Un portal hacia un reino espiritual siempre presente: El convento Chin Lin y el jardín Nian Lin

Más allá de la vida: El arte que nos inspira a través de los tiempos
Por James Howard Smith
07 de Octubre de 2021
Actualizado: 07 de Octubre de 2021

La construcción en 1998 del Convento Chin Lin y el Jardín Nian Lin de Hong Kong son notables representaciones de la antigua cultura china, que buscaba la armonía entre el Cielo y la Tierra. Los grandes templos de la dinastía Tang se alzan sobre amplios patios que parecen flotar sobre estanques de loto y se abren al cielo. Los pabellones se elevan sobre los desconcertantes estanques del jardín, despertando el asombro y la alegría.

El paso por el Shenmen (entrada principal) simboliza el paso de una orilla a otra. Entonces aparece la escena más cautivadora: un patio ricamente ornamentado con árboles bonsái y el Jardín del Estanque del Loto se encuentran en el primer plano de la Sala de los Reyes Celestiales.

Esta escena es una manifestación material del mural de un monje que representa su viaje de meditación al Paraíso de Buda Amitabha, “La Tierra Pura”. El mural es una de las pinturas de la alta dinastía Tang de los años 705-781 d.C. encontrada en las cuevas de Mogao, en el extremo noroeste de China.

El patio parece ser un portal a un reino espiritual antiguo, pero siempre presente, donde el mural representa a los budas que residen allí y en los templos de más allá. Las pasarelas del patio están dispuestas en torno a cuatro estanques de loto; sin embargo, al caminar por ellos, es como si se cruzaran puentes y se flotara sobre un estanque más grande.

Jardín Nian Lin

Después de atravesar el Shenmen, un puente arqueado de color bermellón atrae la mirada y ofrece una conexión directa con el foco principal del Jardín Nian Lin: el Pabellón de la Perfección Absoluta. Con un brillo dorado, el pabellón se eleva en medio del vibrante paisaje verde desde una isla en el estanque de lotos.

Los singulares bonsáis de pinos negros combinados con las formaciones rocosas erosionadas, establecen el antiguo escenario oriental. También establecen la escala en miniatura que soportan las pequeñas colinas y las masas de agua. Juntos crean la ilusión de un viaje a través de un paisaje remoto y montañoso.

Esta técnica de crear esencialmente un microcosmos de grandes paisajes remotos es típica de los jardines clásicos chinos. Proporciona a quienes no tienen la oportunidad de viajar la experiencia de una atmósfera edificante dentro de un entorno urbano.

El gran tejado en voladizo y las ménsulas de soporte (Dou Gong) son características clave de la arquitectura tradicional china. Los tejados en voladizo crean un refugio exterior y protegen la estructura principal de madera de los elementos, ayudando a preservar el edificio. La forma del tejado se extiende hacia fuera, creando un gesto expresivo y elevado. (Richard Mortel/CC BY-SA 2.0)
El Jardín del Estanque de Lotos, donde el agua fluye desde los caños con cabeza de dragón hacia los estanques, adornados con nenúfares. (Richard Mortel/CC BY-SA 2.0)
Los bonsáis de pino negro establecen el escenario de la sala principal. (Richard Mortel/ CC BY-SA 2.0)
Las salas del templo albergan estatuas del Buda Sakyamuni, la Bodhisattva de la Misericordia, Guanyin, y otros bodhisattvas. (Richard Mortel/ CC BY-SA 2.0)
Una mujer reza en el convento budista Chi Lin de Hong Kong el 3 de octubre de 2009, durante la fiesta del Medio Otoño. El Festival del Medio Otoño es una de las fiestas más importantes del calendario chino y también se celebra como fiesta de la cosecha en otros países de Asia Oriental. La fiesta, también conocida como el Festival de la Luna, cae el día 15 del octavo mes del calendario chino y se celebra con festivales de linternas, danzas del dragón de fuego y oraciones. (DANIEL SORABJI/AFP vía Getty Images)
El Pabellón de la Perfección Absoluta desprende un vibrante brillo dorado. (JayJay_P/Pixabay)
convento budista Chi Lin en Hong Kong
Una vista general muestra el convento budista Chi Lin en Hong Kong el 3 de octubre de 2009. El convento, fundado en 1934, fue reconstruido en 1990 en un estilo tradicional chino común durante la dinastía Tang (618-907 d.C.). (DANIEL SORABJI/AFP vía Getty Images)

 


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS