Por qué estos australianos fueron a la Plaza Tiananmen para exponer una atrocidad de derechos humanos

"La santidad de la vida es más importante que cualquier otra cosa"
Por Daniel Cameron y Henry Jom
20 de Julio de 2020 4:11 PM Actualizado: 20 de Julio de 2020 4:11 PM

Mientras los hongkoneses continúa su lucha por la libertad contra la usurpación de Beijing, casi dos décadas antes, un grupo de australianos libró otra batalla dentro del corazón de Beijing: la Plaza Tiananmen.

Traducido como “Puerta de la Paz Celestial”, la Plaza Tiananmen está lejos de ser celestial bajo el mandato del Partido Comunista Chino, y algunos chinos la han llamado la “Plaza de la Matanza de Tiananmen”, luego de la masacre que le quitó la vida a  10,000 civiles el 4 de junio de 1989.

Conociendo los riesgos, algunos australianos se sumaron a un grupo que hizo un viaje a la Plaza Tiananmen a principios de 2002, con la esperanza de apelar al régimen chino para detener la persecución a Falun Dafa —una disciplina de meditación popular enraizada en la tradición budista, también conocida como Falun Gong— y crear conciencia en todo el mundo sobre la persecución no denunciada de sus seguidores.

Denice y Stuart, que son madre e hijo, encontraron a Falun Dafa en 2000. Poco después de impartir la práctica espiritual, que solo se había presentado al público en China por primera vez una década antes, los dos experimentaron mejoras dramáticas en su salud.

En ese momento, Stuart tenía 20 años, pesaba 121 libras y había padecido múltiples dolencias antes de practicar. Pero unos seis meses después de practicar, “ya no reaccionaba a cosas como el aerosol para moscos, perfume, desodorante y pintura, incluso al azúcar”, dijo Stuart a The Epoch Times. “De repente no tenía dolores de cabeza o migrañas o no tenía náuseas, porque era alérgico a los lácteos y al trigo, que es [en] gran parte la dieta occidental”.

Stuart Martin posando para una foto en la Plaza Tiananmen el 7 de marzo de 2002. (Cortesía de Denice Johnson)

Mientras tanto, Denice había estado luchando contra el enfisema, una afección pulmonar que había tenido durante muchos años. Una breve caminata al buzón de correspondencia la dejaba sin aliento debido a su condición. Pero hoy, después de practicar Falun Dafa, puede tocar el corno francés en una banda de música, y ha actuado en largos desfiles por Australia e incluso en el calor sofocante de Hong Kong en verano.

“Cuando encontré Falun Dafa, en poco tiempo curó todas mis enfermedades sin que yo lo supiera”, dice Denice. “Tuve un quiste de fibroma, ansiedad, depresión, y todas se fueron”.

Durante esos primeros días de práctica, Denice y Stuart se habían familiarizado con la exolímpica australiana, Jan Becker, en Flagstaff Gardens, en las afueras del CBD de Melbourne, donde la gente se reunía semanalmente para realizar juntos los ejercicios de pie de Falun Dafa y la meditación sentada.

Nadando en el relevo de estilo libre, Jan ganó la plata para Australia en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964. Encontró la práctica en 1999 y también experimentó una mejora notable en su salud después de comenzar la práctica. Pero fueron las enseñanzas morales de la práctica lo que realmente resonó en ella.

Falun Dafa se basa en tres principios: Verdad-Benevolencia-Tolerancia.

Jan dice que ya era “una persona muy honesta, directa al grano”, pero “probablemente demasiado honesta”, admite, y dice que “no mostró suficiente compasión”.

“Si voy a ser honesta, también tengo que ser compasiva. Y tolerante”, dijo ella.

“A veces, he tenido puntos de vista definidos sobre lo que estaba bien y lo que estaba mal. Pero al practicar Falun Dafa, realmente le hace pensar mucho más y ser más considerado con otras personas”.

Un genocidio no denunciado

Poco Denice, Stuart y Jan se dieron cuenta de que sus compañeros de la práctica espiritual que acababan de empezar, estaban sujetos a una severa persecución en China, todo porque la disciplina de meditación, libre de aprender y muy efectiva, se hizo demasiado popular para el Partido Comunista Chino.

Según las estimaciones, había entre 80 y 100 millones de personas en China practicando Falun Dafa a fines de los 90.

En 1999, el entonces líder chino Jiang Zemin, comenzó una campaña genocida para erradicar a los practicantes de Falun Dafa.

Todo el aparato mediático estatal de China entró en marcha, produciendo incesantemente propaganda falsa y difamatoria para convertir la opinión pública contra Falun Dafa. Con un Internet altamente censurado y sin acceso a información verdadera sobre Falun Dafa, el pueblo chino solo conocía los informes demonizados que los medios estatales los habían estado inundando con 24 horas seguidas, los 7 días de la semana.

Denice y Stuart se enteraron de los arrestos masivos arbitrarios, la tortura y el asesinato de sus compañeros practicantes en China.

“No entendía cómo un gobierno podría tratar realmente a su gente así”, dijo Denice. “Realmente sentí que tenía que hacer algo, no podía simplemente sentarme. Le estaba contando a mucha gente en Australia sobre Falun Dafa y la persecución”.

Jan también se sorprendió por la brutalidad del régimen.

“Cuando descubrí lo que estaba sucediendo, no podía creer que sucediera. Por eso no dudé en ir a la Plaza Tiananmen. No lo pensé en absoluto, fue solo ‘sí, voy'”, dijo Jan. “La santidad de la vida es más importante que cualquier otra cosa”.

Desplegando pancartas en la Plaza Tiananmen

El día tan esperado era el 7 de marzo de 2002. Todos llegaron casi al mismo tiempo, con una pareja desplegando sus pancartas un poco antes, lo que provocó que los demás lo hicieran poco después. Jan corrió mostrando una bandera olímpica, con Denice y Stuart no muy lejos.

Cuando se le preguntó cuánto tiempo logró sostener su pancarta, Jan respondió: “Probablemente solo 15-20 segundos. Pero lo suficiente para que la gente lo viera, y después grité. Luego la policía me la arrebató, me jaló un poco y me arrimó a la camioneta de la policía”.

Denice y Stuart se trasladaron al lado sur de la plaza y se sentaron a meditar. Marilyn, otra practicante que los acompañaba, sacó una pancarta oculta de su parte superior para mostrarla a los espectadores. Su pancarta decía: “El mundo necesita Verdad-Benevolencia-Tolerancia. Falun Dafa es bueno”.

En cuestión de minutos, multitudes se reunieron en torno a su protesta pacífica, muchos tomando fotos.

“Estuvimos allí aproximadamente 5 minutos, pero se sintió como media hora”, recuerda Denice.

Un policía chino se acerca a un practicante de Falun Gong en la Plaza Tiananmen en Beijing mientras sostiene una pancarta con los caracteres chinos de “verdad, benevolencia y tolerancia”, los principios básicos de Falun Gong. (a través de Minghui.org)

Recordaron que el personal vestido de militar arremetió contra los tres.

Todos fueron empujados y llevados a los autobuses.

Golpeado y escupido en detención

Al llegar al centro de detención, el marcado contraste entre la policía en China y la policía en una sociedad libre fue brutalmente evidente, dijo Denise a The Epoch Times.

“Cuando sacaron a cada practicante del autobús, estaban golpeando y dando puñetazos”, dijo, y añadió que intentó retener a un practicante para que no fuera golpeado. Pero un oficial de policía le agarró el pelo, quitándole un trozo de su cabellera. Otro oficial le jaló el brazo y lo retorció para obligarla a soltar al otro practicante.

“Nos acogieron y nos interrogaron, gritaron y escupieron. Fueron realmente despiadados”, dijo ella.

Durante su detención de 23 horas, la policía trató de desnudarlos a todos. No todos obedecieron.

Jan dijo que fue interrogada durante 5.5 horas por cinco policías. Ella respondió a todas sus preguntas y desacreditó algunos de los malentendidos que tenían los oficiales. Los oficiales tenían la falsa impresión de que los practicantes nunca trabajan y solo leen libros, lo que “perturbó nuestra sociedad”, recordó Jan que dijo el oficial.

Al final, fueron liberados después de ser presionados para firmar una declaración china que no entendían, a cambio de sus pertenencias.

Con la excepción de su pasaporte, Stuart dijo: “Nunca recuperé ninguna de mis cosas”.

Luego, el equipo fue puesto en un avión y enviado de regreso a Australia, donde los medios esperaban.

Los practicantes australianos de Falun Dafa hablan con los medios en Melbourne el 8 de marzo de 2002. (Cortesía de minghui.org)

“Lo que queríamos que ocurriera”

Los amigos de Stuart, que anteriormente no creían que el régimen chino pudiera ser tan implacables en la persecución de meditadores pacíficos, ahora lo creyeron cuando vieron los informes transmitidos en las noticias. Todos los principales periódicos y estaciones de televisión australianos produjeron artículos sobre el viaje de los australianos a la Plaza Tiananmen.

“Lo que queríamos que sucediera, sucedió”, dijo Stuart sobre la exposición de los medios.

El trío fue entrevistado en un documental “Protest at Heaven’s Gate“, en el que detallaron sus relatos de primera mano de protestas en la Plaza Tiananmen.

“Cuando vi ese documental, cuando vi eso, 20 años después, empecé a llorar y a temblar incontrolablemente”, dijo Jan. “Creo que me di cuenta de que sigue ocurriendo, después de todo ese tiempo. Estuve temblando durante media hora cuando lo vi”.

“Siento que para la gente, los practicantes en China, lo que han soportado es horrible. Y realmente espero con ansias el día en que termine, cuando termine para ellos, para que puedan ser libres de hacer la hermosa práctica de Falun Dafa”.

La policía china “encuentra” a más australianos

Pocos días después de que los manifestantes australianos regresaron a casa, otra pareja australiana hizo el mismo viaje a la Plaza Tiananmen de Beijing.

“Tan pronto como entramos en la Plaza Tiananmen, creo que nos estaban mirando”, dijo Jarrod Hall, un productor de videos, a The Epoch Times.

“Estábamos siendo seguidos por hombres que supuestamente estaban encubiertos, con teléfonos móviles en sus cinturones, y fue realmente obvio que eran policías”.

Al igual que el grupo anterior, Jarrod y Emma Hall, quienes también practican la disciplina espiritual de Falun Dafa, se sintieron obligados por un sentido interno de justicia a apelar hacia el régimen chino para poner fin a la persecución.

Lo que es más, la información errónea sobre la práctica promovida por el brazo de propaganda del régimen chino estaba circulando aún más por los medios informados en el extranjero.

Emma Hall, propietaria de un negocio, dijo que sus entonces compañeros de casa vieron cierta información errónea sobre Falun Dafa en la televisión. Sus comentarios la sorprendieron y trató de explicar sus propias experiencias de mejora de la mente y el cuerpo a través de la práctica.

“Les estaba explicando: ‘es realmente bueno y es un buen ejercicio'”, dijo. “[Falun Dafa] definitivamente me ayudó a convertirme en una persona más amable y estar menos estresada”.

Mientras estaban en la Plaza Tiananmen, la pareja tuvo un espacio de solo unos pocos segundos para protestar antes de ser arrestados.

“[La policía] se estaba concentrando en nosotros”, dijo Jarrod.

“Un grupo antes que nosotros acababa de volver, así que en unos pocos días tuvieron un montón de australianos”.

Tanto Jarrod como Emma fueron detenidos e interrogados por la policía, pero no fueron arrestados formalmente. La pareja estuvo en China por un solo día.

“Me siento orgulloso de que [fuimos] y [tuvimos] el coraje de hacerlo en ese lugar, la Plaza Tiananmen, donde la masacre y todos los practicantes de Falun Gong antes que nosotros habían sido arrestados y arrastrados.

“No puedo imaginar lo aterrador que debe haber sido para el pueblo chino quienes hizo eso”.

Protesta de Emma y Jarrod Hall en la Plaza Tiananmen, que se informó en el periódico Mingpao el 11 de abril de 2002. (Cortesía de Emma Hall)

Los ciudadanos chinos que protestan en la Plaza Tiananmen no tienen la red de seguridad de la ciudadanía extranjera, y es posible que nunca se los vuelva a ver.

Según el Tribunal de China, los presos de conciencia —en particular un gran número de practicantes de Falun Dafa— están encarcelados en masa en las cárceles chinas y están siendo asesinados por sus órganos sanos. Según los informes, el delito de sustracción forzada de órganos del Partido Comunista Chino se ha practicado durante un período de tiempo considerable.

“Esos inocentes fueron asesinados por los médicos simplemente porque creían, por ejemplo, en verdad, benevolencia y tolerancia y vivían vidas de ejercicio y meditación saludables y porque la forma en que vivían era vista como peligrosa para los intereses y objetivos del estado totalitario de la República Popular de China”, se lee en una declaración del Tribunal de marzo de 2020, presidida por Sir Geoffrey Nice QC.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubre

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.