¿Por qué renuncié a mi afiliación al Partido Comunista Chino?

Por Wang Youqun
22 de Mayo de 2021
Actualizado: 23 de Mayo de 2021

Opinión

En su día fui miembro del Partido Comunista Chino (PCCh) y uno de los redactores de discursos de Wei Jianxing, antiguo miembro del Comité Permanente del Politburó y secretario de la Comisión Central de Inspección Disciplinaria.

En noviembre de 2004, The Epoch Times publicó una serie de editoriales titulada “Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista” que abarca el PCCh desde la teoría hasta la práctica, desde la historia hasta la realidad, despojándolo de todos sus disfraces y exponiendo su naturaleza maligna al mundo. Desde entonces, hay una ola de renuncias del PCCh y de sus organizaciones afiliadas, la Liga de la Juventud Comunista y los Jóvenes Pioneros, de todo el mundo.

En ese momento, utilicé un seudónimo para hacer una declaración de renuncia en el sitio web de The Epoch Times. ¿Por qué abandoné el PCCh? Aquí hablaré brevemente de mis opiniones.

Permítanme comenzar con mi motivación inicial para unirme al PCCh. Recuerdo que entré en el PCCh a principios de 1994. Por aquel entonces, era candidato a doctor en el Departamento de Política Internacional de la Universidad Renmin de China.

Algunos graduados fueron asignados a trabajar en las organizaciones centrales del PCCh después de obtener su doctorado. Ni Liya fue asignada a trabajar en la Oficina de Investigación Política del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) y una vez fue directora de la Oficina Cultural de la Oficina Central de Investigación Política. Yu Hongjun fue asignado a trabajar en el Departamento Internacional del Comité Central del PCCh y llegó a viceministro. Xue Gang fue asignado al Cuartel General del Estado Mayor de la Comisión Militar Central y una vez sirvió como agregado militar en el extranjero.

Yo también quería trabajar en una agencia central después de terminar mi doctorado. Sin embargo, el PCCh tiene una norma no escrita según la cual quien trabaja en la agencia central debe ser miembro del Partido. En aquel momento, me afilié al PCCh principalmente porque era un requisito para el trabajo.

Entonces, ¿por qué dejé el PCCh? Es una larga historia. Aquí intentaré centrarme en mi forma de entender el PCCh.

El PCCh no creció de forma natural en suelo chino. Fue construido en 1921 bajo el control del Partido Comunista de la Unión Soviética para defender a la Unión Soviética, como una de sus principales misiones.

El PCCh y la nación china no comparten un ancestro común. Su progenitor es Karl Marx, que era un seguidor de Satanás. Por lo tanto, los líderes del PCCh a menudo afirman que verán a Marx después de la muerte.

El comunismo no se originó en la cultura china tradicional de 5000 años, sino en el Manifiesto Comunista de Marx de 1848, con la ideología central de “engaño, malicia y lucha”.

Este año se cumple el centenario de la fundación del PCCh. En los primeros 28 años, el PCCh hizo principalmente una sola cosa: subvertir sin escrúpulos el gobierno legítimo de China─la República de China; en los siguientes 72 años, hizo otra cosa importante: mantener sin escrúpulos el dominio totalitario de China continental.

Al PCCh no le importa China

El 9 de diciembre de 1999, el líder del PCCh, Jiang Zemin, y el presidente ruso, Boris Yeltsin, firmaron en Beijing un pacto relativo a la frontera entre China y Rusia, que reconocía la serie de tratados desiguales firmados entre el corrupto gobierno de finales de los Qing y el gobierno zarista. El protocolo otorgaba incondicionalmente a Rusia el territorio de más de un millón de kilómetros cuadrados del noreste de China ocupado por Rusia.

Ante el comportamiento traidor de Jiang, nadie, ninguno de los miembros de la dirección jerárquica del partido, desde las autoridades locales hasta las centrales, planteó objeciones.

Al PCCh no le importan los chinos

El PCCh lleva 72 años en el poder y ha lanzado decenas de campañas políticas sangrientas y brutales. Por ejemplo, en 1958, Mao Zedong lanzó el Movimiento del Gran Salto Adelante y, debido a su política ultraizquierdista, provocó una gran hambruna poco frecuente en la historia de China, incluso en la historia de la humanidad.

Los niños fueron algunos de los que sufrieron el fallido Gran Salto Adelante y la posterior hambruna. (NTDTV)

En 1996, Chen Yizi, miembro del grupo de reflexión del ex secretario general Zhao Ziyang, estimó, basándose en documentos confidenciales del Partido, que el número extraordinario de muertes oscilaba entre los 43 y 46 millones.

Según una entrevista a un cuadro veterano (vídeo), el segundo censo nacional dirigido por Yang Shangkun en 1964, entonces director de la Oficina General del Comité Central del PCCh, concluyó que el número real de campesinos que murieron de hambre en los tres años de hambruna fue de 96 millones. Este expediente seguía documentado en el Ministerio de Seguridad Pública.

Cuando Jiang Zemin estaba en el poder, lanzó una frenética persecución contra Falun Dafa. En la cual, la atrocidad más atroz es la sustracción de órganos a gran escala de los practicantes de Falun Dafa vivos. El 22 de junio de 2016, los abogados canadienses de derechos humanos David Matas, David Kilgour y el periodista estadounidense Ethan Gutmann elaboraron conjuntamente el informe (pdf), Bloody Harvest/The Slaughter, an Update, donde estimaron que el número de trasplantes de órganos realizados en China es de unos 60,000 a 100,000 anuales, y podría ser de hasta 1.5 millones entre 2000 y 2016. Y la principal fuente de estos órganos podrían ser los practicantes de Falun Dafa.

Al PCCh no le importa la cultura china

La cultura tradicional china es conocida como la cultura de inspiración divina. El PCCh ateo prohíbe a los chinos cualquier creencia. Se deifica a sí mismo y predica la supremacía del Partido. Bajo el dominio del PCCh, el ejército, las empresas, los medios de comunicación, las universidades e incluso las religiones solo deben seguir la maldad del PCCh.

Monjes tibetanos sostienen pancartas durante una manifestación de protesta en Nueva Delhi el 31 de enero de 2013. El régimen chino ha desplegado un nuevo sistema de vigilancia que dificultará la huida de los tibetanos a Nepal. (Raveendran/AFP/Getty Images)

El PCCh ha distorsionado todas las religiones existentes hoy en día en China. Shi Yinshun, vicepresidente de la Asociación Budista de China, dijo: “El PCCh es un Buda y un Bodhisattva vivos y el informe del XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China es la escritura budista contemporánea de China”. Su declaración estaba impregnada de la fe comunista y blasfemaba públicamente a los Budas y el Dharma.

Los que conocen mi situación pueden preguntar: Usted fue expulsado del PCCh. Siendo así, ¿por qué declaró públicamente después su renuncia al Partido?

Efectivamente, el PCCh me expulsó del Partido. El 20 de julio de 1999, el día en que el dictador del PCCh Jiang Zemin inició la persecución a Falun Dafa, fui puesto en cuarentena para ser investigado. Seis días después, el 26 de julio, me expulsaron del Partido.

El PCCh me expulsó del Partido no por haber cometido un error en el trabajo, no por haber cometido un error financiero, no por haber cometido un error en mi relación personal, sino simplemente porque escribí a Jiang Zemin una carta el 7 de mayo de 1999. En la carta dirigida a Jiang, dije que “Falun Dafa beneficia al país y al pueblo y no perjudica a nadie”.

Decía la verdad sobre la cuestión de Falun Dafa.

El PCCh expulsó a un miembro del Partido cuando éste dijo la verdad al secretario general del Partido. Me gustaría preguntar: ¿Es este Partido justo o malvado?

Empecé a practicar Falun Dafa el 3 de mayo de 1995. El 20 de julio de 1999, llevaba más de cuatro años practicando Falun Dafa. Falun Dafa es una práctica de la escuela Buda arraigada en las antiguas tradiciones chinas. Su filosofía central es “Verdad-Benevolencia-Tolerancia”, y requiere que el cultivador sea una buena persona en estricta conformidad con “Verdad-Benevolencia-Tolerancia” dondequiera que esté. En casa, ser un buen padre, marido e hijo, en la sociedad, ser un buen ciudadano y ser un buen empleado en el trabajo.

La práctica de Falun Dafa durante más de cuatro años, en ese momento, había sacado lo mejor de mí en todos los aspectos de mi vida. Fue entonces cuando el PCCh me trató como una “mala persona”, echándome del Partido. Me gustaría preguntar: ¿Es este Partido justo o malvado?

¿Por qué renuncié públicamente al Partido?

Expulsarme del Partido es un castigo del PCCh, pero no una ruptura con él. Cuando entré en el PCCh, juré con mi vida luchar por el comunismo promovido por Marx, que era un creyente de Satanás. Como dice el refrán chino, “Dios siempre está mirando lo que haces”. Dios debió ver que yo hacía un voto.

Declaré públicamente que renunciaba a la afiliación al Partido para mostrárselo a Dios: He cortado mis lazos con el PCCh ateo, y he vuelto a mi creencia en Dios.

Solo aquellos que realmente creen en Dios pueden ser bendecidos y protegidos por Dios.

Wang Youqun es doctor en Derecho por la Universidad Renmin de China. En su día trabajó como redactor para Wei Jianxing (1931-2015), miembro del Comité Permanente del Politburó del PCCh de 1997 a 2002.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS