Pit Bulls protege con cuerpo a su amiga casi sin vida y le da calor. ¡Víctimas de peleas de perros!

Por Li Yen - La Gran Época
16 de Junio de 2019 Actualizado: 16 de Junio de 2019

Las peleas de perros son un deporte sangriento en el que dos caninos son entrenados para luchar entre sí por entretenimiento y juego. A partir de 2008, la pelea de perros es un delito grave en 50 estados de los EE.UU. Por desgracia, a pesar de la legislación que prohíbe las riñas de perros, esta cruel actividad se realiza en secreto en dicho país.

Esta es la esperanzadora historia de supervivencia de dos pit bulls, Gracie y Layla, que fueron abandonadas por los organizadores de peleas de perros en Penn Pines Park, en Upper Darby, Pennsylvania, en 2017.

Desde entonces, su historia se volvió viral, tocando corazones en todo el mundo.

Era temprano en la mañana del lunes 4 de septiembre de 2017, cuando un transeúnte se topó con las demacradas Gracie y Layla en el parque. Para su consternación, la comida para perros estaba esparcida alrededor del cuerpo de Gracie, que estaba cansada y tendida inmóvil en el suelo.

Los dos pit bulls eran débiles y estaban en muy mal estado. Había heridas y cicatrices en sus delgados cuerpos.

Gracie estaba en estado crítico. Era frágil y fría al tacto, y Layla, que era la más fuerte, se acurrucó cerca de ella, al parecer se esforzaba al máximo para proteger a su amiga. Como un ángel de la guarda, Layla se tumbaba sobre el cuerpo de Gracie para mantenerla caliente. También trató de acariciarla para levantarla.

Las pobres perritas estaban sin duda a las puertas de la muerte. Por fortuna, el oficial Russ Wolf Harper, cofundador de Justice Rescue, vino a rescatarlos.

“Ella no se apartaría de su lado”, dijo el oficial Harper a The Dodo, en alusión al estrecho vínculo entre Layla y Gracie. “Cada vez que alguien intentaba acercarse, su amiga intentaba cubrir a la otra… Era casi como si fuera a recibir la paliza por la otra”.

“En muchos casos, los perros se conectan tan estrechamente porque no tienen a nadie más”, agregó.

El oficial Harper, con su cabeza afeitada y tatuajes, parecía un hombre duro. Sin embargo, para calmar a Layla y Gracie, que tenían 2 años en aquél entonces, él haría cualquier cosa. Utilizó su especial “voz de niña de 10 años” para calmar a las perras tan pronto como llegó al parque.

“Me puse de rodillas y llamé con mi voz de niña de 10 años”, dijo. “Y Layla se me acercó y meneaba la cola, pero con los ojos cerrados, como si pensara que podría ser golpeada”.

El oficial Harper le dio a Layla algunas caricias en la nariz y la frente, y después de eso, la amiga leal regresó de inmediato para estar con Gracie. Después que se ganó la confianza de las perritas, se acercó para poner su chaleco de policía sobre ellas en un intento de mantenerlas calientes. Y lo siguiente que hizo fue llevarlas al veterinario.

El oficial Harper no tenía demasiadas esperanzas para los pit bulls, en particular para Gracie. Pensó que habría que sacrificarla, ya que estaba tan frágil que apenas podía abrir los ojos. “Cuando la recogí estaba fría como un cubo de hielo. Ella estaba al borde de la muerte justo ahí”, dijo, en una entrevista con  CBS Local.

A juzgar por las heridas frescas y viejas en los cuerpos de las perritas jóvenes, el oficial Harper sospechó que las usaron para peleas de caninos desde una edad muy temprana en sus vidas.

“¡INDIGNANTE! ¿Puedes creer tal perversión? Estos dos Pitbull hembras fueron arrojados en Penn Pine Park, en Upper Darby, y fueron utilizadas para luchar, muertas de hambre, por debajo del 50 por ciento de su peso corporal normal y maltratadas en repetidas ocasiones. Son esqueletos”, escribió el oficial Harper en la página de Facebook de Justice Rescue.

El Oficial Harper se dedicó a rescatar animales en forma directa de las manos de los abusadores durante años y fue cofundador de Justice Rescue para resolver casos específicos de crueldad hacia los animales, así como para ayudar a atrapar a los círculos de peleas de perros. Y continuó: “Layla y Gracie son solo bebés de aproximadamente 2 años de edad y ni siquiera podemos imaginar lo que sufrieron en sus jóvenes vidas. ¿Qué clase de persona hace esto? Tenemos el corazón destrozado”.

Tanto Gracie como Layla recibieron atención médica de emergencia, y el oficial Harper se dirigió de nuevo a Facebook para pedir oraciones por la supervivencia de ambos perros.

“¡Se necesitan oraciones y acciones! Layla y Gracie siguen en estado crítico. Luchan duro por sus vidas y necesitamos que nos ayuden a luchar por ellas”, escribió. “Miren las docenas de cicatrices en sus pequeños cuerpos por ser maltratadas, usadas para pelear, hambrientas y luego tiradas en un parque en Upper Darby como basura. Son solo bebés”.

Por fortuna, ocurrió un milagro. El oficial Harper fue testigo de cómo Gracie se hacía más y más fuerte cada día. Un día, cuando él visitó a Gracie en el veterinario, ella se transformó por completo.

“Gracie me vio y se levantó”, recordó, y la perra quiso seguirlo. “Me senté y ella se recostó en mi regazo”.

“Hace un par de días Gracie estaba tan mal que no comía y yo estaba muy preocupado. Estaba tan contenta de verme que poco a poco comió de mi mano”, actualizó en Facebook.

Pero cuando Gracie mejoró, la salud de Layla cayó en picada. Gracias a Dios, después de un cuidado especial y mucho cariño, Layla también se recuperó.

Con el amor del oficial Harper y de los cuidadores, Gracie y Layla amaban el afecto, del que es probable que estuvieran privadas desde que llegaron a este mundo.

Maltratadas y utilizadas para peleas de perros durante toda su vida, ambas perritas, sin duda, no podían creer que serían amadas por tantos humanos. “Solo te miran. Solo miran fijamente, como: ‘ ¿Esto es real?'”, dijo el Oficial Harper.

Con el tiempo, el oficial Harper ayudó a Gracie y Layla en su rehabilitación, y les enseñó a volver a confiar en los humanos. Como estaban mental y físicamente muy bien, los pit bulls fueron adoptados por cálidos hogares.

Es alentador saber que Gracie y Layla tuvieron un final feliz a pesar de todas las dificultades por las que pasaron al principio. Sin embargo, es triste decir que no es el caso de la mayoría de los caninos utilizados para peleas de perros. Cada año, un promedio de 16.000 perros son asesinados en combates caninos organizados en los Estados Unidos, de acuerdo con algunas fuentes del gobierno.

Mira el video a continuación:

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS