¿Por qué los niños tienen COVID más leve?

Un nuevo estudio permite conocer las diferencias inmunológicas que ayudan a muchos niños a librarse de la infección por COVID
Por JOANNA GROOM
15 de Marzo de 2021
Actualizado: 15 de Marzo de 2021

Un nuevo estudio australiano, publicado en Nature Communications, proporcionó información sobre cómo el sistema inmunológico de los niños responde a la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19.

Es el primer estudio que conozco, que compara directamente a niños y adultos con COVID-19 leve.

Los niños tienen menos probabilidades de infectarse y, cuando lo están, es más probable que estén asintomáticos. Esto contrasta con otras infecciones virales y respiratorias que son más frecuentes entre los jóvenes.

Esta nueva investigación ayuda a explicar cómo funciona el sistema inmunológico de los niños cuando se enfrentan a este coronavirus, y nos da pistas de por qué, en general, parece que les va mejor que a los adultos.

Los niños (sistemas inmunitarios) están bien

Los investigadores estudiaron a 48 niños, la mayoría en la escuela primaria, en 28 hogares durante la segunda ola de Melbourne. Todos los niños estuvieron expuestos al COVID-19 en sus hogares por padres infectados.

Este estudio se centró en la respuesta inmunitaria “innata” en los niños, que forma la parte inicial del ataque del sistema inmunológico a un virus (o bacteria u otros patógenos). El sistema inmunológico innato juega un papel importante en la protección viral antes de que el cuerpo produzca anticuerpos.

El estudio encontró que hubo cambios dinámicos en las respuestas inmunitarias tempranas de los niños, en comparación con los adultos infectados.

Un tipo de célula inmunitaria innata clave que se elevó en los niños expuestos al virus fueron los glóbulos blancos llamados “neutrófilos”. Estas células patrullan el cuerpo en busca de infecciones. Cuando descubren un patógeno, tienen una capacidad única para responder atrapando y matando al patógeno invasor (en este caso, el coronavirus).

Esta función puede garantizar que el virus no pueda infectar más células. Esto potencialmente reduce la “carga viral”, básicamente la cantidad de virus en su cuerpo.

Los investigadores observaron los neutrófilos, un tipo de glóbulo blanco. Imagen ilustrativa. (Pixabay)

Para algunos de los niños en el estudio, las respuestas inmunes tempranas mantuvieron la carga viral tan baja que nunca dieron positivo en la prueba, a pesar de haber sido examinados durante todo el estudio y haber estado expuestos al COVID-19.

Una fortaleza de este estudio es que fue “longitudinal”, lo que significa que estudió a las familias a lo largo del tiempo, en lugar de simplemente en un momento determinado. Los investigadores observaron las respuestas inmunitarias de las familias justo después de su exposición al virus y regresaron más de 30 días después para ver qué había cambiado. Esto les permitió identificar los cambios clave inducidos por la exposición al virus.

Niños versus adultos

Una pregunta clave que surge de esta investigación es: ¿por qué los niños mostraron respuestas inmunes tan fuertes, resultando en pocos o ningún síntoma, mientras sus padres estaban muy enfermos?

Es una pregunta difícil de responder, al menos hasta ahora. Pero es probable que las diferencias clave en las respuestas se encuentren en las primeras respuestas del sistema inmunológico.

Hay algunas investigaciones previas que podrían dar algunas pistas.

Una teoría rodea el hecho de que los niños tienen menos receptores llamados “ACE2” en su tracto respiratorio. Estos receptores son la vía de entrada del virus a nuestras células. En teoría, menos receptores ACE2 significan menos posibilidades de que el virus ingrese e infecte nuestras células. Los virus no sobreviven mucho tiempo fuera de la célula. Con menos receptores ACE2, puede dar más tiempo para que las células inmunes innatas controlen el virus tanto como puedan mientras esperan que otras células inmunes se presenten y ayuden.

Otra posibilidad se relaciona con los “interferones”, que son señales de alerta emitidas por las células para indicarle al cuerpo que hay un virus alrededor. Los investigadores creen que los niveles más altos de interferones durante la fase inicial de la infección son muy importantes para controlar COVID-19. Potencialmente, los interferones pueden ayudar a promover el aumento de neutrófilos que se observó en los niños, en comparación con los números más bajos observados en los adultos.

La amplia gama de síntomas en COVID-19 es intrigante y frustrante al mismo tiempo. La sabiduría convencional era que los niños son más propensos a enfermarse con enfermedades respiratorias que los adultos; pregúntele a cualquier padre. Pero con COVID-19, parece ser lo contrario.

A menudo, cuando pensamos que hemos definido un mecanismo específico sobre cómo funciona este nuevo virus y cómo nuestros cuerpos responden a él, resulta que ese mecanismo es diferente en diferentes personas. Podemos ver esto en la amplia gama de síntomas que muestran diferentes personas: algunos tienen secreción nasal, otros tos y otros sufren agotamiento extremo y dificultad respiratoria o desarrollan un “COVID prolongado”, en el que los síntomas se prolongan durante meses.

COVID-19 todavía mantiene alerta a los inmunólogos. Estudios como este ayudan a resolver algunos de los enigmas para comprender quién corre más riesgo de contraer una enfermedad grave y por qué.

Joanna Groom es jefa de laboratorio en el Instituto Walter and Eliza Hall en Australia. Este artículo se publicó por primera vez en The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS