Por qué América Latina sufre una grave escasez de agua

Por Autumn Spredemann
28 de Enero de 2022 12:42 PM Actualizado: 28 de Enero de 2022 12:42 PM

SANTA CRUZ, Bolivia —Casi el 31% del suministro mundial de agua dulce se encuentra en América Latina, que sufre una peligrosa escasez en algunas zonas debido a décadas de mala gestión, rápido crecimiento de la población, privatización y prácticas agrícolas negligentes.

Hay suficiente agua para satisfacer las necesidades de la población mundial, pero su distribución es desigual. Además, gran parte se ha desperdiciado, contaminado o gestionado mal a nivel administrativo, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Además, la UNESCO admite que en realidad no hay escasez de agua dulce, sino un mal uso del recurso crítico.

En Puerto Suárez, en la frontera entre Bolivia y Brasil, un hombre llamado Benito Ruiz miraba un campo pantanoso y verde que solía ser un lago. Señaló un viejo bote de remos que seguía amarrado bajo un dique seco.

“Nuestro lago es ahora solo estacional”, dijo Ruiz a The Epoch Times, recordando una época en la que las oportunidades de pesca comercial en el pueblo no eran solo en la temporada de lluvias.

No muy lejos de la carretera, los ranchos de ganado salpican el paisaje hasta donde alcanza la vista. Los agricultores de la zona utilizan prácticas agrícolas no reguladas de tala y quema para despejar la tierra para el ganado, en gran parte debido a la creciente demanda de China para la exportación de carne de res.

Esta práctica agrícola destructiva provoca diversos efectos secundarios, como incendios forestales, erosión del suelo, contaminación del agua y sequía.

A pesar de ello, el gobierno socialista de Bolivia respalda este método y ha cuadruplicado sus exportaciones anuales de carne de res a China a partir de 2020.

El desvío de agua en la región del Pantanal, que es el mayor humedal de agua dulce del mundo, para la agricultura y la ganadería, es otro factor que contribuye a la creciente escasez del recurso.

Epoch Times Photo
Un dique seco en Puerto Suárez, donde un lago de todo el año es ahora solo estacional, el 8 de diciembre de 2021. (Autumn Spredemann/The Epoch Times)

¿Demasiado rápido?

Un problema similar existe en la Ciudad de México, que se construyó originalmente en el casi desaparecido lago de Texcoco.

La población de la ciudad se disparó hasta alcanzar los 20 millones de habitantes en menos de 50 años, lo que provocó que el lago circundante se drenara para dar cabida a la rápida expansión de la población.

Mientras los funcionarios se apresuraban a crear más tierras, la ciudad dependía excesivamente del agua traída de embalses lejanos o del subsuelo.

Actualmente, más del 30% del agua corriente de la Ciudad de México procede de lagos y ríos lejanos. El resto se extrae de un acuífero situado bajo la metrópoli urbana, lo que ha creado un problema completamente distinto.

La ciudad ahora se está hundiendo.

Algunas partes del centro urbano se están sumergiendo más de un pie al año, lo que dificulta el mantenimiento de las tuberías de agua de 60 años de antigüedad que abastecen a la población.

El gobierno mexicano ha gastado miles de millones para tratar de resolver la maraña de problemas, lo que ha hecho que muchos residentes dependan de los camiones que suministran agua no potable, que solo sirve para los retretes y lavar la ropa.

Sin embargo, ni siquiera el suministro de los camiones es fiable o está garantizado.

Sorprendentemente, la ciudad tiene más lluvias anuales que Londres. Debido a su ubicación en un valle, también tiene problemas de inundaciones cuando llueve mucho.

La culpa de esta contradicción se ha atribuido a la mala gestión por parte de los funcionarios corruptos.

“La crisis del agua es una crisis de gobernanza, causada en gran medida por la corrupción generalizada en todo el sector”, comentó Transparencia Internacional.

Ciudad de México es uno de los principales centros urbanos de América Latina que luchan contra la explosión demográfica y la disminución del suministro de agua. Otros son Lima (Perú), Sao Paulo (Brasil), Caracas (Venezuela) y Valparaíso (Chile).

Dario Alvarez, residente en Lima, declaró a The Epoch Times: “Aquí nunca se da por sentado el agua. Cada gota cuenta”.

La energía verde crea problemas

Mientras tanto, Argentina se enfrenta a una problemática combinación de terreno naturalmente árido, una población creciente y la expansión de la agricultura.

Más del 70% del territorio nacional es árido o semiárido, y en esas zonas hay una presión creciente para utilizar más agua en la producción y el consumo.

“Varias provincias tuvieron que ordenar emergencias por el agua para dar prioridad al uso del consumo humano”, dijo a The Epoch Times el ingeniero argentino Pablo Bereciartua.

Bereciartua, que es miembro de la junta directiva de la Asociación Mundial del Agua, con sede en Estocolmo, indicó que su nación sufre una complejidad de factores que afectan a la escasez de agua.

El principal es la sequía.

De las 23 provincias del país, ocho tienen problemas urgentes de abastecimiento de agua, entre ellas la famosa región vinícola de Mendoza y Río Negro, situada en el popular distrito recreativo de la Patagonia.

Epoch Times Photo
Vista de la represa hidroeléctrica de Itaipú, en el río Paraná, Alto Paraná, en la frontera entre Paraguay y Brasil, el 18 de diciembre de 2015. (Norberto Duarte/AFP vía Getty Images)

Bereciartua afirma que un factor importante que contribuye a las condiciones de sequía es el nivel históricamente bajo del río Paraná.

El río Paraná, que es un recurso vital para las naciones de Paraguay, Brasil, Argentina y Bolivia, ha experimentado una sequía significativa y localizada en los últimos años.

Curiosamente, la sequía fue seguida de cerca por el aumento de la producción de energía de la presa paraguaya de Itaipú, que comenzó a aumentar su producción en 2016.

La presa está situada directamente en el río Paraná.

A principios de este mes, el presidente de Paraguay, Abdo Benítez, anunció que, gracias a los proyectos hidroeléctricos de la nación, su país era capaz de funcionar con energía 100% renovable.

Aunque muchos celebraron este logro de la “energía verde”, algunos expertos señalan a las megapresas como una de las principales responsables de los problemas de sequía en la región y de la disminución de los niveles de agua en los ríos.

Un estudio sobre la relación entre la escasez de agua y los proyectos de presas realizado por Ted Veldkamp, de la Universidad de Vrije, en Ámsterdam, reveló que tras los 2 billones de dólares gastados en iniciativas de presas a nivel mundial en las últimas décadas, el mundo se quedó con un 23% menos de agua.

La guerra por el agua

Ya en 2019 la conferencia climática de Chile en Santiago se vio inundada de cánticos de “el agua es un derecho, no un negocio, no un privilegio”, por parte de los manifestantes.

La nación tiene uno de los sistemas de agua más privatizados del mundo, que se remonta a la dictadura de Augusto Pinochet y a un código de aguas establecido en 1981 que permite a las empresas privadas poseer y controlar los vastos recursos acuáticos de la nación.

Como resultado, los residentes y los agricultores pagan ahora uno de los precios más altos de América Latina por el acceso al agua, creando una crisis artificial.

Rodrigo Mundaca, agrónomo y portavoz nacional del Movimiento de Defensa por el Acceso al Agua, la Tierra y la Protección del Medio Ambiente, afirmó que “el robo está institucionalizado” cuando se trata del preciado recurso.

Un informe del 15 de enero afirma que, en medio de la reciente sequía y escasez, los derechos sobre el agua en Chile se están vendiendo a “precios millonarios” a empresas mineras y agrícolas.

A sign reading "Water yes, Gold no!," is seen through a window with a hole of a projectile in the Andean town of Celendin, Cajamarca, Peru, on July 5, 2012, after clashes between the police and people protesting against the Conga mining project. A total of five civilians were killed and more than twenty were wounded in Cajamarca after two days of protests against the Conga mining project, while police forces deny the use of guns in their crowd control actions in the area. (STR/AFP/GettyImages)
Un cartel que dice “¡Agua sí, oro no!”, se ve a través de una ventana con el agujero de un proyectil en la localidad andina de Celendín, Cajamarca, Perú, el 5 de julio de 2012, tras los enfrentamientos entre la policía y la gente que protestaba contra el proyecto minero Conga. (STR/AFP/GettyImages)

María Catalina Espinoza, presidenta del Sindicato de Agua Potable dijo: “Hay agua, pero la tienen los empresarios”.

Los bolivianos lucharon contra una privatización similar en la árida ciudad de Cochabamba en febrero y abril de 2000. El gobierno concedió los derechos de agua para consumo y saneamiento a un consorcio internacional llamado Aguas del Tunari en septiembre anterior.

Esto desencadenó protestas y violentos enfrentamientos con la policía local contra el aumento de los precios que se produjo y por el acceso al agua para la agricultura en las comunidades rurales.

Cuando la noticia se difundió, grupos de simpatizantes de otras zonas se organizaron rápidamente y las protestas se ampliaron, dando lugar a la infame “guerra del agua de Cochabamba”.

Al final, el gobierno boliviano canceló el contrato con Aguas del Tunari y modificó la legislación de la Ley 2029 sobre derechos y uso del agua.

La contaminación juega su papel

Las crisis ecológicas en la cuenca del río Amazonas no son nada nuevo. Sin embargo, el 20 por ciento del agua dulce del mundo se encuentra solo en esta región, que cubre un área aproximadamente del tamaño de Estados Unidos.

Los peruanos luchan contra las empresas mineras por la contaminación de los cursos de agua esenciales que sufren por los subproductos tóxicos que se vierten en ellos.

Gran parte de la contaminación procede de la extracción de oro y de las perforaciones petrolíferas.

En 2017, un grupo de indígenas achuar paralizó siete importantes zonas de explotación de instalaciones petrolíferas en la provincia de Loreto. Los manifestantes exigían justicia por los vertidos de petróleo en sus tierras y el agua contaminada.

En el otro extremo, la minería artesanal del oro sigue siendo la principal responsable de la contaminación por mercurio en los ríos amazónicos debido a su uso en el proceso de extracción.

La extracción de oro en la región representa el 10% de la demanda mundial.

Por ello, diferentes organizaciones han pedido que se reduzca el uso del elemento tóxico para evitar más desastres sanitarios.

La Organización Mundial de la Salud clasifica el mercurio como una de las 10 sustancias químicas que más preocupan a la salud pública.

“La crisis de la contaminación por mercurio en la Amazonia es, desgraciadamente, invisible y se ignora en gran medida, a pesar de las crecientes pruebas de sus peligros”, ha declarado Jordi Surkin, director de la Unidad de Coordinación de la Amazonia del Fondo Mundial para la Naturaleza.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.