Planes Net-Zero para descarbonizar la economía son una “Locura”, afirma experto en ingeniería

La descarbonización sería "la ruina de nuestro nivel de vida actual", afirma profesor de tecnología de Cambridge
Por ALAN MCDONNELL
23 de Mayo de 2020
Actualizado: 23 de Mayo de 2020

Un experto en ingeniería británico, el profesor Michael Kelly, dice que cree que los planes al estilo del Green New Deal para descarbonizar las economías para 2050 son una “locura” y que sus efectos en una economía serían “como el coronavirus una vez más”.

Profesor emérito de tecnología en el Departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge, Kelly hizo las declaraciones sobre la legislación aprobada en 2019 que exige al Reino Unido reducir todas las emisiones de gases de efecto invernadero (carbono) a cero neto para 2050. Con desafíos de suministro de energía y transporte muy similares a los que se enfrentarán tanto el Reino Unido como Estados Unidos en los próximos treinta años, su estudio (pdf) afirma que “los costos de la descarbonización serían desastrosos para nuestro nivel de vida actual”.

Kelly cree que los planes británicos de descarbonización no han sido pensados detenidamente, que la experiencia en ingeniería de sistemas está notablemente ausente de sus consideraciones tecnológicas, y que las limitaciones que plantean los materiales críticos, el costo y los requisitos de infraestructura masiva hacen que esos planes sean prácticamente imposibles de aplicar.

Sin embargo, los defensores estadounidenses de elementos similares del Green New Deal (pdf), como la congresista Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Bernie Sander, y ahora el “Plan para una revolución de energía limpia y justicia ambiental” del candidato presidencial Joe Biden, insisten en que el logro de emisiones netas de carbono cero será una bendición para la economía de Estados Unidos. Según Biden, la “amenaza existencial” del cambio climático puede convertirse en “una oportunidad para revitalizar el sector energético estadounidense e impulsar el crecimiento de toda la economía”, vigorizando la industria manufacturera estadounidense y creando “empleos de alta calidad y de clase media en ciudades y pueblos de todo el país”.

Net-Zero para el 2050: Cómo descarbonizar una economía

Según el profesor Kelly, los planes para descarbonizar la economía británica (como los planes del tipo “Green New Deal” en Estados Unidos) tienen por objeto electrificar el transporte de personas y mercancías, así como trasladar el suministro de calor industrial y doméstico del gas natural a la electricidad (o, en el caso de Estados Unidos) a una mezcla de electricidad y gas de hidrógeno. La electricidad sería suministrada principalmente por instalaciones eólicas y solares, con energía eólica y otras energías renovables producidas durante la noche almacenadas en baterías para situaciones de demanda máxima durante el día.

Aunque el Green New Deal de Ocasio-Cortez no menciona la energía nuclear como fuente de energía eléctrica de emisión cero, el plan Biden toca el uso de reactores nucleares modulares más pequeños y propone un programa de investigación para “identificar el futuro de la energía nuclear”. Por lo tanto, el plan de Biden no confirma el futuro de la actual flota de 95 reactores de Estados Unidos, que actualmente produce el 20 por ciento de la electricidad de la nación, incluyendo alrededor del 55 por ciento de su llamada electricidad libre de emisiones.

La descarbonización de la economía también requeriría la completa modernización de las redes eléctricas, “de arriba a abajo”, ya que sería inevitable un enorme aumento de los patrones de flujo de electricidad. Alrededor del 49% de los hogares estadounidenses tendrían que pasar de calentar sus casas con gas natural a calentarlas con electricidad o bombas de calor geotérmicas. Los usuarios finales que carguen millones de coches eléctricos fuera de sus casas y en sus garajes también saturarían la infraestructura actual de la red eléctrica, por lo que la reinversión sería esencial.

El costo sería “extraordinario”, según Kelly. “Ya se da el caso de que los supermercados que instalan múltiples puntos de carga en sus aparcamientos pueden verse obligados a pagar hasta 306,000 dólares (0.25 millones de libras esterlinas) para mejorar la subestación local”, dijo.

Los coches que cargan los consumidores que aparcan en la calle también necesitarían una red nacional de puntos de carga integrados en las aceras para evitar que los peatones tropiecen con los cables de carga, lo que hace que la infraestructura actual de calles y aceras en las ciudades y los suburbios sea inadecuada.

Red Cero: ¿Factible y asequible?

En un artículo de diciembre del año pasado, Robert Pollin, profesor de economía y codirector del Instituto de Investigación de Economía Política de la Universidad de Massachusetts Amherst, insistió en que “Una economía limpia es asequible”, al tiempo que describió los costos de la inacción del cambio climático como “incalculables”.

Pollin propone inversiones anuales del 2 por ciento del PIB (o 600,000 millones de dólares) en fuentes de energía renovable como la energía eólica, solar y geotérmica, así como medidas de eficiencia energética en edificios, automóviles y procesos industriales. Mientras que la mitad de la financiación requerida provendría de inversiones privadas impulsadas por subsidios a la inversión y regulaciones, dice, gran parte del resto provendría de fuentes como bonos verdes, impuestos al carbono y de fondos desviados del presupuesto militar, incluyendo 50 millones de dólares del programa de armas nucleares.

Pollin compara la búsqueda de la descarbonización con la contratación de un seguro, como un seguro de coche o de casa, contra el cambio climático. También afirma que el costo de proveer energía renovable es actualmente igual o menor que los combustibles fósiles o la energía nuclear. Combinados con el aumento de la eficiencia energética, estos factores significan que “Este proyecto de inversión en energía limpia se pagará a sí mismo en su totalidad con el tiempo, ya que proporcionará costos de energía más bajos para todos los consumidores de energía de EE.UU.”, al tiempo que creará alrededor de 7.5 millones de puestos de trabajo.

En su informe “Misión posible”, la Comisión de Transición Energética sugiere que el costo de descarbonizar las economías de todo el mundo entre 2050 y 2060 para los sectores del cemento, el acero, los plásticos, los camiones, el transporte marítimo y la aviación, que son más difíciles de reducir, podría ser aún menor, del 0.5% del PIB mundial.

El presidente de la Comisión, Adair Turner, declaró en el Financial Times que para lograr emisiones netas de carbono cero sería necesario quintuplicar el papel de la electricidad en las economías mundiales, de 20,000 teravatios-hora (twh) a 100,000 twh para 2050. “La energía nuclear podría desempeñar algún papel, pero la mayor parte de esta energía debe y puede provenir de fuentes renovables, incluyendo la eólica, la solar y la hídrica”, escribe. Además, “no hay barreras tecnológicas, de recursos o incluso de costos inmanejables que impidan nuestro camino hacia una economía de cero carbono”.

Peligrosa falta de insumos de ingeniería

El profesor Michael Kelly, sin embargo, señala que proyectos como la electrificación generalizada no solo de los vehículos sino de los sistemas de red eléctrica serían prohibitivamente caros y probablemente imposibles.

Para ilustrar el problema tecnológico de la baja densidad energética de las baterías, Kelly utiliza el ejemplo de la batería de 55 millones de dólares (45 millones de libras) instalada por Elon Musk en las afueras de Adelaida, Australia del Sur. Una batería de este tamaño, dice Kelly, podría alimentar las salas de emergencia de un gran hospital durante 24 horas con una sola descarga del 80 al 20 por ciento. En el hospital local de Kelly en Cambridge, el respaldo es provisto actualmente por dos grandes generadores diesel, dice, que cuestan 304,000 dólares (250,000 libras) y funcionan mientras haya combustible disponible.

“Así que si quisieras ser capaz de cubrir un corte de energía de una semana después de una gran tormenta”, dice Kelly, “costaría alrededor de 1300 veces más usando baterías que con los generadores diesel. La idea es absurda y sería igualmente tonto aplicar baterías en cualquier otro lugar a esta escala”.

Las baterías también requieren grandes cantidades de metales y minerales críticos. Solo para el Reino Unido, una economía ligeramente más pequeña que la de California, la introducción generalizada de vehículos eléctricos haría que los actuales sistemas de extracción, procesamiento y reciclaje de esos materiales fueran completamente inadecuados.

Según Kelly, la sustitución de toda la flota de automóviles y camiones por vehículos eléctricos que incorporaran baterías ahorradoras de última generación requeriría casi el doble de la producción mundial anual de cobalto. También requeriría tres cuartas partes de la cantidad de producción anual mundial de carbonato de litio, casi toda la producción anual mundial del metal neodimio de tierras raras y casi la mitad de la producción mundial de cobre: solo para el Reino Unido.

La locura, el disparate de la descarbonización

“Está claro que ha habido poca o ninguna aportación de ingeniería de sistemas en los planes”, dice Kelly. “¿Cómo podemos avanzar más en el camino de las energías renovables cuando no tenemos ninguna tecnología para almacenar electricidad a escala? ¿Cómo podemos esperar electrificar el transporte cuando necesitaríamos consumir todo el suministro anual mundial de varios minerales importantes para hacerlo, solamente para el Reino Unido?”.

Kelly cree que los costos de la carrera hacia las emisiones netas de carbono cero serían ruinosos para nuestro actual nivel de vida. “El costo de los parques eólicos y las baterías y el recableado de la red para hacer frente a toda la demanda adicional sería una locura para una economía en el mejor de los casos. En la crisis actual es una locura. Es como el coronavirus de nuevo. Un pequeño grupo de asesores le dice a los políticos sobre el desastre que puede ocurrir en el país si no hacen lo que se les dice. Y los resultados serán tan calamitosos como lo ha sido el virus. Si no es que peor”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La ONU está bajo el control del régimen chino

TE RECOMENDAMOS