Podrías ir hasta 4 años a la cárcel por un ‘meme’, según propuesta del Partido de AMLO

Por Jesús de León
19 de Agosto de 2019 Actualizado: 19 de Agosto de 2019

El partido Morena, de tendencia izquierdista al que pertenece el presidente mexicano Manuel López Obrador, introdujo una propuesta para modificar el Código Penal e incluir ciertas publicaciones en redes sociales como delitos de odio que obtendrían una pena de cárcel de hasta cuatro años.

El proyecto de decreto, que reforma y adiciona diversas disposiciones al actual artículo 149 Ter del Código Penal Federal, fue presentado este 14 de agosto ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión por la diputada federal Lorenia Iveth Valles Sampedro.

En su propuesta de nueva redacción del artículo 149 Ter del Código Penal Federal en materia de discurso de odio, Valles Sampedro propuso incluir tres nuevas categorías de discriminación: contra la orientación o identidad sexuales, la situación de movilidad humana y la condición migratoria.

También propuso que entre las conductas que serán consideradas como delitos estarán las del que: “Disemine, haga públicamente accesible, produzca, elabore, obtenga, posee, oferte, almacene, ofrezca, distribuya, anuncie, importe, exporte o facilite a terceras personas el acceso escritos o cualquier otra forma de material o soportes que por su contenido sean idóneos para fomentar, promover, o incitar directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo, o contra una persona determinada”.

Por otro lado, Valles Sampedro manifestó que la libertad de expresión no es absoluta.

Esto significaría que el uso de los populares “memes” en internet estarían alcanzados por la modificación de la ley.

Los memes son usados en México y en todo el mundo para llamar la atención y hacer críticas o chistes sobre diversos temas, y se suelen difundir principalmente por redes sociales o apps de mensajería instantánea. Por lo general consisten de una imagen acompañada por un texto.

Aunque por el momento no esta recogido en la ley penal federal mexicana, de prosperar la propuesta de Morena un usuario de las redes sociales podría ir a la cárcel por compartir un meme u otras formas de parodias en Internet si es que alguien se siente discriminado por ello.

Según la propuesta de Morena el delito de odio alcanzaría no solo al que comparte el escrito u otros tipo de material o soporte, sino tan solo por el hecho de poseerlo.

Una de las primeras reacciones a la propuesta del partido de AMLO fue la de Carlos Leal, diputado de Nuevo León, que criticó en Twitter la propuesta.

“Cárcel al que esté en contra de la Dictadura De Género propuesta de Morena”, escribió, y añadió: ¡Todo discurso en contra de la Ideología De Género te puede dar 4 años de cárcel!”.

El mismo Leal fue acusado de discurso de odio a principios de año cuando criticó por Twitter la inclusión de parejas homosexuales en programas de televisión para jóvenes.

El año pasado, la aprobación por parte del Congreso del estado mexicano de Veracruz de incluir en el Código Penal el delito de “acoso cibernético”, irritó a usuarios de las redes sociales de ese país, quienes lo catalogaron de “censura” y la bautizaron como “ley anti-Memes”.

Corrección política y leyes

No solo en México se pretende usar la ley penal para tipificar y sancionar una amplia variedad de conductas que pueden ser incluidas como delitos de odio.

En España recientemente el fiscal general del Estado entre 2011 y 2014, Eduardo Torres-Dulce, criticó la “expansión sin límites” del Código Penal y el peligro que supone al “laminar los pies de la convivencia” social.

Facebook Messenger
(Pixabay)

El Fiscal cuestionó que el Código Penal “queme” las libertades, y puso como ejemplo, la tipificación como tal de delitos de odio a comentarios vertidos en las redes sociales.

“El Código Penal no puede ser un instrumento de represión”, argumentó el también profesor de Derecho Penal.

“Un imbécil escribe algo en una red social y se transforma en un delito de odio. Esto no puede ser así”, criticó.

“Esa tendencia a disponer de una categoría que es el delito de odio y a meter ahí todo lo que no me gusta de la sociedad es el vivo ejemplo de cómo se está operando en la intervención autoritaria y en la expansión sin límites del Código Penal”, reflexionó este experto en Derecho.

“Empieza a ser todo potencialmente delito”, advirtió Torres-Dulce.

Bajo la influencia de la corrección política, las críticas que provengan de la gente, de las asociaciones civiles o de grupos religiosos en particular, pueden fácilmente puede llevarse al nivel de la política o de la ley, y resultar en restricciones a la libertad de expresión y otros castigos, explica La Gran Época en el libro “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo”.

Libertad de expresión cada vez más restringida en regímenes de izquierda

En países como China o Cuba, a las personas les resulta cada vez más difícil hacer hacer oír su voz en internet y en las redes sociales.

En agosto de este año, se supo que en China la falta de espíritu nacionalista llegó a convertirse en el último crimen, luego que una graduada universitaria de 22 años fue arrestada por hacer viñetas.

Zhang Dongning empezó a utilizar historietas de estilo japonés para retratar temas de actualidad social.

Por esa razón, el 28 de julio, las autoridades locales de Tianjia’an, una dependencia de la Oficina de Seguridad Pública de Huainan, anunciaron que Zhang había sido arrestada por ser “Jingri” e insultar a China.

Literalmente traducido como “japonés en espíritu”, el término “Jingri” se hizo popular entre los chinos del continente el año pasado como una referencia algo despectiva a los ciudadanos chinos que se identifican más con Japón que con su propio país.

La policía acusó a Zhang de “insultar la imagen del pueblo chino, distorsionar intencionalmente los hechos históricos de China y malinterpretar las noticias sobre tendencias en China y en el extranjero”, según la declaración.

Recientemente el Partido Comunista Chino (PCCh) lanzó sus ‘normas para la industria de las noticias’, demostrando una vez más que está determinado a continuar silenciando el disenso en Internet.

El 30 de octubre, la principal agencia del PCCh a cargo de la censura y el monitoreo de Internet, la Administración del Ciberespacio, publicó un anuncio dirigido al contenido de Internet, creado por los “servicios de información de noticias de Internet”.

De aplicación a partir del 1 de diciembre, los creadores del contenido de Internet tendrán que mantener posturas políticas “correctas” y dirigir la opinión pública de forma “correcta”, por directivas del PCCh.

Las reglas también serán aplicables a la mensajería instantánea y al contenido de vídeo.

Los ciudadanos chinos y los periodistas independientes están acudiendo cada vez más a Internet para publicar información, con lo que algunos de ellos pueden ponerse en la mira de las autoridades chinas.

“Si tomas un vídeo de algo y lo publicas en Internet, el PCCh no puede controlar eso completamente. Así que ahora está usando métodos como requerir el registro online con nombres reales o establecer un sistema de créditos [para registrar cómo se comporta alguien en la web]”, dijo el experiodista del periódico chino Zhejiang Youth Times, Wei Zhenling.

***

Descubre:

El complot entre carteles mexicanos, migrantes ilegales y antifacistas en la frontera México-EEUU

TE RECOMENDAMOS