¿Por qué “tenerlo todo” es una gran mentira?

Ignorar que las elecciones que hacemos incluyen la pérdida, es un engaño que crea un sufrimiento innecesario
Por Nancy Colier
24 de Noviembre de 2021
Actualizado: 24 de Noviembre de 2021

“Lo quiero todo, lo quiero todo, lo quiero todo y lo quiero ahora”. Estas eran las palabras de un anuncio de televisión que escuché este fin de semana, justo cuando estaba pensando en un artículo sobre la presión a la que nos enfrentamos (tanto las mujeres como los hombres) para tenerlo todo.

Al trabajar con Jane, madre y médico, me llamó la atención lo atormentada que estaba porque no podía pasar todo el tiempo que quería con su hijo pequeño.

No me llamó la atención el hecho de que el tiempo lejos de su hijo fuera doloroso, sino lo que parecía ser la verdadera fuente de su sufrimiento.

En concreto, sentía que debía ser capaz de tener la gran carrera que quería como médico y también ser la madre cariñosa y presente para su hijo. Tal y como ella lo veía, estaba haciendo algo mal porque no podía tener ambas cosas.

Otra clienta, Rachel, me dijo que quería tener una relación más íntima con su marido, para sentirse más conectada. Habló de sus cenas poco agradables. Me contó que su marido estaba molesto porque dejaba el teléfono encendido durante las cenas por si los niños llamaban (adolescentes sanos).

Al parecer, como suele ocurrir, las interrupciones tecnológicas rompían la conexión entre ellos. Estaba en mi despacho porque quería que diseñara una estrategia o un programa digital que le permitiera estar siempre a disposición de su familia y, al mismo tiempo, estar íntimamente conectada con su marido en su tiempo privado.

En otros acontecimientos, justo la misma semana, Peter me hablaba de su relación sentimental de nueve años. Me contaba que se sentía profundamente alimentado por el amor incondicional y la estabilidad de su vínculo y lo mucho que le gustaba la vida con su pareja.

Al mismo tiempo, era incapaz de tolerar el hecho de que cuando iba a fiestas o estaba rodeado de nuevas mujeres, no podía comportarse como una persona soltera. Estaba en guerra interna con la idea de que estar en una relación monógama y comprometida significara que su vida se sintiera limitada en otros aspectos. Pero en el fondo de su desesperación, el verdadero sufrimiento provenía, una vez más, de su creencia de que no debía renunciar a nada de lo que quería.

Y luego está MK, un estudiante universitario que está obsesivamente enfadado por la profunda confianza que sus amigos se han ganado gracias a su maestría en el deporte u otras pasiones y actividades académicas.

MK reconoce que le encanta socializar y salir de fiesta y que ha elegido pasar su tiempo haciendo precisamente eso, en lugar de alcanzar la excelencia. Y una vez más, este joven se siente confundido y frustrado por mi incapacidad para diseñar un plan que le proporcione la vida social que desea y también la confianza en sí mismo que se obtiene con el trabajo duro, el tiempo y el esfuerzo.

Estamos condicionados a creer que debemos tenerlo todo, todo lo que queremos. Tenerlo todo en esta sociedad también significa no tener que renunciar a nada.

La tecnología fomenta esta creencia. Con solo pulsar un botón, podemos, de hecho, conseguir muchas cosas que queremos sin mucho esfuerzo. Los medios de comunicación y la publicidad también apoyan nuestra creencia de que todo es posible; si no tenemos todo lo que queremos, tenemos que esforzarnos más.

Quieren que creamos que podemos tenerlo todo porque nos mantiene persiguiendo el sueño, un sueño que debemos adquirir y conseguir sin fin. En última instancia, tenerlo todo (como idea) es bueno para el negocio, mientras que aceptar no tenerlo todo es malo para el resultado final.

Si dejamos de perseguirlo todo, el margen de beneficios se reduce.

Cuando le dije a Rachel que estar disponible las 24 horas del día para sus hijos podría significar no estar tan disponible para su esposo, y quizás no disfrutar de la intimidad que deseaba, se sintió decepcionada y aparentemente no convencida. Del mismo modo, cuando aconsejé a Peter que su elección de estar en una relación comprometida, y disfrutar de las ventajas de dicha elección, significaría que su experiencia de socialización tendría que cambiar y sería quizás menos emocionante que si estuviera soltero, parecía como si nunca hubiera considerado dicho concepto.

Así también, cuando expuse las horas que requería la carrera de Jane en Nueva York y las comparé con el horario de vigilia y sueño de su hija pequeña, parecía estar viendo la información por primera vez, casi como una científica, reconociendo las matemáticas de su realidad y, por tanto, la verdad real de sus elecciones.

La vida tiene limitaciones, algo que extrañamente no se nos enseña. Sin embargo, aceptar esta verdad nos libera de la fantasía que nos mantiene atrapados en perseguir y sufrir.

Cuando creemos que podemos y debemos tenerlo todo, acabamos paralizados, atascados entre opciones, e incapaces de apretar el gatillo o de asentarnos en algún camino. No estamos dispuestos a aceptar la realidad de que, nos guste o no, la elección implica una pérdida, no ocasionalmente, sino siempre.

Cuando nos aferramos a nuestra historia de que nosotros somos el problema, de que por eso no podemos tener todo lo que queremos, en realidad acabamos sin nada. La pérdida y la ganancia van de la mano.

Además, cuando rechazamos el hecho de tener que renunciar a algo que queremos para conseguir algo que deseamos, nos negamos la oportunidad de la autocompasión. Aceptar la pérdida que conlleva la elección significa también aceptar los sentimientos que conlleva esa pérdida. Significa ofrecer un lugar a la tristeza o la decepción que viene como resultado de no poder disfrutar de ese otro camino.

Con cada elección, se abre una puerta y se cierra otra. Hay una experiencia de esa puerta que se cierra, que también hay que incluir y tratar con empatía.

A menudo me encuentro diciendo simplemente “sí” a las personas que vienen a verme con esos dilemas de elección. Sí, es cierto que si eliges esto no podrás tener aquello. El hecho de que no puedas encontrar la manera de tener ambas cosas no significa que haya algo malo en ti; significa que estás viviendo con la realidad del ser humano.

Solo hay tiempo, energía, motivación y atención para algunas de las cosas que queremos, no para todas. Algunos deseos, por su propia naturaleza, eliminan la posibilidad de otros deseos.

Cuando lo expongo de esta manera, la gente a veces me mira como si “tuviera tres cuernos”, como si nunca hubiera considerado una verdad tan básica.

Cuando estamos dispuestos a aceptar que la vida incluye limitaciones no negociables, el valor de las elecciones que hacemos, el sentido del camino que elegimos, aumenta exponencialmente.

Reconocer y ser honestos sobre lo que obtenemos, y a lo que decidimos renunciar, intensifica lo que realmente nos importa.

No es culpa suya si no puede tenerlo todo; no es una falla suyo. La idea de que deberíamos poder conseguir todo lo que queremos, tener todas las experiencias que deseamos, es falsa.

Es una idea que nos mantiene esposados, atascados y sufriendo.

El tiempo, la energía y la atención son maleables en un nivel, en el que se siente que pueden expandirse y contraerse. Pero también son finitos en otro nivel. Cuando damos a algo nuestro tiempo y atención, significa que no podemos dar tanto tiempo y atención a otra cosa que también podemos valorar.

Éstas son las decisiones difíciles que conlleva la vida. Abordar nuestras elecciones con un sentido maduro y sobrio de la realidad, que tenga en cuenta las pérdidas que todas las elecciones incluyen, nos permite vivir una vida con una intención y un significado más profundos. Podemos sentirnos aún más agradecidos por lo que elegimos experimentar.

Cuando dejamos de ocuparnos de lo que deberíamos tener y de lo que nos pasa por no poder tenerlo, nos dedicamos a determinar lo que realmente queremos. Podemos elegir lo que es más importante para nosotros. Aceptar la realidad de la elección y de su compañera, la pérdida, nos anima a tener claro qué es lo que realmente queremos en nuestra vida y a dedicarnos realmente a vivirla.

Nancy Colier es psicoterapeuta, ministra interreligiosa, conferenciante pública, directora de talleres y autora de “The Power of Off: The Mindful Way to Stay Sane in a Virtual World”. Para más información, visite NancyColier.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS