Pompeo promueve cooperación económica y advierte sobre comercio con China en viaje por Europa y Asia

Por Ella Kietlinska
06 de Febrero de 2020
Actualizado: 06 de Febrero de 2020

La gira del Secretario de Estado Mike Pompeo por Reino Unido, Europa Oriental y Asia Central se centró en la cooperación bilateral en materia de economía y seguridad y en alertar a los países visitados sobre las injustas prácticas comerciales y de inversión dirigidas por el Régimen Chino.

El Secretario Pompeo viajó a Londres unos días antes de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, donde se reunió con el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y el Secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, para reafirmar la relación especial entre el Reino Unido y los Estados Unidos después del Brexit y examinar el fortalecimiento de sus vínculos bilaterales, incluida la negociación de un acuerdo de libre comercio.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo se reúne con el Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido Dominic Raab en su residencia, en Londres, Inglaterra, el 29 de enero de 2020 (Peter Summers/Getty Images)

Pompeo también discutió con su homólogo del Reino Unido, Raab, la seguridad del intercambio de inteligencia de los Estados Unidos con el Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda, a través del sistema de intercambio privilegiado “Cinco Ojos”.

El Reino Unido anunció una concesión otorgada al gigante chino de las telecomunicaciones Huawei para que participe en la construcción de partes “no sensibles” de la red inalámbrica de próxima generación de Gran Bretaña.

Estados Unidos advirtió repetidamente a Gran Bretaña durante los últimos meses que esa decisión podría plantear un alto riesgo para la seguridad de sus redes, y Estados Unidos tendría que reconsiderar el intercambio de información de inteligencia con los aliados que recurran a Huawei.

“Esta es una extensión del Partido Comunista Chino con el requisito legal de entregar información al Partido Comunista Chino”, dijo Pompeo sobre Huawei antes de su llegada a Londres.

Raab explicó en una conferencia de prensa que el Reino Unido tomó su decisión después de “tres años” de análisis. Cree que el Reino Unido puede proteger su seguridad así como la seguridad del intercambio de información con sus aliados, a través de Cinco Ojos. También mencionó un punto que fue una “falla de mercado” en el que solo tres grandes vendedores hacen el kit adecuado para las redes 5G -Huawei, Ericsson y Nokia- y “nosotros, como gobierno, como país, asumimos cierta responsabilidad por [eso]“.

Después de la reunión, Pompeo dijo que ambos países encontrarían una manera de garantizar la alta seguridad de sus sistemas para evitar cortar el intercambio de inteligencia.

Pompeo también fue optimista en cuanto al futuro de la relación especial post-Brexit. Dijo que “el núcleo de las relaciones” construido durante décadas se mantendrá. “Seremos capaces de reducir los costos de transacción y compartir de formas que no podíamos hacer cuando el Reino Unido formaba parte de [la UE] (…) Parte de esto se resolverá a través del acuerdo de libre comercio. Algunas de ellas serán resueltas por los empresarios que se dediquen a hacer las cosas bien”, dijo Pompeo.

El Secretario de Estado Mike Pompeo ( izquierda) con el Presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky durante una conferencia de prensa en la oficina de Zelensky en Kiev, Ucrania, el 31 de enero de 2020. (Anastasia Vlasova/Getty Images)

Visita a Europa del Este

Pompeo continuó su gira visitando Ucrania y Belarús en Europa oriental, y Kazajstán y Uzbekistán en el Asia central. Los cuatro países formaron parte de la antigua Unión Soviética y al disolverse ésta en 1991 declararon su independencia. Estados Unidos reconoció casi inmediatamente su independencia.

En Kiev, Pompeo se reunió con el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y con el Ministro de Relaciones Exteriores, Vadym Prystaiko, pocos días después de que Estados Unidos impusiera una nueva ronda de sanciones relacionadas con la anexión de la península de de Crimea por parte de Rusia, antes de Ucrania, en 2014.

Pompeo reafirmó la Declaración de Crimea emitida por Estados Unidos en 2018, en la que se afirma que “Crimea es parte de Ucrania y Estados Unidos nunca reconocerá los intentos de Rusia de anexarla”, en una conferencia de prensa conjunta con Zelensky.

También dijo que Estados Unidos apoya una solución diplomática al conflicto instigado por Rusia en el este de Ucrania. “Nunca aceptaremos nada que no sea el pleno restablecimiento del control de Ucrania sobre su territorio soberano”, dijo Pompeo.

Estados Unidos proporcionó 1000 millones de dólares en ayuda de seguridad a Ucrania desde 2017. Zelensky dijo que la mayor parte de la ayuda militar incluía el suministro de armas y equipos como misiles Javelin antitanque y entrenamiento para el ejército ucraniano.

Zelensky dijo que su país también está interesado en aumentar la inversión y la cooperación comercial con empresas estadounidenses en el desarrollo de la infraestructura de Ucrania, incluido construcción de ferrocarriles, carreteras y puentes, así como en el sector del gas natural y el petróleo.

Pompeo dijo que discutieron estas oportunidades de comercio e inversión. No obstante, el requisito previo para que Ucrania atraiga la inversión estadounidense es aumentar el estado de derecho y la transparencia “(…) las mismas cosas por las que el presidente Zelensky y los ucranianos están luchando”.

El presidente de Bielorrusia Alexander Lukashenko saluda al Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo durante una reunión en Minsk, Bielorrusia, el 1 de febrero de 2020. (Kevin Lamarque/Pool/Reuters)

Durante su visita a Bielorrusia, Pompeo se reunió con el Presidente Alexander Lukashenko y con el Ministro de Asuntos Exteriores Vladimir Makei un mes después de que Rusia dejara de suministrar petróleo a Bielorrusia luego de que ambos países no lograran renegociar el precio del petróleo para el año 2020. [Link] Bielorrusia volvió a importar el petróleo de Noruega en enero.

Pompeo y Makei coincidieron en que ambos países tienen la voluntad de desarrollar relaciones bilaterales comenzando con “el regreso de los embajadores después de la pausa de 12 años”.

Las relaciones entre los dos países empeoraron en 2006 cuando Estados Unidos impuso sanciones a Bielorrusia tras unas elecciones presidenciales que “violaron las normas internacionales”, según una declaración.

“Estados Unidos quiere ayudar a Bielorrusia a construir su propio país soberano”, dijo Pompeo. El gobierno beloruso ya firmó un acuerdo con el Departamento de Defensa de Estados Unidos y el FBI para la cooperación en el intercambio de información sobre amenazas a la seguridad, la seguridad fronteriza, la seguridad cibernética y la lucha contra los narcóticos.

Ambos países quieren aumentar la cooperación económica, pero Pompeo dijo que Bielorrusia necesita crear condiciones para que las empresas estadounidenses entren en su mercado. El país necesita entrar en la Organización Mundial del Comercio, desarrollar más su sector privado, hacer cambios legales y reglamentarios, dijo Pompeo.

Para que Estados Unidos levante las sanciones impuestas, Bielorrusia necesita mejorar su desempeño en materia de derechos humanos, lo cual incluye nuevas medidas para contrarrestar la trata de personas y mejorar la libertad religiosa.

El Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo se reúne con el Presidente de Kazajstán Kassym-Jomart Tokayev en la residencia presidencial de Akorda en Nur-Sultan el 2 de febrero de 2020. (KEVIN LAMARQUE/POOL/AFP vía Getty Images)

Visita a Asia central

Tras su visita a Bielorrusia, Pompeo viajó a Asia central, primero a Kazajstán y al día siguiente a Uzbekistán, donde también participó en la reunión ministerial del C5+1.

En Kazajstán se reunió con el Presidente Kassym-Jomart Tokayev, el Primer Presidente Nursultan Nazarbayev y su homólogo Mukhtar Tleuberdi. Les advirtió de la influencia e inversiones chinas que suponen un costo para la soberanía y pueden perjudicar, en lugar de ayudar, el desarrollo a largo plazo del país.

Aunque apoyaba plenamente la libertad de Kazajstán para elegir las empresas con las que desee hacer negocios, Pompeo aconsejó establecer relaciones comerciales con empresas estadounidenses, ya que esto puede reportar beneficios como generación de empleo, transparencia en los contratos y el cuidado del medio ambiente. Entre las empresas estadounidenses que invierten en Kazajstán se encuentran Tyson Foods, Chevron y Exxon Mobil.

También dijo que es necesario seguir fortaleciendo el estado de derecho para ampliar aún más la cooperación económica.

Pompeo también elogió a Kazajstán por repatriar a cerca de 600 de sus terroristas de ISIS y proporcionarles acceso a Afganistán.

En Uzbekistán, Pompeo se reunió con el Presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, y con el Ministro de Relaciones Exteriores, Abdulaziz Kamilov. Reconoció los progresos realizados por Uzbekistán en los últimos tres años en el respeto de “los derechos humanos, la libertad religiosa, la erradicación del trabajo forzoso y el trabajo infantil, y la creación de condiciones para la libertad de expresión”, pero subrayó que es necesario seguir fortaleciendo el estado de derecho.

Actualmente, el total de la inversión estadounidense en Uzbekistán supera los 1000 millones de dólares, y como resultado de 20 grandes acuerdos con empresas estadounidenses firmados por Uzbekistán en 2018 “se crearán miles de puestos de trabajo tanto en Estados Unidos como en Uzbekistán”, dijo Pompeo en una declaración.

Uzbekistán también coopera con Estados Unidos para proteger su frontera con Afganistán a fin de “impedir el movimiento de combatientes terroristas extranjeros,
narcotraficantes”.

Pompeo también advirtió a Uzbekistán sobre la potencial amenaza de la inversión e influencia china, “particularmente el 5G de Huawei y las redes 5G”. Las inversiones de las empresas estadounidenses en Uzbekistán crean riqueza, oportunidades y empleos; las empresas obedecen la ley local, no contaminan el medio ambiente y apoyan la soberanía de Uzbekistán. Si otras naciones invierten en los mismos países siguiendo el estado de derecho y transparencia, los Estados Unidos acogen con agrado esa competencia. Estados Unidos solo advierte contra la realización de negocios con empresas que hacen “transacciones patrocinadas por un Régimen, impulsadas políticamente” del tipo favorecido por China, dijo Pompeo.

Tanto en Kazajstán como en Uzbekistán, Pompeo discutió en sus reuniones privadas “la represión del Partido Comunista Chino contra los musulmanes uigures, kazakos y los miembros de otros grupos minoritarios en Xinjiang”, instando a ambos países a pedir a China que ponga fin a esta persecución.

Al final de su viaje, Pompeo participó en una reunión ministerial del C5+1 en Uzbekistán con los ministros de relaciones exteriores de cinco Estados de Asia central, Kazajstán, la República Kirguisa, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán,

Los participantes de la Cumbre Ministerial acordaron fomentar “proyectos regionales destinados a promover el comercio, el transporte, la logística y los vínculos de infraestructura, fomentar el espíritu empresarial, así como ampliar contactos comerciales y de inversión entre las empresas de los países participantes y Estados Unidos”, de acuerdo a una declaración conjunta adoptada en la reunión, según informa el diario UZ Daily.

Los países participantes unirán sus esfuerzos para apoyar el proceso de paz y el “arreglo político” de la situación en Afganistán, así como para cooperar en la lucha contra el terrorismo, la inmigración ilegal y el tráfico de personas y drogas, dice la declaración.

Los reporteros de The Epoch Times Bowen Xiao, Zachary Stieber, y The Associated Press contribuyeron con este informe [link]

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS