Gengis Kan mató a su amigo por un enojo, cuando descubre la verdad decide honrarlo

Por Louise Bevan
18 de Octubre de 2019 Actualizado: 18 de Octubre de 2019

El novelista brasileño de 72 años Paolo Coelho, es conocido por su novela “El Alquimista“, de 1988. Sin embargo, en 2006, compiló una colección de cuentos, historias cortas y opiniones llamada “Like the Flowing River” (“Como el río que fluye”), y entre las páginas anida una profunda historia sobre Genghis Khan, el primer Gran Kan del Imperio Mongol, y su halcón.

A medida que la historia se desarrolla, uno aprende más sobre la naturaleza destructiva de la ira y el valor oculto de un amigo fiel.

La historia de Genghis Khan y su Halcón proviene de una visita a Kazajstán, Asia Central, donde Coelho fue invitado a acompañar a un grupo de cazadores en una excursión de un día. Los cazadores usaban un halcón como su “arma” contra su presa.

“Incapaz de hablar con ellos”, escribió Coelho sobre sus compañeros de caza, “Presté más atención a lo que hacían”.

Uno de los cazadores quitó una pequeña capucha plateada de la cabeza del ave de presa. El halcón despegó y el grupo pronto reubicó al pájaro con una zorra atrapada en sus garras.

caballero, cazador
Imagen ilustrativa. (Pixabay | Erdenebayar)

Al regresar a la aldea de los cazadores, Coelho relató los eventos del día a los aldeanos que estaban esperando y les preguntó cómo el ave estaba tan bien entrenada. Sin embargo, nadie puede responder a esa pregunta. Solo podían decir: “El arte se transmite de generación en generación”.

Lo que los aldeanos pudieron contarle al autor, sin embargo, fue una historia corta pero profunda que se entregó durante un almuerzo compartido.

Halcón
Imagen ilustrativa. (Pixabay | skeeze)

“Una mañana”, comenzó la historia, “el guerrero mongol Genghis Khan, y su corte, salieron a cazar. Sus compañeros llevaban arcos y flechas, pero Genghis Khan llevaba en su brazo su halcón favorito, que era mejor y más seguro que cualquier flecha, porque podía volar hacia los cielos y ver todo lo que un ser humano no podía”.

“Sin embargo, a pesar de los esfuerzos entusiastas del grupo”, escribió Coelho, “no encontraron nada”.

Cascada
Imagen ilustrativa. ( Pixabay | 12019 )

Genghis Khan, frustrado por la falta de éxito del grupo, se separó de su grupo y se fue solo con su halcón. Después de una larga estancia en el bosque, Kan se cansó y tuvo sed.

“En el calor del verano (escribió Coelho), todos los arroyos se habían secado, y no pudo encontrar nada para beber. Entonces, para su asombro, vio un hilo de agua fluyendo de una roca justo enfrente de él”.

Kan, lentamente llenó una copa de plata, pero cuando estaba a punto de tomar el primer sorbo que podía saciar su sed, el halcón voló sobre él y se la quitó de las manos. Kan estaba furioso pero paciente con su ave favorita, pensando que podría haber tenido sed también.

Espada antigua
Imagen ilustrativa. ( Pixabay | Free-Photos)

Para su gran molestia, sin embargo, el ave repitió el mismo acto una vez más.

“Genghis Khan adoraba a este pájaro, pero sabía que no podía, bajo ninguna circunstancia, permitir tal falta de respeto”, escribió Coelho. “Alguien podría estar observando esta escena desde lejos y, más tarde, le diría a sus guerreros que el gran conquistador era incapaz de domar un simple pájaro”.

Gengis Kan
Pintura y tinta sobre el retrato de seda de Genghis Khan en el Museo del Palacio Nacional en Taipei, Taiwán (Wikimedia Commons | Dschingis Khan und seine Erben)

Entonces, Kan tomó una decisión. Cuando llenó su copa por tercera vez, sostuvo su espada, y cuando el halcón cayó en picado, perforó el pecho del pájaro con su espada, matándolo instantáneamente.

El hilo del agua ya no existía, así que un determinado Kan subió para encontrar la fuente. “Para su sorpresa”, continuó Coelho, “realmente había un charco de agua y, en medio de él, muerta, yacía una de las serpientes más venenosas de la región. Si hubiera bebido el agua, él también habría muerto”.

Kan, arrepentido, llevó al halcón muerto de vuelta a su campamento. En honor a su camarada alado, Kan ordenó que se hiciera una figurita de oro, con un tributo grabado en cada ala extendida.

“Incluso cuando un amigo hace algo que no te gusta, sigue siendo tu amigo”, dice el primer grabado.

“Cualquier acción cometida con ira es una acción condenada al fracaso”, dijo el segundo.

Los mongoles hoy en día consideran en gran medida a Genghis Khan como su padre fundador. La historia de Coelho es corta, pero revela una poderosa verdad sobre el peligro de dejar que el orgullo o la ira de uno los abrume.

El halcón y su gesto, en la historia, representan la importancia de la comunicación intuitiva entre partes que pueden no compartir un lenguaje hablado común.

Kan actuó apresuradamente, y debido a eso, perdió a su favorito, el más leal, y un preciado compañero de caza.

Sin embargo, ahora la mayoría de las filosofías, religiones, disciplinas espirituales y ciencias enfatizan la importancia del autocontrol. El “autocontrol”, según un artículo escrito por Nathan De Well, profesor de psicología de la Asociación Americana de Psicología (APA), “es la capacidad de anular un impulso para responder adecuadamente”.

El autocontrol, como explica más adelante, tiene tres componentes principales: el monitoreo (llevar un registro de los pensamientos, sentimientos y acciones), los estándares (pautas que nos guían hacia respuestas deseables) y la fuerza (la energía que necesitamos para controlar nuestros impulsos).

Autocontrol efectivo”, según Nathan, “depende de que los tres ingredientes trabajen juntos”.

Además, el autocontrol tiene grandes beneficios.

La descripción de Coelho de Genghis Khan en el relato corto de arriba muestra a un hombre sucumbiendo a un lapsus de autocontrol y, como tal, la viñeta del autor nos sirve de recordatorio a todos nosotros: hay mucho en juego cuando actuamos apresuradamente.

La cabeza de un pequeño halcón queda dentro de la parrilla de una auto y ellos hacen todo para liberarlo…

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS