Política Comercial de Biden con China debería revisarse para ejercer más presión a Beijing: Expertos

Por Michael Washburn
25 de Noviembre de 2021
Actualizado: 25 de Noviembre de 2021

Análisis de noticias

Los aranceles a los productos y bienes importados de China o exportados a ella han enviado innegablemente un fuerte mensaje al régimen de Xi Jinping sobre sus abusos crónicos de los derechos humanos y las violaciones de las condiciones de su membresía a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Aunque son bien intencionadas y han tenido cierto impacto en la conducta de Beijing, puede ser el momento de considerar la revisión del enfoque de Estados Unidos y aplicar la presión de una manera más específica en sintonía con las realidades económicas, dijeron los expertos esta semana. Esto puede ser preferible a la eliminación de los aranceles.

Durante la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la administración Trump impuso aranceles a importaciones chinas por valor de más de 300,000 millones de dólares en respuesta a las prácticas comerciales desleales de Beijing. En declaraciones recientes, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, mencionó la posibilidad de suavizar o eliminar los aranceles. La representante de Comercio de Estados Unidos, Katherine Tai, también dijo en octubre que algunos de los aranceles de la era Trump se retirarían. Un paso así puede parecer coherente con un enfoque nacional de libre mercado y antiproteccionista, pero también podría reducir la presión sobre Beijing para modificar su comportamiento autoritario, señalan algunos expertos.

Charles Trzcinka, de la Escuela de Negocios Kelly de la Universidad de Indiana, que ha estudiado y enseñado en China desde hace décadas, cuestiona los beneficios económicos de los aranceles.

“Los estadounidenses pagan aranceles al gobierno. Así que les perjudica. Es especialmente un problema para los agricultores estadounidenses, que producen alimentos más baratos que nadie en el mundo”, dijo Trzcinka.

“Por ejemplo, los agricultores de Indiana pueden producir a un costo más bajo, incluyendo el envío, que los agricultores chinos. Simplemente somos mejores que ellos en lo que respecta al maíz, la soja y la carne de cerdo. Tenemos más tecnología y operaciones más grandes”, añadió.

Pero la otra cara de la moneda es que una reducción o eliminación general de los aranceles eliminaría una importante herramienta con la que Estados Unidos ha presionado a Beijing para que modifique algunos de sus comportamientos más atroces. Por ello, algunos observadores son partidarios de una estrategia matizada que conserve elementos de una política proteccionista como parte de un enfoque más específico y adaptado.

Clete Willems, socio del bufete de abogados corporativos Akin Gump Strauss Hauer & Feld y subdirector del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca durante la administración Trump, considera que los aranceles son un mecanismo de aplicación fundamental de la OMC, y cuestiona la posibilidad y la conveniencia de eliminarlos por completo.

“El sistema de la OMC está configurado de manera que, cuando se descubre que un Estado miembro no cumple, el sistema prevé que otros miembros pongan aranceles para inducir el cumplimiento. Los aranceles son la herramienta preferida para conseguir que un país cumpla con sus obligaciones”, dijo Willems. “Si los economistas piensan que los aranceles no son el camino, entonces tienen un problema con todo el sistema de comercio internacional”.

Tampoco podemos descartar por completo la eficacia y el éxito de los aranceles a la hora de presionar a Beijing para que modifique su conducta en los últimos años.

“Creo que los aranceles han tenido una eficacia desigual. Han funcionado hasta cierto punto, aunque hay muchos problemas que no han resuelto”, dijo Willems.

Willems citó la agricultura como un área en la que el régimen chino ha cambiado su comportamiento en respuesta a los aranceles. En enero de 2020, la administración Trump y Beijing firmaron el acuerdo comercial de la fase uno, bajo el cual China acordó comprar 200 mil millones de dólares adicionales en bienes estadounidenses durante un período de dos años, incluyendo 32 mil millones de dólares en productos agrícolas. Como resultado, señaló Willems, las exportaciones agrícolas de Estados Unidos a China este año han alcanzado máximos históricos. En octubre, China había alcanzado el 83 por ciento de su objetivo en relación con las compras agrícolas estadounidenses, según el Instituto Peterson de Economía Internacional. La propiedad intelectual y los servicios financieros fueron otras áreas que mejoraron tras el acuerdo, añadió.

“Han cambiado algunos comportamientos y nunca lo habrían hecho sin los aranceles”, dijo Willems.

De ahí que renunciar al proteccionismo por completo, como insinuó Yellen que podría ocurrir, puede no ser la mejor idea. Pero una estrategia más inteligente y específica podría funcionar.

Un enfoque, que Willems y sus colegas defendieron durante su mandato en el Consejo Económico Nacional y que, en su opinión, podría seguir siendo eficaz, consiste en que no solo Estados Unidos, sino una coalición de países, dejen de consumir una importación específica de China, concretamente el acero.

“Si un número suficiente de países deja de consumir acero chino, se crearía un diferencial de precios a nivel mundial, y ya no sería factible para China mantener su industria. Habría un precio de mercado y un precio de China. Esto podría hacer que China retirara parte de su exceso de inventario”, dijo Willems. “Entonces ya no tendrías ese acero inundando el resto de los mercados mundiales”.

En este escenario, el precio obtenido fuera de China estaría más alineado con las normas y expectativas del mercado. Los países de la coalición comerciarían con el acero a precios de mercado, dijo Willems.

“Tengo la esperanza de que el presidente Biden pueda seguir en esa dirección. Creo que lo están considerando como una opción”, continuó Willems.

“Debido a que el mercado está tan distorsionado, es necesario tomar algunas medidas comerciales. Llámese proteccionismo o cualquier otra cosa. Es necesario que una coalición de países actúe conjuntamente para ejercer presión”, añadió.

Seguridad nacional y cuestiones de propiedad intelectual

Cualquiera que defienda el libre comercio entre China y Occidente debe anticiparse a las objeciones obvias relativas a la actual crisis de derechos humanos en China, incluida la creciente supresión de las libertades en Hong Kong por parte de Beijing, la represión de los uigures en Xinjiang y la persecución de disidentes y otras minorías religiosas y étnicas.

Otra cuestión, reconocida incluso por quienes no creen que los aranceles tengan el mejor sentido económico, es que el comercio sin restricciones con China abre la puerta de par en par a todo tipo de abusos y robos de la propiedad intelectual (PI).

Trzcinka tiene una perspectiva única sobre los problemas de PI que surgen en este contexto. En 1987, Trzcinka dirigió el primer programa de MBA en China. Esta experiencia le hizo ser muy consciente de la escasa comprensión de Beijing de lo que suponen los contratos y de la propensión del régimen a incumplirlos, dijo Trzcinka.

“Las empresas estadounidenses se quejaban a menudo de que los chinos robaban tecnología. Me metí en muchas discusiones con los directores generales sobre ‘¿por qué comerciar con esta gente? Normalmente la respuesta era: ‘porque el mercado es grande’. Así que la compensación es el costo de la tecnología y los procesos de fabricación perdidos frente a la ganancia de beneficios”, dijo.

Según un informe de la Comisión de Propiedad Intelectual de 2017 elaborado por la Oficina Nacional de Investigación Asiática, el costo anual del robo de propiedad intelectual para la economía de Estados Unidos podría ascender a 600,000 millones de dólares, siendo China el principal responsable.

Si las discusiones sobre una bajada recíproca de aranceles entre China y Estados Unidos avanzan a la siguiente fase, la seguridad nacional y la propiedad intelectual son las dos cuestiones que más preocupan y que deben ser tratadas en detalle y sopesadas frente a posibles beneficios económicos. Estas son algunas de las razones más persuasivas para no abolir completamente el proteccionismo comercial frente a Beijing.

Proteger a los trabajadores de las consecuencias de la flexibilización de los aranceles

Si finalmente se decide seguir las recomendaciones de Yellen y reducir o eliminar los aranceles, también es muy importante prever los efectos sobre los trabajadores estadounidenses.

Sin el muro arancelario, las empresas estadounidenses podrán obtener hierro, acero y otras materias primas de China a menor coste y podrán producir de forma más barata y eficiente, lo que a su vez significa vender a los clientes a precios más bajos, dijo Lawrence White, profesor de la Escuela de Negocios Leonard N. Stern de la Universidad de Nueva York.

“Diecinueve de cada veinte economistas le dirán que los aranceles son impedimentos para el comercio, y que cuando hay impedimentos, reducirlos suele ser una buena idea. Es aún mejor cuando los impedimentos puestos por nuestro socio comercial también se reducen”, dijo White.

Sin embargo, White subrayó que Estados Unidos, como sociedad, tendría que tomar medidas para amortiguar el impacto para los trabajadores domésticos que podría resultar de una reducción de los aranceles. Una mejor formación para los trabajadores, una mayor movilidad, subvenciones directas a los ingresos y subsidios para quienes deseen trasladarse a lugares donde haya más puestos de trabajo, son medidas que White considera que complementan la reducción de los aranceles y la convierten en una propuesta en la que todos salen ganando.

“Podremos venderles más cosas: soja, servicios bancarios, maquinaria especializada que se nos da bien producir, aviones Boeing, o más coches de marca estadounidense, ya sean Cadillacs o Jeeps Chrysler o camionetas Ford 150. Todos estos son productos de marca muy deseables que podríamos vender más en China en un entorno comercial menos restringido y restrictivo”, dijo White.

Sin embargo, la obtención de todos estos beneficios depende en gran medida de que se solucionen los cuellos de botella que han afectado a los puertos estadounidenses en las últimas semanas, reconoció White.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS