“Ponte al final de la fila”: intérprete afgana se siente traicionada por el gobierno de EE.UU.

Por Ken Silva
07 de Septiembre de 2021
Actualizado: 09 de Septiembre de 2021

Una intérprete afgana-estadounidense con familia atrapada en Afganistán ha denunciado lo que describe como una negligencia imperdonable por parte del gobierno de EE. UU. Después de que trascendieran noticias de que los talibanes están llevando a cabo operaciones de vigilancia por internet contra aliados estadounidenses en una posible campaña de venganza, The Epoch Times ha decidido no revelar los nombres de la intérprete y de su familia. Esta es su historia.

Durante su dura experiencia de seis días escapando de Afganistán el mes pasado, una intérprete afgana-estadounidense fue acosada por los talibanes, estuvo a punto de ser pisoteada por multitudes en una estampida y fue sometida a condiciones salvajemente inhumanas.

Ella esperaba ese tipo de trato por parte de los talibanes.

Sin embargo, lo que la intérprete no esperaba era recibir un trato similar por parte de su propio gobierno. No previó que su presidente la engañara, que los marines la maldijeran o que los funcionarios del Departamento de Estado le mintieran.

No esperaba que su familia fuera traicionada.

Ahora, la intérprete quiere que el pueblo estadounidense sepa cómo sus funcionarios dieron la espalda a innumerables aliados y a otras personas que necesitaban ayuda desesperadamente.

Caos

“No me gustan los focos. No quiero atención. Solo quiero que el pueblo estadounidense sepa la verdad: que, lo siento, pero nuestro presidente está ahí de pie, y las palabras que salen de su boca no coinciden con lo que hizo”, dijo. “Y yo estaba allí, lo vi, y no está bien. Alguien tiene que rendir cuentas”.

La intérprete, originaria de Afganistán, se trasladó a Estados Unidos tras la invasión de la Unión Soviética en 1979, quería servir al país que le proporcionó refugio.

Afganistán le brindó esa oportunidad. Durante su estancia allí, trabajó con los equipos de estabilidad de las aldeas que operaban desde Camp Vance en Bagram en 2012 y 2013, ayudando a las tropas de EE. UU. y a los contratistas de seguridad en numerosos proyectos.

Contó a The Epoch Times que fue la primera mujer que ayudó a entrenar a comandos afganos en el Mando de Operaciones Especiales de las Fuerzas de Seguridad Afganas (ANA): “Creo que eso fue lo que más me enorgullece, y tengo mucho que mostrar al respecto”, dijo.

La intérprete durante su trabajo en Afganistán, con el rostro difuminado para proteger su identidad. (Cortesía de la intérprete)

Tras su paso por Bagram, la intérprete regresó a su casa en Idaho. Pero cuando los talibanes empezaron a retomar el país hace unos meses, supo que tenía que sacar a su familia del peligro.

Al llegar a Kabul el 7 de agosto, la intérprete pensó que tenía hasta final de mes para organizar el viaje de vuelta a Estados Unidos de su hermana y de los demás.

Como tantos otros —incluido todo el aparato de inteligencia de EE. UU.— se equivocó.

“Le dije que se diera prisa en ir a Afganistán en agosto y que sería seguro, pero que se diera prisa”, dijo George McMillan, un contratista de seguridad que trabajó con la intérprete. “Y entonces el ejército afgano en las zonas dominadas por los pastunes simplemente se rindió”.

Se produjo el caos.

La hermana se rinde

La misión principal de la intérprete era conseguir que ella y su hermana mayor —que era la matriarca de la familia tras la muerte de su madre, según las normas culturales afganas— subieran al avión más rápido de vuelta a Estados Unidos.

Abriéndose paso por las calles de Kabul, llegaron a uno de los controles de seguridad a las afueras del aeropuerto de Kabul. Allí, esperaron.

Y esperaron.

Y esperaron.

La intérprete dijo que pasaron unas 48 horas en la cola, de pie bajo el sol abrasador, sin comida ni agua, durmiendo entre la basura y las heces, y lidiando con la amenaza real de ser pisoteados por multitudes de aspirantes a refugiados. Hubo momentos en los que la intérprete se desmayó en los brazos de su hermana por el cansancio, y viceversa.

Finalmente, llegaron a la puerta, donde la intérprete presentó su pasaporte estadounidense a un marine de EE. UU.

En lugar de dejarlas pasar por el control de seguridad, el marine “me dijo que [improperio], que fuera a esperar al final de la cola, y que le importaba un [improperio]”, dijo.

En ese momento, la hermana se desmayó. Cuando se despertó, la hermana pidió ir a casa, donde permanece hasta hoy. A diferencia de la intérprete, la hermana ha vivido en Afganistán toda su vida, y perdió la esperanza de llegar a Estados Unidos.

“Ella dijo: ‘Solo llévame a casa’. Dijo: ‘No quiero estar aquí; solo llévame a casa'”, dijo la intérprete entre lágrimas. “Estaba realmente enferma; estaba deshidratada”.

Para colmo de males, los marines permitieron la entrada de un grupo de refugiados en el aeropuerto unos 10 minutos después de que las hermanas fueran expulsadas al final de la fila. Pocos, o ninguno, tenían documentación, según la intérprete.

El desgarrador viaje de la intérprete no terminaría ahí. Tampoco lo haría el aberrante horror.

Embarque de no estadounidenses

Tras dejar a su hermana en casa, hizo su quinto intento de coger un vuelo. Esta vez iba con dos primos, uno de ellos de nacionalidad afgana que trabaja para EE. UU., y el otro un antiguo empleado de la embajada de EE. UU. Los marines les dejaron pasar por la puerta, pero no les permitieron embarcar en el vuelo, dijo.

Un empleado del Departamento de Estado les dijo que “solo se permitía subir a bordo a los ciudadanos estadounidenses”. Por lo tanto, fue un shock para la intérprete cuando subió al avión y encontró “cientos” de afganos no estadounidenses.

“¿Cómo van a sentarse ahí y mentirme en la cara de esa manera? Un avión lleno de afganos —ninguno de ellos con los documentos adecuados— y sin embargo rechazan a un empleado activo de las Naciones Unidas”, dijo. “Todavía tenía su placa. El otro [primo] era un empleado activo de la embajada de EE. UU. La página web del Departamento de Estado dice que [se permite subir a bordo] a los ciudadanos de EE. UU. y a sus familiares”.

“Pero les echaron, allí mismo, delante del avión (…) Ojalá hubiera tomado el nombre de esa señora [funcionaria del Departamento de Estado]”.

No solo los primos fueron sustituidos por ciudadanos no estadounidenses en el vuelo de vuelta a casa; la intérprete dijo que cree que un talibán puede haber estado a bordo también.

Dijo que ayudó a hacer de traductora cuando el avión salió de Kabul, asistiendo a los que no sabían hablar inglés. Un hombre le llamó la atención en particular, y no por buenas razones.

“Estaba allí, y vi con mis propios ojos que tenía dos pasaportes diferentes: uno era estadounidense y el otro afgano. Y no hablaba ni una palabra de inglés, ni una sola. Así que, es como, ¿cómo demonios puede alguien tener pasaporte estadounidense y no hablar ni una palabra de inglés? Está más allá de la imaginación”.

La intérprete dijo que el hombre fue interrogado por las autoridades al llegar a Estados Unidos, pero que aún así se le permitió entrar en el país, donde probablemente se encuentre en libertad en Estados Unidos.

Tomó un breve video del hombre en el avión y lo envió a su excolega McMillan, quien compartió su evaluación sobre la probable lealtad de la persona a los talibanes.

“Solo hablaba pastún, por lo que es imposible que trabajara para Estados Unidos en cualquier capacidad”, dijo, señalando que el hombre era de la provincia de Khost. “Khost es casi exclusivamente pastún y, por tanto, talibán en la cordillera de la frontera entre Afganistán y Pakistán”.

Unas dos semanas después de su infernal experiencia, la intérprete sigue magullada y maltrecha.

“No estoy normal. No lo estoy. Realmente estoy pasando por un TEPT”, dijo. “Es, es, no creo que pueda recuperarme de esto”.

Quiere respuestas, y que las personas en el poder rindan cuentas.

Mientras tanto, los primos y la hermana siguen en Afganistán, viviendo el peligro de un talibán vengativo.

La intérprete habla con ellos regularmente.

“Están tratando de sobrevivir. Como saben, sus datos biométricos y fotos, identificaciones y pasaportes están en manos de los talibanes. Sé que a todo el mundo le gusta creer este cuento de hadas de que los talibanes no les harán nada a estas personas”, dijo. “Sí, van a hacer algo a esta gente. Serán los primeros en ser masacrados”.

La intérprete está trabajando con grupos privados para sacarlos, pero no contiene la respiración. Desde luego, no cuenta con que el gobierno de EE. UU. la ayude.

Teme que el mes pasado haya sido la última vez que vea a su hermana.

“No lo sé”, dijo entre más lágrimas. “Espero que no”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS