¿Podrá Djokovic derrotar a Fauci en el Abierto de Australia?

Por Roger Simon
30 de Noviembre de 2021
Actualizado: 30 de Noviembre de 2021

Comentario

Algunos hemos soñado con ello y hemos escrito sobre ello, pero hoy en día la mayoría reconoce que solo hay un GOAT (Greatest of All Time) en el tenis y su nombre es Novak Djokovic.

Hasta hoy ha sido el número uno del mundo un récord de 349 semanas y lo seguirá siendo, con los números en aumento, al menos hasta la conclusión del Abierto de Australia de 2022 el 30 de enero, incluso si no juega en él. (Más sobre eso en un momento).

El competidor más cercano de Djokovic es Roger Federer, con 310 semanas, pero los días de juego del gran Roger parecen haber terminado, al menos en algo cercano al número uno. Rafael Nadal, actualmente en el puesto 6, está bastante atrás, con 196.

Djokovic tiene récords de victorias tanto contra Federer como contra Nadal y el mes pasado superó oficialmente a Pete Sampras en años terminando como número uno, con siete. También tiene el récord de torneos Masters 1000 del ATP Tour, que son los segundos en importancia después de los Grand Slams, con 37, y es el único jugador que ha ganado los nueve Masters de la ATP —la Copa de Maestros— lo que ha hecho dos veces.

El único reclamo, y en mi opinión escaso, que les queda a quienes no lo coronan como GOAT es que está empatado con Nadal y Federer en Grand Slams con veinte cada uno.

Eso podría haber acabado en el Abierto de Australia, que Novak ha ganado nueve veces y donde es el gran favorito, solo que ahora parece, al menos en el momento de escribir este artículo, que no estará allí.

Se trata de las vacunas.

No está claro que Djokovic esté dispuesto a ponérselas y los australianos, que en los últimos meses se han convertido, para asombro de muchos militantes del COVID, en casi la capital mundial de los confinamientos, las exigen a todos los participantes en el Abierto.

Según Tennis.com, el 85% de los jugadores, y cada vez más, se han vacunado, pero no, hasta ahora, Novak. Y desde el 28 de noviembre, su padre, un tipo cascarrabias, ha opinado ante la prensa deportiva mundial que no lo hará.

A Novak, como a muchos de nosotros, no le gustan las órdenes. Ha dicho que las vacunas y nuestra salud son un asunto privado y que debemos ser libres de hacer lo que queramos. Pero a diferencia de muchos de nosotros, resulta que está entre los mejores atletas que han existido. Su opinión es noticia.

Si es verdad, y no va a Australia, será el fantasma incuestionable de la sala. El torneo tendrá un asterisco gigante, sin su número uno. El ganador no lo será del todo.

Djokovic, por su parte, no se enfrentará al legendario Rafa Nadal, que viene, ni al número dos, el ruso Danil Medvedev, ni al ascendente número tres, el alemán Sasha Zverev.

Sus oponentes en espíritu, si no de hecho, serán Anthony Fauci, Joe Biden, Bill Gates y el resto de los verdaderos creyentes e instigadores de la vacuna contra el COVID que han intentado o están intentando apoderarse de nuestras vidas y destruir nuestras libertades.

Será valiente por hacer esto. No muchos en su posición perderían con su ranking número uno y uno de los eventos deportivos más famosos del mundo. Es como si Tom Brady se retirara de un Super Bowl. (Puede que para los estadounidenses no sea importante, pero el tenis es un deporte internacional mucho más importante que nuestro fútbol americano. Una mejor comparación podría haber sido Lionel Messi).

Hay quienes no quieren a Djokovic. Creen que quiere caer demasiado bien o que es demasiado exaltado. En parte, esto se debe a que fue el último en llegar, lo que molestó a sus héroes Roger y Rafa.

Parte de esto puede haber sido, a veces, culpa de Novak. Tiene una vena impetuosa que no gusta a todos. El año pasado organizó su propia gira por los Balcanes y varios jugadores se contagiaron de COVID. Y accidentalmente golpeó a una juez de línea con una pelota de tenis, lo que le costó el Abierto de Estados Unidos 2020.

Por otro lado, el hombre no es tonto, a menudo tiene cosas interesantes que decir sobre la vida y la cultura y habla tantos idiomas como Melania Trump, posiblemente más.

Pero todo eso parece más bien mezquino ahora. Vivimos en una época en la que las fuerzas gubernamentales están convirtiendo no solo a Estados Unidos, sino a gran parte del mundo occidental y a Asia en totalitarismos sanitarios.

Es hora de que el mayor número posible de nosotros se levante para detener esto.

Uno de los más importantes en hacerlo es Novak Djokovic. Nunca pensé que diría esto porque soy un fan del tenis y de Novak desde los días en que hacía esas divertidas imitaciones de Sharapova y Nadal, pero espero que no juegue en Melbourne.

Primero hay que vencer a Fauci. He oído que tiene un revés débil (y una derecha y un saque).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS