quite el trabajo a los trabajadores estadounidenses.

Lo que estos programas “tienen en común es que la aprobación de estas visas se basó en una economía que ya no está con nosotros”, dijo. Debido a que las condiciones han cambiado tan dramáticamente, hay “una verdadera pregunta sobre si se debe permitir que estos programas continúen en el futuro cercano, dado el hecho de que tenemos tantos estadounidenses e inmigrantes legales sin trabajo”.

El CIS recomienda que la administración Trump suspenda “a todos los recién llegados” y luego evalúe las solicitudes de visa “a la luz de nuestra actual situación en el mercado laboral, y como mínimo solo permita a los trabajadores mejor pagados, o a los trabajadores en los que el empleador aún pueda demostrar que esto no va a perjudicar a los trabajadores de Estados Unidos”.

Hacer esto “abriría oportunidades de trabajo para varios cientos de miles de estadounidenses o trabajadores inmigrantes legales, potencialmente, tanto en trabajos que no requieren mucha educación y habilidades como en trabajos para graduados universitarios en información y tecnología y otras industrias”, concluyó Vaughan.

“Esto daría una verdadera ayuda a los estadounidenses cuyos medios de vida se han perdido debido a este cierre por la pandemia”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Por qué demandar al Partido Comunista Chino por los daños del COVID-19?

TE RECOMENDAMOS