¿Por qué no podemos dejar de pensar, una y otra vez, en los mismos problemas?

Cómo dejar de perseguir los pensamientos que se esconden en la misma madriguera de siempre
Por Nancy Colier
30 de Noviembre de 2021
Actualizado: 30 de Noviembre de 2021

¿Se ha dado cuenta alguna vez de la frecuencia con la que su mente vuelve a los problemas y situaciones que le causan dolor, e insiste en repetir lo que está mal? Es un fenómeno extraño, nuestra adicción a pensar en los problemas. Incluso cuando no queremos pensar en lo que nos molesta, seguimos pensando en ello. ¿Por qué lo hacemos y cómo podemos acabar con esta adicción a pensar?

Volvemos a las situaciones dolorosas porque, en el fondo, creemos que pensar más (en nuestro problema), lo arreglará. Imaginamos que todos los problemas pueden resolverse con más pensamiento. Estamos condicionados desde que nacemos a confiar en que el pensamiento es la solución a todo lo que nos aflige. Y así, por muy doloroso que sea, seguimos dándole vueltas a los mismos asuntos, creyendo que podemos pensar en una forma de hacer que el problema no sea un problema.

En última instancia, intentamos sentirnos mejor, pero la solución que se nos ha ocurrido (más pensamientos), en realidad nos hace sentir peor.

Al mismo tiempo, seguimos repitiendo nuestros problemas porque nos parece que pensar en la situación es una forma de empatizar con nuestro dolor. Repasar la dificultad una y otra vez es nuestro intento de ofrecernos compasión. Seguimos repitiendo (para nosotros mismos): “¿Puedes creerlo, cómo han podido hacer esto, no es una locura?”. Lo hacemos para sentirnos escuchados y conocidos, aunque solo sea dentro de nuestra propia cabeza.

Además, seguimos volviendo a lo que nos duele porque si lo dejamos ir, si dejamos de pensar en ello, entonces es como si estuviéramos deshonrando lo mucho que nos duele. Dejar de pensar en nuestros problemas sería (imaginamos) comportarnos como si nuestro dolor no importara. En esencia, abandonarnos a nosotros mismos. De este modo, nuestro pensamiento obsesivo es un intento de otorgar importancia y cuidado a nuestro sufrimiento.

Cómo dejar de lado los pensamientos repetitivos

Así que, con todas estas razones para seguir pensando en nuestros problemas, ¿cómo podemos parar y desprendernos de estos pensamientos tan adictivos?

El primer paso en cualquier proceso de cambio es siempre el mismo: tomar conciencia. No podemos cambiar nada si no somos conscientes de ello. Por lo tanto, tenemos que darnos cuenta de cómo y cuándo estamos repitiendo un problema o una situación difícil. Tenemos que convertirnos en testigos de nuestra propia mente y ver cómo sigue atrayendo nuestra atención de nuevo a la madriguera del conejo, al sufrimiento.

Una vez que seamos conscientes, debemos estar dispuestos a considerar la idea de que nosotros, tal como somos, no podemos resolver este problema. Y, por lo tanto, tenemos que abandonar la fantasía y la ilusión de que pensar más en ello lo resolverá y nos hará sentir mejor. Tenemos que aceptar que no hay ningún diamante en el fondo de estos escombros de pensamiento, ninguna bala mágica en esta última ronda de pensamiento que no estaba allí en las últimas 9000 rondas.

En esencia, tenemos que renunciar a la esperanza de que más pensamiento nos llevará a la paz. Y en su lugar, tenemos que estar abiertos a la posibilidad de que el camino hacia la paz puede estar en apartarse del problema y pensar menos. Rendirnos ante la imposibilidad de resolverlo, en lugar de esforzarnos por hacerlo, puede ser nuestro refugio.

Además, para dejar de revivir constantemente nuestro dolor, debemos recordar que nuestro dolor viene con nosotros, tanto si pensamos en él como si no. Lo que hemos sufrido está entretejido en lo que somos; es parte de nosotros. No tenemos que seguir pensando en nuestro dolor para darle importancia, cuidarlo o mantenerlo con nosotros. No tenemos que seguir pensando en nuestro dolor para que exista.

Solo por hoy, trate de notar sus propios pensamientos, hacia dónde va su atención y qué cintas están sonando en su mente. Dese cuenta de cuándo vuelve, una vez más, a un problema que ya ha visitado muchas veces. Intente darse cuenta de lo que ese problema provoca en su estado de ánimo y cómo lo hace sentir.

Por último, somos adictos a pensar en nuestros problemas porque nos identificamos con nuestro sufrimiento. Lo que somos (o creemos que somos) es un tapiz de lo que hemos vivido, soportado y sobrevivido. Nuestra identidad deriva, en gran parte, de lo que sufrimos. Dicho esto, cuando nos sumergimos en lo que nos molesta, en lo que no está bien, parece que volvemos a casa, a algún aspecto fundamental de nosotros mismos. Rehacer nuestras dificultades nos permite sentirnos vivos. Podemos sentir nuestra propia existencia, nuestro yo, cuando la mente está hurgando en un problema. No hay nada, de hecho, que nos haga sentir más aquí que cuando tenemos un problema que resolver.

Piense en esto: Tal vez no pueda resolver este problema, no de la forma en que normalmente lo intenta, ni pensando más en él. Como ejercicio, contemple la posibilidad de que el camino a la paz y a sentirse mejor sea algo sumamente radical, como no pensar en ello, como apartarse del problema y dejarlo ahí, sin arreglar y sin resolver. Aunque parezca una locura, pruebe la realidad de que simplemente no puede resolver este problema, no con lo que sabe y con lo que es ahora mismo.

Solo por hoy, en lugar de adentrarse en el problema una vez más, buscando ese diamante entre los escombros, haga algo revolucionario: Aleje su atención del problema y vuelva a su momento presente. Opte por dejar de lado lo que está mal y muévase hacia lo que está aquí ahora. Con la simple intención de no hacer lo que siempre ha hecho, y por lo tanto, no acabar con el mismo resultado de siempre, trate de aceptar la realidad de que simplemente no puede resolverlo, que tiene que dejarlo. También debe saber que no encontrará la paz a través de más pensamientos. Si busca la paz, esté dispuesto a probar un camino diferente.

Nancy Colier es psicoterapeuta, ministra interreligiosa, conferenciante y autora de los libros de próxima aparición “No puedo dejar de pensar” (2021) y “El poder de la desconexión: la forma consciente de mantenerse cuerdo en un mundo virtual”. Para más información, visite NancyColier.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS