Post de Facebook de una joven le cuesta a su familia 80.000 dólares

Por Jack Phillips - La Gran Época
06 de Mayo de 2019 Actualizado: 06 de Mayo de 2019

El error de una chica del sur de Florida en las redes sociales es un ejemplo de cómo publicar demasiada información personal en Facebook u otras plataformas puede costar a la gente decenas de miles de dólares.

Dana Snay, hija de un exdirector de escuela de Florida, se jactó de que su padre, Patrick Snay, de 69 años, había ganado una fuerte demanda contra la Escuela Preparatoria Gulliver de Miami, donde solía trabajar.

El acuerdo fue por un valor 80.000 dólares y tenía que ver con la discriminación por edad, informó el Miami Herald. Su padre había sido despedido de su trabajo antes de que presentara una demanda alegando que la escuela lo despidió debido a su edad.

“Mamá y papá Snay ganaron el caso contra Gulliver”, escribió en Facebook. “Oficialmente Gulliver está pagando mis vacaciones a Europa este verano. ¡TRÁGATE ESA!”

El posteo se distribuyó ampliamente entre los antiguos alumnos de Gulliver.

Eventualmente regresó a la escuela, lo que lo volvió en contra de Snay. Esta semana, el Tribunal de Apelaciones del Tercer Distrito estuvo de acuerdo con la escuela y desestimó la demanda, diciendo que Snay violó el acuerdo de confidencialidad.

La jueza Linda Ann Wells dijo en un fallo que “su hija entonces hizo exactamente lo que el acuerdo de confidencialidad fue diseñado para prevenir”.

Compartir demasiado

“Como es común en los acuerdos de demandas, los términos del acuerdo incluían una cláusula de confidencialidad que prohibía a todas las partes involucradas en el caso hablar públicamente sobre el mismo. Esta es una práctica estándar en los casos civiles, particularmente en las demandas relacionadas con lesiones personales, ya que las compañías de seguros a menudo no quieren que sus nombres se asocien con el resultado del caso”, escribió Davis Law Group en marzo de 2019.

El grupo de abogados explicó que compartir este tipo de información personal en los medios de comunicación social por lo general nunca da resultado.

“Si estoy trabajando en un caso de lesiones personales de un cliente y el cliente publica fotos practicando deportes en Facebook o Twitter, puede crear un poco de dolor de cabeza para nuestro personal y poner en peligro el resultado del caso”, dice. “En el pasado, siempre he tenido que recurrir a la creación de escenarios hipotéticos y anécdotas para hacer llegar este punto a mis clientes. Afortunadamente, ahora tengo el ejemplo de un caso de la vida real en el que compartir en Facebook literalmente resultó ser bastante costoso”.

***

Mira a continuación:

La apelación masiva que llevó a una brutal persecución

Después de casi dos décadas, muchas personas en todo el mundo aún no saben que millones de personas inocentes son perseguidas por un régimen malvado.

TE RECOMENDAMOS