Por qué la izquierda tiene que suprimir la libertad de expresión

Por Dennis Prager
19 de Enero de 2021
Actualizado: 19 de Enero de 2021

Comentario

Comencemos con este hecho: La izquierda siempre suprime la libertad de expresión. Desde Vladimir Lenin y la Revolución Bolchevique en Rusia en 1917, no ha habido ningún ejemplo de la izquierda controlada y sin reprimir la disidencia.

Esa es una de las diferencias importantes entre los liberales y la izquierda: El liberalismo y los liberales creen en la libertad de expresión. (La actual amenaza de la izquierda a la libertad en Estados Unidos, la mayor amenaza a la libertad en la historia de Estados Unidos, es posible porque los liberales piensan que tienen más que temer de los conservadores que de la izquierda. Los liberales no entienden que la izquierda considera a los liberales como sus idiotas útiles).

La izquierda controla las universidades. Se permite poca o ninguna disidencia en las universidades.

La izquierda controla casi todas las “noticias” de los medios de comunicación. Hay poco o ningún desacuerdo en los principales medios de comunicación—ni en las secciones de “noticias” ni en las de opinión.

La izquierda controla Hollywood. No se permite la disidencia en Hollywood.

Por eso tenemos la “cultura de cancelación”— el silenciar y despedir a cualquiera que disienta públicamente de la izquierda, e incluso ya no es necesario que sea “públicamente”. La Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces acaba de anunciar que si usted expresa opiniones disidentes (sobre la raza, especialmente) en privado, puede ser multado y perder su membresía en la organización—lo que efectivamente pone fin a su carrera como agente de bienes raíces.

Así que volvemos a la pregunta inicial: ¿Por qué la izquierda necesita reprimir todo tipo de disidencia? Esta es una pregunta que resulta aún más tajante porque no existe un paralelo en la derecha: Los conservadores no rechazan la disidencia o el debate.

La respuesta, aunque la izquierda no lo reconozca, es que la izquierda tiene miedo a la disidencia. Y lo hacen por una buena razón. El izquierdismo es esencialmente un globo gigante lleno de nada más que aire caliente. Por lo tanto, no importa cuán grande sea el globo—el Partido Demócrata, el New York Times, la Universidad de Yale—todo lo que necesitan es un simple alfiler para reventarlo.

El izquierdismo es venerado por los intelectuales. Pero hay poca sustancia intelectual en el izquierdismo. Es una combinación de doctrina y emoción. ¿La prueba? Aquellos que tienen un gran nivel intelectual no reprimen la disidencia; la reciben con agrado.

Por eso las universidades se oponen tanto a que los conservadores hablen en el campus. Un conservador elocuente puede deshacer años de adoctrinamiento de la izquierda en una charla de una hora o en una sesión de preguntas y respuestas. Lo sé por experiencia personal en los campus. Usted también puede. Mire los discursos que dan los conservadores que pueden hablar en el campus —muchas de estas pláticas están todavía en YouTube— y verá grandes salones llenos de estudiantes que anhelan escuchar algo más que un pablum de la izquierda. Miren sus rostros, llenos de atención absorta a ideas que nunca escucharon y que claramente están causando un impacto. Las universidades tienen toda la razón al temer que vayamos a hablar. Venimos con el alfiler que rompe su globo de 50,000 dólares al año.

Por eso es también por lo que es tan difícil conseguir que cualquiera de ellos debata con cualquiera de nosotros. En 35 años de radio, nunca he maltratado o intimidado a un invitado. Fui infaliblemente cortés con un icono de la izquierda, Howard Zinn, el autor de “La historia del pueblo de Estados Unidos” que odia a los estadounidenses. Incluso invité a un profesor de ciencias políticas y violinista de la UCLA, uno de los siete miembros de la Orquesta Sinfónica de Santa Mónica que se negó a tocar cuando dirigí la orquesta en una sinfonía de Joseph Haydn en el Disney Concert Hall, solo porque soy conservador. A pesar de su carta pública, en la que me acusaba de mantener “posiciones terriblemente intolerantes” y escribía: “Por favor, inste a sus amigos a no asistir a este concierto, que ayuda a normalizar la intolerancia en nuestra comunidad”, lo invité a mi programa de radio nacional. Él aceptó. Lo tuve en el estudio durante una hora entera y lo traté a él y a su esposa (que lo acompañaba) con gran respeto, a pesar de mi desacuerdo con sus falsas acusaciones y su defensa de la cultura de cancelación. Todo estadounidense debería escuchar esa hora.

Desafortunadamente para la salud emocional e intelectual de nuestra sociedad, él, Zinn, y algunos otros eran considerados anormales. De los más o menos 100 autores, profesores y columnistas de izquierda invitados a aparecer en mi programa, casi ninguno respondió afirmativamente. Prefieren la NPR, donde nunca son cuestionados.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con el otro lado: cada intelectual conservador que conozco dice sí a cada una de las (muy pocas) invitaciones que recibimos de la izquierda. Por supuesto, casi nunca nos invitan. Nosotros invitamos regularmente a los izquierdistas. Los de la izquierda casi nunca nos invitan. Afirman que es porque no estamos a su nivel intelectual y no quieren perder el tiempo. Uno pensaría que la oportunidad de mostrar públicamente lo insípidos que somos los conservadores sería demasiado buena para dejarla pasar.

Los izquierdistas no debaten con nosotros ni aparecen como invitados en nuestros programas y nos impiden hablar cuando es posible, porque (acertadamente) temen a los conservadores. Los antirracistas como Ibram X. Kendi o Ta-Nehisi Coates o la autora de “White Fragility” Robin DiAngelo nunca debatirían con Larry Elder, por ejemplo. ¿Por qué no lo harían? Porque se mostraría que son los proveedores intelectuales de odio que son. En el fondo, lo saben. Larry Elder es uno de los muchos intelectuales negros conservadores con los que los negros (y blancos) de izquierda se niegan a debatir.

Ahora saben por qué la izquierda suprime la libertad de expresión: porque tienen que hacerlo. Si hay libertad de expresión, hay disentimiento. Y si hay disentimiento, no hay más izquierda.

Dennis Prager es un presentador y columnista de un programa de radio sindicado a nivel nacional.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Exclusiva: Sec. Pompeo: El Partido Comunista Chino está ‘dentro de casa’

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS