Tu posición para dormir podría estar afectando tu salud, descubre de qué manera

Por Robert Jay Watson
29 de Julio de 2019 Actualizado: 29 de Julio de 2019

Los americanos duermen cada vez menos. El número de personas que duermen menos de seis horas por noche, el mínimo absoluto recomendado por los investigadores, se estima que es alrededor del 33 por ciento de la población, según Science News.

Aunque es obvio que tener dispositivos a nuestro alrededor todo el tiempo, incluso en la cama, se ha convertido en una gran distracción, hay algo aún más básico que considerar: tu posición para dormir.

Así es; la forma en que nos colocamos en la cama puede tener un efecto importante no solo en lo bien que dormimos, sino también en nuestra salud a largo plazo.

Así que hoy, veremos las diferentes posiciones para dormir y lo que cada una de ellas podría estar causando a su cuerpo.

Dormir boca abajo

Para muchas personas, dormir boca abajo es la posición más cómoda. Curiosamente, esto a menudo corresponde a personas que fueron colocadas boca abajo cuando eran bebés. En el pasado, los pediatras y los libros para bebés aconsejaban a las madres que lo hicieran.

Por desgracia, las investigaciones muestran claramente que esta no es una buena posición para un sueño reparador. El problema tiene que ver principalmente con el cuello y la cabeza.

Para seguir respirando, hay que girar el cuello de un lado a otro, y esto lleva a que se fuerce la base del cuello.

Como explicó el Dr. Andrew Bang a Cleveland Clinic: “imagínense parados y mirando de un lado a otro durante dos o tres horas a la vez. Estirar el músculo del cuello durante tanto tiempo crea dolor”.

Otro problema con el dormir boca abajo es que muchas personas doblarán una rodilla hacia su torso para repartir el peso de manera más uniforme. Pero el Dr. Andrew Bang aconseja a los pacientes: “Evita levantar una pierna. Puede causar dolor al torcer las caderas y la parte baja de la espalda”.

En general, dormir boca abajo no es una buena opción. Como la Dra. Carol Ash dijo a TODAY, “si tienes problemas de salud o de respiración, dormir boca abajo puede ser un problema, pero si lo disfrutas, duerme boca abajo si te da un buen descanso”.

Dormir de lado

Imagen Ilustrativa. (Crédito: se media/Shutterstock)

Los investigadores del sueño recomiendan que dormir de lado es lo más reparador para tu cuerpo y tu mente. “Cuando duermes de lado, en realidad eliminas las proteínas y toxinas que se acumulan desde el día en que sabemos que pueden estar asociadas con trastornos neurológicos como el Alzheimer y el Parkinson”, dijo el Dr. Ash a TODAY.

Según un estudio australiano sobre las posiciones de sueño, dormir de lado “protege significativamente contra el dolor cervical, escapular y del brazo y promueve significativamente la alta calidad del sueño”.

Sin embargo, hay maneras mejores y peores de dormir de lado. No quieres doblar la barbilla en el pecho, ya que esta es una posición poco natural para el cuello. Más bien, según el Dr. Andrew Bang, debes asegurarte de que tu cuello esté bien alineado con tu hombro.

“Cuando estás de pie con la postura ideal mirando al horizonte, el agujero de tu oreja debe estar alineado con tus hombros”. Esto evitará que se enrede y se contorsione.

Aunque para la mayoría de las personas no importa de qué lado duerme, sí hace una diferencia para las mujeres que están embarazadas. Para las futuras madres, es mejor dormir a la izquierda, ya que eso mantiene una buena circulación a través del sistema reproductivo.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Syda Productions/Shutterstock)

Dormir de espaldas

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Kate Aedon/Shutterstock)

Finalmente, dormir boca arriba puede ser muy cómodo para algunas personas, especialmente porque el peso de tu cuerpo está distribuido uniformemente. No va a tener problemas con un cuello o columna vertebral torcida, ya que todo está recto y en línea.

Sin embargo, es importante pensar en tu ropa de cama y en especial en tus almohadas en esta posición. En la vida de vigilia, nuestro cuello tiene una curvatura natural, como una banana o la letra C. Si tu almohada es demasiado dura, entonces tu cuello no podrá curvarse, empujando tu barbilla hacia arriba y haciendo que tu respiración sea difícil.

Sin embargo, las almohadas viscoelásticas, que se ajustan a la forma natural de tu cuerpo, tendrán suficiente espacio para hacer espacio para tu cuello.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Africa Studio/Shutterstock)

Ahora que sabe cuáles son los beneficios y riesgos de cada posición, puedes empezar a entrenarte para dormir mejor. No solo te estarás preparando para todos los desafíos del día, sino que estarás ayudando a tu cuerpo y mente a descansar lo necesario para una larga vida.

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS