Por qué la superficie de la luna podría ser más joven de lo que pensamos

30 de Septiembre de 2017 Actualizado: 11 de Octubre de 2017

Los hallazgos realizados por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por sus siglas en inglés) de la NASA el año pasado muestran que la luna experimenta un pesado bombardeo por pequeños meteoritos.

El análisis de la agencia espacial sobre este fenómeno apunta a que las características de la superficie lunar tienen una formación más reciente de lo que se había predicho, en base al estudio de los cráteres que se presentan en la misma, según el sitio web oficial de la agencia espacial.

Los cráteres de impacto se van acumulando a través del tiempo.

“Una superficie llena de cráteres es más antigua que una región con un menor número de cráteres”, de acuerdo con los informes del portal.

Debido a la existencia de relativamente pocos cráteres de impacto sobre la superficie lunar se cree que existe la posibilidad de que el tiempo de formación de las características actuales es menor de lo que se pensaba.

De acuerdo con la información de la agencia estadounidense, “antes del lanzamiento del Orbitador de Reconocimiento Lunar, se pensaba que la agitación del suelo lunar por los impactos de meteoritos normalmente tomó millones de años para revocar la superficie hasta 2 centímetros (aproximadamente 0,8 pulgadas)”, afirmó Emerson Speyerer de la Universidad del Estado de Arizona, ubicada en Tempe.

Las imágenes de la cámara del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LROC) revelaron pequeños cambios en la superficie que están transformando la superficie mucho más rápido de lo que antes se pensaba, explicó el científico.

Desde junio de 2009, cuando el LRO entró en la órbita de la luna, se han captado un conjunto de imágenes de alta resolución de la superficie, incluyendo pares de imágenes de las mismas áreas tomadas en diferentes momentos.

“El uso de estas imágenes antes y después (pares temporales) adquiridos por la Cámara de Ángulo Estrecho (NAC), de LROC; el equipo identificó más de 200 cráteres de impacto que se formaron durante la misión LRO, que varían en tamaño desde aproximadamente 10 a 140 pies (aproximadamente 3 a 43 metros) de diámetro”, explica NASA.gov.

Los científicos estimaron la tasa actual de formación de cráteres en la luna analizando el número, la distribución de tamaños, y el tiempo entre cada par temporal de la NAC.

Según Nature.com, “los meteoritos han perforado al menos 222 cráteres de impacto en la superficie de la Luna en los últimos 7 años. Eso es 33% más que los investigadores esperaban”.

Sin embargo, a pesar de lo interesante de estos hallazgos se necesitan varios años más de observaciones y nuevos descubrimientos antes de estar seguros de tales afirmaciones.

Los meteoritos pueden batir la superficie lunar de varias maneras, explica la revista Nature.

Junto con los nuevos cráteres, el equipo de Speyerer encontró más de 47.000 pequeños cambios en la superficie a los que llamaron manchas, que probablemente se formaron a partir del material expulsado por el impacto principal, que a veces pude alcanzar decenas de kilómetros de distancia.

Por su parte, Mark Robinson de la Universidad Estatal de Arizona, dijo que “la tasa de agitación determinada recientemente significa que las pistas del astronauta del Apolo habrán desaparecido en decenas de miles de años en lugar de millones”, de acuerdo con la página de la agencia estadounidense.

Los cambios en la superficie lunar por el impacto de los meteoritos podrían significar que las pisadas deNeil Armtrong habrán desaparecido en decenas de miles de años en lugar de millones. (NASA)

(Los cambios en la superficie lunar por el impacto de los meteoritos podrían significar que las pisadas de Neil Armstrong habrán desaparecido en decenas de miles de años en lugar de millones. (NASA))

Stephanie Werner, geólogo planetario de la Universidad de Oslo considera que el hallazgo del LRO también implica un riesgo para cualquier futuro hábitat lunar, según la revista científica.

La NASA sugiere que esto quiere decir que los equipos establecidos en la luna durante largos períodos en la superficie lunar también tendrían que hacerse más resistentes.

Hasta el momento se cree que el impacto directo de un meteorito es poco probable. Sin embargo, una lluvia más intensa de escombros secundarios expulsados por impactos cercanos puede representar un riesgo para los equipos de la superficie, por lo que es de suponer que a partir de ahora esto representará nuevos retos de las exploraciones lunares futuras.

Este vídeo puede interesarte:

TE RECOMENDAMOS