Piloto de combate que ejecuta aterrizaje sin tren de aterrizaje recibe la Cruz de Vuelo Distinguido

Por Louise Bevan
20 de Noviembre de 2020
Actualizado: 20 de Noviembre de 2020

Un piloto de la Guardia Nacional Aérea de Michigan obtuvo un prestigioso premio por realizar un audaz aterrizaje a pesar del mal funcionamiento del equipo.

El Mayor Brett DeVries, un piloto de A-10 Warthog del 107º Escuadrón de Combate de la Guardia, recibió la Cruz de Vuelo Distinguido (DFC) el 6 de noviembre por su “extraordinario logro de vuelo”. DeVries aterrizó con éxito su A-10 Thunderbolt II después de un grave percance el 20 de julio de 2017, sin una cubierta o un tren de aterrizaje en funcionamiento.

Se deslizó hacia la pista del Centro de Entrenamiento de Preparación para Combate Alpena de Michigan. Sin embargo, tanto el piloto como el avión sobrevivieron para contarlo.

El comandante de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Brett DeVries, después de aterrizar en la Base Aérea de Lielvarde, Letonia, el 11 de junio de 2016. (Aviador principal Nicole Keim/Fuerza Aérea de Estados Unidos)

“Premiado por su heroísmo o por sus logros extraordinarios que son ‘totalmente distintivos, que implican operaciones no rutinarias’, hoy, Mayor DeVries, se unirá a las filas de algunos otros héroes estadounidenses”, dijo la Sec. de la Fuerza Aérea Barbara Barrett, presentando el premio de DeVries en la Base de la Guardia Nacional Aérea de Selfridge, según Air Force Times.

El entonces capitán DeVries y su compañero de ala, el mayor Shannon Vickers, y otros dos A-10 estaban entrenando en el campo de tiro Grayling Air de Michigan cuando el fusil de 30 milímetros de DeVries falló a unos 150 pies de altura.

El Capitán Brett DeVries al lado de la aeronave que aterrizó a salvo después de una grave falla, en el Centro de Entrenamiento de Preparación para Combate Alpena de Michigan el 20 de julio de 2017. (Terry Atwell/127th Wing Public Affairs)

Toda la cubierta del avión voló, dejando al piloto expuesto a la fuerza repentina de vientos de 325 nudos. “Fue como si alguien me hubiera dado un puñetazo”, recordó DeVries en un comunicado de prensa de 2017. “Me quedé aturdido por un momento”.

Los mapas y las listas de control se fueron volando, sin embargo, el piloto respondió rápidamente, bajando su asiento para protegerse del viento y tratando de ganar altitud. Pero todavía necesitaba ayuda.

“Había papel por todas partes. Y tenía miedo de abrir mi lista de control de emergencia, porque sabía que eso se iría volando y tal vez lo succionaría un motor”, recordó DeVries.

El mayor Shannon Vickers (L) con el entonces capitán Brett DeVries, ambos pilotos del A-10 Thunderbolt II del 107º Escuadrón de Combate. (Terry Atwell/127th Wing Public Affairs)

El piloto Vickers, al notar que una “rosquilla de gas” del fusil rodeaba el avión de DeVries, voló más cerca para investigar el daño del Rayo de su capitán. Lo que DeVries no pudo ver fue que la explosión también había dañado la parte inferior del avión, haciendo que su tren de aterrizaje se dañara al punto de dejar de funcionar.

Sin estar seguro si su asiento de eyección funcionaría si intentaba saltar, el capitán regresó a la base con su compañero de ala, y se pusieron a pensar al respecto.

El Capitán Brett DeVries recibe el premio Joe Foss a la Excelencia de manos del Teniente General (retirado) Douglas Owens, comandante nacional de la Orden de los Dedalianos, en la base de la Guardia Nacional Aérea de Selfridge, Michigan, el 3 de marzo de 2018. (Sargento Mayor David Kujawa/Guardia Nacional Aérea d Estados Unidos)

“Solo pensé: ‘No hay manera de que esto esté sucediendo en este momento'”, recordó Vickers. “Todo era algo surrealista, pero al mismo tiempo, estábamos 100% concentrados en la tarea que teníamos por delante”.

“El entrenamiento, eso es lo que lo salva a usted y a su compañero”, reflexionó DeVries.

El piloto pronto se dio cuenta que no tenía otra opción que intentar un aterrizaje de barriga, mientras mantenía la esperanza de que la integridad del avión resistiera sin su dosel o tren de aterrizaje. Los encargados del mantenimiento del A-10 prestaron su ayuda a través de los altavoces, y DeVries se preparó para el impacto.

El Capitán Brett DeVries realiza una inspección previa al vuelo de un avión A-10 Thunderbolt II en la base de la Guardia Nacional Aérea de Selfridge el 26 de marzo de 2014. (Sargento Dan Heaton/Guardia Nacional Aérea de EE.UU.)

Acercándose a la pista lentamente y cerca del suelo, 25 minutos después de la falla en el aire, DeVries logró un increíble aterrizaje forzoso con la guía de Vickers. Al salir del lugar, el piloto incluso posó para las fotos al lado de su avión dañado.

Los líderes de la Guardia Nacional Aérea de Michigan informan a la secretaria Barbara M. Barrett sobre el sistema de armas del avión A-10 Thunderbolt II en la base de la Guardia Nacional Aérea de Selfridge el 6 de noviembre de 2020. (Sargento Técnico Dan Heaton/Guardia Nacional Aérea de EE.UU.)

Al recibir su propio DFC el 6 de noviembre, DeVries también recibió elogios del comandante de ala general de brigada Rolf Mammen por poner primero el servicio antes que a sí mismo.

“Demostró un nivel de aeronavegabilidad al que todos deberíamos aspirar”, elogió Mammen. “Como comandante, no puedo decirles lo orgulloso que estoy del comandante DeVries y de toda nuestra Ala 127”.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Le puede interesar

Cómo un exitoso empresario encuentra alivio al estrés y un significado más profundo para la vida

TE RECOMENDAMOS