Posibilidad de nominación de Cuomo por los demócratas aumenta cada día

Por Roger Simon
25 de Marzo de 2020
Actualizado: 25 de Marzo de 2020

¿Quién será el primer líder demócrata que se acerque a Joe Biden y le pida (gentilmente) que se retire de la nominación presidencial de su partido a favor de Andrew Cuomo?

¿O ya ha sucedido?

El hashtag #PresidenteCuomo se ha estado diseminando en Twitter por más de una semana.

El otro día (24 de marzo) el Daily Caller publicó un editorial que consideraba la nominación del gobernador del estado de Nueva York “improbable, pero no imposible” a través de una convención abierta. Cambiaría lo de “imposible” por “igual” o quizás incluso por “probable”.

Al mismo tiempo, la probabilidad de que Donald Trump sea reelegido ha ido en aumento debido a la aprobación pública de su manejo de la crisis del virus del PCCh, que se sitúa en torno al 60 por ciento, una cifra hasta ahora inaudita para el controvertido presidente.

El presunto candidato demócrata Joe Biden, por otra parte, lo ha hecho particularmente mal al probar su “campaña de avance digital” de manera drástica, como se detalla en un editorial del Wall Street Journal. “No está listo para el horario de máxima audiencia” es solo un cliché que parece encajar con el exvicepresidente, que está envejeciendo rápidamente (si hemos aprendido algo del virus, es que la naturaleza puede ser cruel).

¿Cree que esto no lo han notado los poderes demócratas?

Una explicación de la aparentemente autodestructiva sobrecarga de Nancy Pelosi durante las negociaciones sobre el plan de rescate multimillonario, que ha llevado a la legislación prácticamente todos los sueños del libro de jugadas liberal-progresista de forma ilógica, fue que fue una especie de “Ave María dame puntería”/último suspiro de su lista de deseos antes de la caída, es decir, Trump II.

Mientras esto sucedía, Andrew Cuomo actuaba como el adulto en la habitación, recibiendo críticas muy positivas de la izquierda y la derecha (Broadway estaba cerrado, después de todo) por sus conferencias de prensa diarias y el manejo inteligente de la crisis para su estado.

A diferencia de casi todos los demócratas y medios de comunicación, no parecía estar demasiado infectado por el Síndrome de Trastorno sobre Trump y fue capaz de trabajar productivamente con el presidente mientras se le oponía en otras ocasiones, un difícil acto de equilibrio para un demócrata.

Surgen dos preguntas: ¿puede Cuomo conseguir la nominación a través de una convención (o conseguirla antes de ésta) y vencer a Donald Trump?

Como estoy lejos de ser un erudito del Partido Demócrata, no estoy calificado para responder a la primera. Pero en algún momento, aunque no recientemente, dormí en un Holiday Inn Express, así que me arriesgaré a suponer que se aplica otro cliché: cuando hay voluntad, hay una manera. Y, por lo que he oído, los demócratas tienen un “cuarto trasero” y saben cómo usarlo. Ya veremos.

En cuanto a la derrota de Trump, Cuomo tendría una lucha cuesta arriba. Como me recordó el economista de AEI Benjamín Zycher, el gobernador ayudó a prevenir la fractura en el norte del estado de Nueva York. Podría ser capaz de devolver esto parcialmente alegando una emergencia económica, pero si los votantes le creen es discutible. A largo plazo, este punto de vista liberal podría costarle caro en los codiciados estados indecisos.

Otro problema para Cuomo será conseguir el apoyo de los Hermanos Bernie, pero eso sería un problema para Biden también. Es anecdótico, pero un CEO de Atlanta me dijo que su lectura del foro de Bernie Sanders en Reddit mostró que muchos de los Hermanos ya se lavaron las manos durante toda la elección. Peor aún, varios de ellos se negaron deliberadamente a observar las directrices que todos seguimos con respecto al virus ahora que parece que a su héroe se le niega la nominación.

Uh-oh.

En cualquier caso, aunque dudo que Cuomo pueda derrotar a Trump, mi conjetura es que al final le iría mejor que al cada vez más desafortunado Biden, que podría dirigirse al desastre electoral.

Roger L. Simon —columnista político de The Epoch Times— es un premiado escritor y guionista nominado para el Oscar. Su última lectura recomendada para escapar durante la pandemia es “The GOAT”.

Descubra

China pierde 21 millones de usuarios de teléfonos | Al descubierto

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS