Por qué China ya perdió la guerra comercial

China depende de las exportaciones a EE.UU. y de las reservas de divisas
Por Daniel Lacalle, Economista Jefe, Tressis Gestión
23 de Abril de 2018 Actualizado: 23 de Abril de 2018

Las principales economías desarrolladas permitieron que China se salga con la suya con sus medidas proteccionistas e intervencionistas porque fue el motor del crecimiento de la economía mundial.

Muchos hablan de la guerra comercial como si fuera algo nuevo e inesperado, pero no lo es. El mundo estuvo en una guerra comercial durante años. Los Estados Unidos denunciaron las barreras comerciales impuestas por China, la Unión Europea y otros países durante muchos años, y la Organización Mundial del Comercio hizo poco al respecto. El Informe de Estimaciones del Comercio Nacional de 2017 sobre Barreras al Comercio Exterior llenó más de 70 páginas en las que se esbozaban las barreras directas impuestas a la exportación de bienes y servicios de Estados Unidos.

Estados Unidos también impuso barreras comerciales en el pasado, desde los aranceles de 2002-2003 de la administración de George W. Bush hasta el mayor aumento de las medidas proteccionistas entre 2009 y 2016. La administración Obama impuso más medidas proteccionistas que cualquier otro gobierno del G-20 en ese período.

Lo que la administración Trump está haciendo ahora es una táctica de negociación agresiva, del tipo bulldozer y, por supuesto, arriesgada. Pero es una táctica para abordar el enorme déficit comercial con China, el mayor del mundo, con 375.000 millones de dólares. La táctica de negociación contra China es clara, como lo demuestra la moratoria arancelaria a la Unión Europea, Canadá, México y Corea del Sur.

China Dependencia

China necesita el superávit de Estados Unidos más que Estados Unidos necesita el comercio y las finanzas de China. Y por eso no habrá guerra comercial, porque China ya perdió.

Este es un duelo al amanecer en el que lo más probable es que nadie dispare, porque las pistolas están cargadas de deudas, no de pólvora.

Una verdadera guerra comercial, mucho más allá del alcance de lo que ya ocurrió en las últimas dos décadas, no ocurrirá por varias razones.

China necesita urgentemente el superávit con los Estados Unidos para mantener su modelo de crecimiento extremadamente endeudado, mucho más de lo que Estados Unidos necesita las compras de deuda de bienes de parte de China.

China añadió más deuda en el primer trimestre de 2018 que Estados Unidos, Japón y la UE juntos, superando el 300 por ciento del PIB. Si no aumenta las exportaciones a su principal cliente, los Estados Unidos, su problema de sobrecapacidad y deuda se disparará y la economía se derrumbará.

China no puede ganar una guerra comercial con una alta deuda, controles de capital, y una dependencia de las exportaciones a los Estados Unidos. Una devaluación masiva del yuan y los impagos del efecto dominó paralizarían la economía.

Sin opción nuclear

La moneda de China no está respaldada ni por el uso global ni por el oro, en absoluto. Es tan insostenible como cualquier moneda fiduciaria, como el dólar de EE.UU., pero mucho menos negociado y utilizado como reserva de valor. Las reservas de oro de China son una fracción insignificante de su oferta monetaria.

Su mayor debilidad proviene de los controles de capital y de las intervenciones masivas en los mercados de divisas. Sin embargo, incluso con los controles de capital, la fuga de capitales continuó hasta alcanzar la cifra de 51.000 millones de dólares en salidas de fondos en el primer trimestre de 2018, según el banco de inversiones Natixis.

Además, contrariamente a la opinión popular, China no tiene una opción nuclear sobre la deuda de Estados Unidos. Por esta vez, no es el principal propietario de bonos estadounidenses, ni siquiera cerca; China tiene menos del 8,6 por ciento de los bonos estadounidenses en circulación.

Estados Unidos puede garantizar la demanda de sus emisiones de deuda incluso si China vende. Además, si China vende sus tenencias del Tesoro desde donde residen en el balance de su banco central, su propia moneda se apreciaría enormemente.

Y los riesgos internos, como la disminución de las exportaciones y el menor crecimiento, superan los beneficios de cumplir con una amenaza vacía. Aunque lo vendiera todo, la demanda de bonos estadounidenses aumentó durante las conversaciones de la guerra comercial, y cada vez que China redujo las tenencias del Tesoro, los rendimientos del Tesoro cayeron.

La Reserva Federal y los principales fondos de renta fija de EE.UU. podrían comprar los bonos en un período de tiempo muy corto, una semana como máximo. El hecho de que el banco central de Estados Unidos o el banco central de China sean dueños de los bonos del Tesoro no hace una diferencia en la oferta monetaria de Estados Unidos.

Por otro lado, China no puede mantener su crecimiento basado en una enorme burbuja de la deuda si sus exportaciones caen. Y su superávit comercial con Estados Unidos fue creciendo mientras que su superávit comercial con el resto del mundo se fue reduciendo, especialmente con la nueva competencia de Asia.

Una caída en el crecimiento de las exportaciones de China significaría un drenaje adicional de las reservas de divisas. Estas reservas se recuperaron un poco recientemente, pero cayeron un 21 por ciento desde los máximos de 2014.

Un colapso de las reservas de divisas acentuaría la fuga de capitales que ya está teniendo lugar, lo que llevaría a aumentar los ya desastrosos controles de capital en China y, con ello, tres efectos: menor crecimiento, mayor deuda y el riesgo de una devaluación muy importante del yuan.

Dado que los bonos del Tesoro de Estados Unidos constituyen la mayor parte de las reservas de divisas de China, la venta de los mismos activos que China no tiene en cantidad suficiente no tiene sentido desde el punto de vista estratégico.

Pérdida-Pérdida

Por supuesto, hay importantes aspectos negativos para los Estados Unidos, pero no tan dramáticos.

Estados Unidos exporta muy poco (las exportaciones representan el 12 por ciento del PIB), por lo que cualquier amenaza que conduzca a un acuerdo positivo es una mejora exponencial, pero hay riesgo en cualquier caso.

Si las amenazas de Trump no conducen a una solución negociada, Estados Unidos también pierde. Primero, en su admirable camino hacia la independencia energética; segundo, en el consumo; y tercero, en el mercado laboral.

Una guerra comercial contra los productos tecnológicos, el acero y el aluminio puede generar un costo adicional relevante para la exploración petrolera y el desarrollo de fuentes renovables y productos tecnológicos. Esto implica productos más caros, menos consumo y menos empleo. Los aranceles de 2002 de Bush Jr. destruyeron casi 167.000 puestos de trabajo.

El doble déficit de Estados Unidos también es un desafío. La demanda de dólares estadounidenses y de activos denominados en dólares es alta, pero el financiamiento puede llevar a otros desafíos en la economía, especialmente el crecimiento del crédito a los sectores productivos y los riesgos de una recesión. Con una deuda pública de 21 billones de dólares y un apalancamiento corporativo en máximos plurianuales, los riesgos no deben descartarse.

En general, sin embargo, la amenaza de una guerra comercial no es inflacionaria. Los precios de los metales, el acero y el aluminio  cayeron desde los anuncios de las tarifas. Hasta ahora, el sector no se vio afectado por el aumento de los costes, pero se trata de etapas iniciales.

Además, la Reserva Federal anunció subidas de tipos con una ruta muy clara. Con tasas de entre el 2,75 y el 3 por ciento en 2020, la probabilidad de inflación en los productos básicos es muy baja. Si a esto le sumamos la repatriación de capital generada por la reforma tributaria y la evidencia de una desaceleración global, esto significa una mayor demanda de dólares estadounidenses y un mayor tipo de cambio del dólar.

Necesidad de estar de acuerdo

En conclusión, el frágil modelo de crecimiento basado en la deuda de China significa que ya perdió cualquier posible guerra comercial. Así que no puede entrar en una con amenazas vacías. Pero no podemos ignorar que también puede compensar el efecto positivo estimado de los recortes de impuestos en los Estados Unidos, y llevar a una recesión que perjudicaría al ciudadano promedio. La administración estadounidense sabe que sus pilares de apoyo son los contribuyentes y los creadores de empleo. Y ninguno de ellos ganaría en una guerra comercial.

Ambas partes se beneficiarían de un acuerdo, y China no puede ignorar la necesidad de alcanzar rápidamente la transparencia, la propiedad y los derechos intelectuales. Por eso es poco probable que se produzca una verdadera guerra comercial, a pesar de la retórica.

 

Daniel Lacalle es economista jefe del hedge fund Tressis y autor de “Escape from the Central Bank Trap”, publicado por BEP.

 

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS