¿Por qué cuando murió Kobe Bryant se sintió como perder a un familiar o a un amigo?

Los vínculos parasociales pueden hacer que una relación unidireccional se sienta más profunda en la era de las redes sociales
Por EDWARD R. HIRT
10 de Febrero de 2020
Actualizado: 10 de Febrero de 2020

En la tarde del 26 de enero, estaba en el partido de baloncesto masculino de Indiana cuando un coro de teléfonos móviles en la multitud sonó, alertando de la noticia de la muerte de Kobe Bryant. Me sorprendió la rapidez con que la atención de los aficionados pasó del juego a la sorpresa e incredulidad ante la noticia del fallecimiento de Bryant.

Pronto, parecía que toda la nación estaba de luto.

Claro, podríamos esperar que el mundo del baloncesto llorara el fallecimiento de uno de sus grandes jugadores, pero la pena vino de todos los rincones. Los premios Grammy ofrecieron conmovedores tributos a Bryant. El presidente Donald Trump y el expresidente Barack Obama ofrecieron sus condolencias. Gente que nunca había conocido a Bryant dijo a los periodistas que sentían que acababan de perder a un miembro de su familia.

¿Cómo pueden tantos estar tan profundamente afectados por la muerte de alguien que nunca han conocido? ¿Por qué algunas personas pueden ver a Kobe Bryant como un miembro de la familia?

Como psicólogo social, no me sorprenden estas reacciones. Veo tres factores principales que explican por qué la muerte de Bryant tuvo un efecto tan profundo en tantas personas.

1. Sentimientos formados a distancia

Las psicólogas Shira Gabriel y Melanie Green han escrito acerca de cómo muchos de nosotros formamos lo que se llama “vínculos parasociales” con otras personas. Estos tienden a ser relaciones unidireccionales con personas que nunca hemos conocido o con las que hemos interactuado, pero que sin embargo se sienten íntimamente conectadas.

Aunque las ideas sobre los vínculos parasociales fue desarrollada por primera vez en la década de 1950, han recibido mucha atención en las últimas dos décadas. Por ejemplo, los fieles seguidores de Oprah Winfrey y Ellen DeGeneres ven sus programas casi todos los días, y las presentadoras tratan activamente de establecer una cálida relación con sus espectadores y su público, desarrollando posteriormente intensos sentimientos de afecto.

Pero el interés en las relaciones parasociales han estallado en la era de las redes sociales. La gente que sigue a las celebridades en Twitter e Instagram tiene acceso a sus relaciones, emociones, opiniones, triunfos y trabajos.

A pesar de ser relaciones unidireccionales, ¿cuáles son las posibilidades de que una celebridad responda realmente al mensaje de un fan en las redes sociales?, los fans pueden sentir un profundo nivel de cercanía con las personas famosas que siguen. Kobe Bryant, con más de 15 millones de seguidores en Twitter y casi 20 millones de seguidores en Instagram, claramente tenía un gran número de fans.

2. El factor “Qué pasaría sí”

Aún, había algo en la muerte de Bryant que parecía particularmente trágico.

No hay forma de medir si el flujo de dolor público superó al de otras muertes de celebridades como Michael Jackson, Prince o Robin Williams. Pero es posible que las circunstancias únicas que rodearon la muerte de Kobe Bryant evocaran emociones más fuertes.

Bryant murió en un helicóptero en condiciones de niebla extrema. Esto puede llevar a muchos a pensar: “qué pasaría si”, también conocidos como “pensamientos contrafactuales“. El trabajo de los psicólogos Daniel Kahneman y Amos Tversky ha demostrado que se pueden encontrar fácilmente maneras de revertir un desenlace, por ejemplo, “si hubiera sido un día claro, Kobe todavía estaría vivo”, puede intensificar la ira, la tristeza o la frustración por un evento negativo. Hace que la muerte parezca mucho más aleatoria y nos hace sentir como si nunca debería haber ocurrido en primer lugar.

Además, la hija de 13 años de Bryant, Gianna, murió en el accidente, junto con otras siete personas. Esto amplía la imagen de Bryant más allá de la cancha de baloncesto, recordando a la gente su papel de padre de cuatro hijas, tres de las cuales tendrán que vivir sin su hermana y  sin su padre.

Un mural gigante de la exestrella de la NBA Kobe Bryant y su hija Gianna, pintado horas después de su muerte, se ve en una cancha de baloncesto el 28 de enero de 2020 en Taguig, Metro Manila, Filipinas. (Ezra Acayan/Getty Images)

3. Se trata de nosotros, no de él

También añadiría que nuestro dolor por la muerte de Kobe puede ser menos por él y más por nosotros.

Según la “teoría del manejo del terror”, los recordatorios de nuestra propia mortalidad evocan terror existencial. En consecuencia, buscamos maneras de dar sentido a nuestras vidas y buscamos consuelo y tranquilidad al conectarnos con nuestros seres queridos. Me pareció sorprendente que, tras la noticia de la muerte de Bryant, su antiguo compañero de equipo Shaquille O’Neal mencionara que llamó a varios amigos de los que estaba distanciado para hacer las paces. La muerte de Bryant fue un duro recordatorio de que la vida es demasiado corta para guardar pequeños rencores.

Del mismo modo, después de la pérdida de seres queridos, a menudo oímos a la gente sugerir que abracemos a nuestros seres queridos con fuerza, o que vivamos cada día al máximo.

Muchos sintieron que habían llegado a conocer a Bryant después de verlo jugar al baloncesto en la televisión durante 20 años. Su muerte fue aleatoria y trágica, recordándonos que nosotros también moriremos algún día, y haciendo que nos preguntemos qué tendremos para enseñar de nuestras vidas.

Edward R. Hirt es profesor de ciencias psicológicas y del cerebro en la Universidad de Indiana. Este artículo es una reedición de The Conversation.

***

Descubre

“Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a alguien”.

TE RECOMENDAMOS