¿Por qué es importante la crisis en Bielorrusia?

Por Austin Bay
02 de Septiembre de 2020 4:37 PM Actualizado: 02 de Septiembre de 2020 4:43 PM

Opinión

La crisis política que sacude a Bielorrusia recuerda a la trama de una dictadura geriátrica que pierde su capacidad de control por el miedo. La corrupción y la pobreza absoluta producidas por el líder bielorruso Alexander Lukashenko y los 26 años de su régimen finalmente impulsaron que una nueva generación con mentalidad reformista desafiara al dictador en las urnas. Sabiendo que eran despreciados, la banda del dictador amañó las elecciones. Indignados por el fraude, los reformistas llenaron las calles con protestas masivas genuinamente pacíficas y pidieron ayuda a las naciones libres. Intentando aplastar una oposición enérgica, los policías antidisturbios del dictador respondieron brutalmente, golpeando y arrestando a miles de personas.

¿Esto sucede todo el tiempo? Desafortunadamente, sí.

Aunque Lukashenko tiene cualidades de matón comparables a las del venezolano Nicolás Maduro, Bielorrusia no es una Venezuela o una República Democrática del Congo, otras dos naciones donde el voto ha estimulado una violenta inestabilidad.

¿Realmente importa el caos en estos rincones difíciles? Aquí hay una forma de enmarcar las respuestas —en plural— a esa pregunta. Más allá de la preocupación compasiva por los seres humanos que sufren bajo una dictadura brutal, Venezuela posee las mayores reservas de petróleo del mundo y el Congo domina la producción mundial de cobalto. Los Estados Unidos y sus aliados deben mantener su compromiso diplomático y, cuando sea posible, obstaculizar a los malos actores con sanciones económicas y políticas.

Desgraciadamente, Bielorrusia no tiene recursos preciosos. Lo que tiene es escaso: una población de entre 9 y 10 millones de habitantes, un PIB de alrededor de 190,000 millones de dólares y un gobierno corrupto que controla entre el 70 y el 80 por ciento de la economía. Lukashenko es un exapparátchik comunista. Sus 26 años en el cargo suponen le convierten en el líder europeo que más tiempo lleva en el poder. Los analistas han calificado a Bielorrusia como la última dictadura comunista de Europa e incluso como “la última dictadura de Europa”, aunque el presidente ruso y excoronel de la KGB Vladimir Putin es un tipo de tirano.

Sin embargo, la geografía política del siglo XXI condena a Bielorrusia con una condena que importa. Compruebe el mapa. Bielorrusia es el eje del frente occidental de Rusia (que tiene armas nucleares), la imagen espejo del nuevo papel de Polonia en la defensa del frente oriental de la OTAN.

Bielorrusia es también la última nación satélite eslava de Rusia, o eso es lo que ve el Kremlin, lo que añade un interés demográfico a una Rusia que se enfrenta a un declive de la población.

El Kremlin ve a Bielorrusia como la clave para las operaciones defensivas y ofensivas rusas en el nuevo frente central de Europa. Rusia limita con los estados bálticos y con los miembros de la OTAN, Estonia y Letonia, por lo que las fuerzas terrestres rusas pueden amenazarlos directamente. Sin embargo, Bielorrusia separa a Rusia de otras naciones de la OTAN, Polonia y Lituania. Un gobierno pro-occidental en Bielorrusia que niega a las fuerzas rusas su territorio reduce la posibilidad de un ataque sorpresa del Kremlin a Polonia. Disminuye en gran medida la influencia diplomática y mediática que el Kremlin busca cuando realiza ejercicios de tanques e infantería mecánica a lo largo de una frontera de la OTAN.

¿Esta amenaza rusa es teórica? Los polacos no lo creen. La invasión y anexión de Crimea por parte de Rusia y la invasión del este de Ucrania es un hecho, no una teoría. También lo es la guerra híbrida rusa, la intromisión política tóxica, la guerra de la información, la guerra del relato, las amenazas económicas, los ataques encubiertos y los asesinatos.

Cuando Bielorrusia entró en erupción tras el secuestro de las elecciones del 9 de agosto, Rusia realizó ejercicios navales en el Mar Báltico y en el Golfo de Finlandia, así como ejercicios terrestres cerca de San Petersburgo y en Kaliningrado, el enclave ruso situado entre Polonia y Lituania.

Para Rusia, la defensa del oblast de Kaliningrado es una operación tanto defensiva como ofensiva, y Bielorrusia es vital para ambas. Kaliningrado fue una vez la ciudad prusiana de Konigsberg. Rusia mantuvo la ciudad y sus alrededores como una recompensa especial por ganar la Segunda Guerra Mundial. En junio de 2016, la OTAN llevó a cabo el Ejercicio Anaconda 2016. Cuando el ejercicio terminó, las tropas de la OTAN entraron en Lituania, liberándola de un ataque ruso. La maniobra, sin embargo, bloqueó claramente a Kaliningrado.

Rusia tiene una presencia en Bielorrusia en este momento, abierta y encubierta. A finales de agosto, Reuters informó que Putin anunció personalmente que el Kremlin había creado una fuerza policial para apoyar a Lukashenko. Polonia exigió inmediatamente a Rusia que abandonara los planes de intervenir “en Bielorrusia, bajo la falsa excusa de ‘restaurar el control’, un acto hostil, en violación del derecho internacional y de los derechos humanos del pueblo bielorruso, que debe ser libre de decidir su propio destino”.

Sí, lo que sucede en Bielorrusia es importante.

Austin Bay es coronel (retirado) de la Reserva del Ejército de EE.UU., escritor, columnista sindicado y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas. Su último libro es “Cocktails del Infierno: Cinco guerras que dan forma al siglo XXI”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

China pone misiles en un sitio sagrado de la India | China al Descubierto

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.