¿Por qué necesitamos rituales para despedir a nuestros seres queridos?

Por Glenys Caswell - Universidad de Nottingham
09 de Abril de 2019 Actualizado: 11 de Abril de 2019

Cuando alguien muere, es común marcar su muerte con rituales funerarios, pero la idea de hacer rituales cuando se acerca el final de la vida de alguien, es menos común. Sin embargo, los rituales podrían proporcionar apoyo a todos los involucrados en este momento difícil.

Los rituales ayudan a la gente a marcar y dar sentido a los grandes cambios de la vida por los que todos pasamos, como nacimientos, matrimonios y muertes. Los rituales funcionan cuando las personas involucradas entienden lo que está sucediendo. Por ejemplo, para un padre no religioso, puede tener sentido tener una ceremonia secular de bautizo del bebé, en lugar de un bautizo religioso para darle la bienvenida a su bebé a la comunidad.

A menudo se piensa en el ritual como acciones que expresan significados compartidos, como encender velas durante una ceremonia funeraria. También pueden ser palabras o música, como leer un poema o tocar una canción favorita. Los rituales pueden ayudarnos a lidiar con el cambio, en parte debido a la comprensión compartida que tenemos de las acciones involucradas, pero también porque esas acciones rituales tienden a ser familiares para nosotros. Usar palabras y acciones familiares en una situación que no nos es familiar, puede ayudarnos a encontrar el camino a través de ella.

Estamos acostumbrados a pensar que los funerales no son para los vivos. El funeral puede ser una oportunidad para que las personas afligidas lloren, compartan historias sobre la persona que murió y se reúnan con otras personas que están de luto. El ritual funerario puede ayudar a las personas a sentirse más en control cuando se enfrentan ante una pérdida terrible.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Unsplash/Marko Blažević)

Sin embargo, el período de tiempo en el que alguien está muriendo se ve de manera diferente. La atención se centra en la persona moribunda y en asegurarse que reciba la atención que necesita. Pero asegurar que la persona que está llegando al final de su vida reciba los mejores cuidados, no significa que los familiares tengan que ignorar su propio bienestar.

Reunir a la familia y a los amigos alrededor de la cama de una persona moribunda se llama velar. Es una práctica común en muchas partes del mundo. Los curanderos xhosa tradicionales de Sudáfrica, por ejemplo, describen la muerte como un asunto colectivo. Es importante que la familia esté al lado de la cama para asegurar una buena muerte. La presencia de la familia permite que la persona moribunda esté en paz y que sus familiares sepan lo que quieren para el futuro de la familia. Esto no solo beneficia a la persona moribunda, sino que también ayuda a los miembros de la familia, ofreciéndoles la oportunidad de mejorar sus relaciones.

Estar con la persona moribunda, ya sea sentada tranquilamente o charlando, le da a la gente la oportunidad de decir adiós. También es una oportunidad para compartir la experiencia con otros miembros de la familia o amigos, de la misma manera que se comparte el luto en un funeral. Para algunos moribundos y sus familias, la música se utiliza como una experiencia compartida en las últimas horas.

Buzón de memoria

Las cajas de memoria son otra forma de ritual que se está volviendo más común. Las mujeres de Uganda comenzaron recientemente la práctica de crear un libro de recuerdos o una caja de recuerdos para compartir la historia de su vida y crear un sentido de pertenencia para sus hijos después de su muerte.

Una caja de recuerdos también puede ser montada por la familia o los amigos de la persona moribunda y no tiene que estar destinada a los niños. Tal caja puede contener recuerdos, fotos, notas escritas, un CD, poemas copiados; cualquier cosa, de hecho, que pueda actuar como un recordatorio de la persona.

Recuerdos del viaje de la vida. (RG-vc/Shutterstock)

Pensar y discutir cómo manejar el final de la vida puede ser útil tanto para la persona moribunda como para su familia y amigos. Lo desconocido es difícil de tratar, por lo que la comprensión de que están participando en un ritual de acompañamiento y despedida puede ayudar a una familia a dar sentido y marcar el cambio por el que están pasando.

La muerte es el cambio más grande que cualquier persona encontrará, ya sea su propia muerte o la de alguien cercano a ella. Usar rituales que expresan significados compartidos para ayudarles a sentirse más en control en un momento de pérdida puede ser positivo.

Glenys Caswell  es investigador senior en la Universidad de Nottingham en Inglaterra. Este artículo fue publicado por primera vez en The Conversation.

Estos padres superan la muerte de su hijo y su historia es inspiradora

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS