Ponen en confinamiento dos ciudades chinas, mientras Beijing impone cuarentena de 4 semanas a viajeros

Por Nicole Hao
19 de Enero de 2021
Actualizado: 19 de Enero de 2021

El gobierno de la ciudad de Beijing emitió más restricciones a los viajeros en un esfuerzo por evitar que el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) se propague.

Otras dos ciudades del noreste de la provincia de Heilongjiang fueron puestas bajo confinamiento y las autoridades de un pueblo sacrificaron todo el ganado por temor a que los animales también pudieran propagar el virus.

El 19 de enero, el portavoz del gobierno de la ciudad de Beijing, Xu Hejian, anunció nuevas reglas para controlar la epidemia.

En una conferencia de prensa diaria, dijo que Beijing y otras ciudades han detectado personas del extranjero que dieron positivo en el test de COVID-19 después de su cuarentena de 14 días.

Por lo tanto, el gobierno decidió extender el período de cuarentena. La gente que viene del extranjero debe aislarse durante 14 días en los centros de cuarentena, luego siete días en casa o en un centro de cuarentena, y finalmente otros siete días en casa, dijo Xu.

Mientras tanto, las personas dentro de China que viven en áreas designadas como de riesgo medio o alto para contraer el virus no se les permite entrar a la capital. Cualquiera que desee hacerlo debe solicitar una aprobación especial del gobierno de Beijing. Si son aprobados, ellos y los residentes de Beijing con los que interactuarán deben completar la cuarentena de cuatro semanas.

Tonghua y Gongzhuling en Heilongjiang también anunciaron que ambas ciudades estarán completamente cerradas, lo que significa que no se permitirá el transporte de entrada o salida.

La Sra. Tan, residente de Tonghua, dijo a Epoch Times en chino que el complejo residencial en el que vive fue una de las primeras zonas que cerraron cuando las autoridades sellaron partes de la ciudad hace varios días. A los residentes no se les permitió visitar a los vecinos de otros edificios.

Tan estaba frustrada por la falta de información de las autoridades sobre el brote.

“Solo conocemos el anuncio oficial. ¿Cuál es la verdadera escala del brote? No lo sabemos”, dijo Tan.

Compartió que sabía de un profesor local que fue diagnosticado con COVID-19, después de lo cual todos los profesores de la escuela tuvieron que ser puestos en cuarentena.

Mientras tanto, en la ciudad de Suihua, las autoridades anunciaron que adoptarían “medidas de seguridad” en dos aldeas locales, Lijinghua y Hongjiatun.

Los funcionarios solo señalaron que todos los aldeanos fueron llevados a los centros de cuarentena, pero no especificaron cuántas personas.

Un informante de la zona, que se identificó solo por su apellido Sun, por temor a que las autoridades lo castigaran por hablar con los medios de comunicación extranjeros, dijo que el brote local fue muy grave y que hubo más casos de los que las autoridades anunciaron públicamente.

Según Sun, casi todas las familias de esas dos aldeas tenían al menos un miembro de la familia que dio positivo en la prueba de COVID-19. El 14 de enero, las autoridades llevaron a todos los aldeanos a la Escuela Secundaria No. 2 de Wangkui y los pusieron en cuarentena allí.

Al día siguiente, las autoridades mataron todo el ganado de las dos aldeas y enterraron los cadáveres bajo tierra. “Varios vehículos de limpieza y desinfección siguieron rociando desinfectante alrededor de las aldeas”, dijo Sun. “También se enviaron más de 300 agentes de policía a las aldeas para vigilar el proceso”.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU., no hay evidencia de que los animales jueguen un papel significativo en la propagación del virus a las personas, y el riesgo de que los animales contagien el COVID-19 a las personas es bajo.

Sun añadió que el director del Partido Comunista Chino de un pueblo recientemente organizó una fiesta de boda de tres días para su hijo. Muchos parientes viajaron desde otras ciudades para asistir, y muchos aldeanos también estuvieron en la fiesta.

The Epoch Times no pudo verificar la información de forma independiente.

El medio de comunicación estatal chino Sanlian LifeWeek reportó el 16 de enero que miles de personas del condado de Wangkui (el condado donde se encuentran las aldeas mencionadas) son trabajadores migrantes y trabajan en la ciudad de Dalian, en la provincia de Liaoning, desde la primavera hasta el invierno. Normalmente regresan a Wangkui a finales de diciembre, cuando el clima es demasiado frío para trabajar en proyectos de construcción en Dalian.

Mientras tanto, en la ciudad de Shijiazhuang, provincia de Hebei, una de las zonas más afectadas por el reciente resurgimiento del virus, un informante dijo que las autoridades retiraron a más de 20,000 aldeanos del municipio de Zengcun porque muchos tenían COVID-19.

“La aldea ya no era apta para vivir en ella [debido al brote del virus]”, dijo la Sra. Cheng.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Cuestionan vacunas chinas mientras cientos de personas se infectan

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS