Por qué Biden nunca será presidente de “todos los estadounidenses”

Por Roger Simon
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

Joe Biden nos ha asegurado en múltiples ocasiones que, si gana, será el presidente de todos los estadounidenses, incluso de aquellos que no votaron por él.

Esto es imposible y no es simplemente otra “mentira brillante” del tipo al que estamos tristemente acostumbrados. Es una absoluta falsedad que pone en evidencia una verdadera tragedia americana.

La reconciliación nacional nunca podría suceder bajo Biden. Asumiría el cargo bajo una nube de sospecha tan oscura que es difícil imaginar una manera de recuperarse de ella.

Desde el momento en que asumió el cargo, los demócratas acusaron a Donald Trump de connivencia con Rusia, pero se demostró, después de una investigación larga y costosa, que no tenían ni un ápice de pruebas.

De hecho, hay un argumento sólido de que sabían que no tenían pruebas en primer lugar, incluso intentaron fabricarlas. Este fue uno de los golpes políticos más repugnantes, si no el más repugnante, en la historia de nuestra nación.

Con Joe Biden, lo contrario es cierto. Ya existe una gran cantidad de pruebas de colusión económica con China, en particular con miembros de alto nivel de su Partido Comunista, que, junto con las actividades de su hijo, son temas en los que, por sorprendentemente obviedad, se pueden presentar chantajes o coerciones graves.

Esta evidencia se ha acumulado en muchas formas: correos electrónicos, textos, documentos y las detalladas declaraciones públicas de Tony Bobulinski, el antiguo socio de negocios de la familia Biden, quien habló sobre la participación personal de Joe a través de reuniones cara a cara sobre las que el exvicepresidente mintió claramente.

Nada de esto ha sido controvertido con éxito, ni siquiera remotamente. Mientras que la evidencia contra los Biden continúa creciendo a diario, entre esta está la información de correos electrónicos aún mayor que ha surgido a través de Peter Schweizer.

Y China, como sabemos, no es más que la punta de un iceberg multinacional que incluye un porcentaje asombroso de los países del mundo, desde Omán hasta Luxemburgo, sin mencionar, por supuesto, Rusia y, no hace falta decirlo, Ucrania.

El hecho de que gran parte de los medios de comunicación se niegue a informar sobre esta historia, que normalmente sería gigantesca, es solo una indicación de que están aterrorizados de que sea cierto. El fundador de Twitter, Jack Dorsey, llegó a censurar la información del New York Post en su sitio web de redes sociales, un acto de pánico total. (Dorsey se ensució aún más al mentir bajo juramento a la senadora Marsha Blackburn en la audiencia del miércoles, alegando que nunca había censurado a Donald Trump cuando lo había hecho decenas de veces).

Solo podemos asumir que a estos medios y a muchos demócratas no les importa. Entonces, ¿qué pasa si los Biden son una familia criminal? Son nuestra familia criminal. ¿Y Trump es peor?

No, no lo es. Sus hijos no andan holgazaneando por Beijing fumando crack con mujeres jóvenes (tal vez en realidad niñas) mientras el exvicepresidente miente sobre acuerdos comerciales que fácilmente podrían comprometer a nuestro país y conducir, lenta pero seguramente, a la ruina, deseada por el PCCh, de la democracia occidental.

Aproximadamente la mitad del país, los llamados “Deplorables”, sabe todo esto. ¿Cómo se supone que reaccionen si Biden gana? ¿Aceptarlo y darle una oportunidad en la gran tradición de las transiciones pacíficas de nuestro país, cuando tantos demócratas y casi todos nuestros principales medios de comunicación nunca aceptaron a Trump desde el primer día?

No es muy probable.

Es más probable que continúe goteando más información sobre la familia Biden a pesar de todos los esfuerzos para suprimirla a través de cambios que, sin duda, se realizarán en el Departamento de Justicia y en otros lugares. La verdad siempre surge… eventualmente…. de alguna manera.

Muchos están preocupados, con justificación, por lo que sucederá en nuestras calles si Trump es reelegido. Esta semana en Filadelfia puede surgir la punta de otro iceberg.

Sin embargo, es poco probable que los “Deplorables”, aunque bien armados, reaccionen de manera similar. Son, en su mayor parte, considerablemente más adultos que sus adversarios.

Pero algo sucederá, en su momento. No estoy seguro de cuándo ni de qué.

Aunque, francamente, no estoy interesado en averiguarlo. Espero que Donald Trump gane la reelección la próxima semana, de manera sólida.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y, ahora, columnista de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “Lo sé mejor: cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra república, si es que aún no lo ha hecho“.

Las opiniones expresadas en este documento pertenecen únicamente al autor. Como organización benéfica pública no partidista, The Epoch Times no respalda estas declaraciones y no toma posición sobre los candidatos políticos.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Beijing presionó al Senado de California para que anulara una resolución en favor de los DDHH

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS