Powell dice que no puede prometer “aterrizaje suave” mientras la Fed lucha contra inflación

Por Tom Ozimek
13 de Mayo de 2022 3:32 PM Actualizado: 13 de Mayo de 2022 3:32 PM

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo el jueves que las persistentes interrupciones de la cadena de suministro y los “enormes” acontecimientos geopolíticos que están ocurriendo en todo el mundo podrían frustrar los intentos de la Reserva Federal de diseñar un llamado “aterrizaje suave” para la economía de Estados Unidos, con lo cual la declaración del jefe del banco central equivale a un reconocimiento de la posibilidad de una recesión.

Powell hizo estas declaraciones en una entrevista en el programa “Marketplace” de la NPR, en la que se le preguntó si le preocupaba más la posibilidad de que la alta inflación se mantuviera o la idea de que la respuesta de ajuste monetario de la Reserva Federal al aumento de los precios pudiera provocar una recesión.

“Es un entorno muy desafiante para hacer política monetaria”, respondió Powell. “Nuestro objetivo, por supuesto, es volver a situar la inflación en el 2 por ciento sin que la economía entre en recesión, o, por decirlo así, con el mercado laboral manteniéndose bastante fuerte”.

Calificando la estabilidad de los precios como la “piedra angular” sobre la que descansa la economía, Powell insistió en que el objetivo clave de la Fed es domar los precios desbocados, diciendo que “nada en la economía funciona” si no se frena la inflación.

“Preparados para hacer más”

Powell reiteró su expectativa de que la Fed endurezca los ajustes monetarios subiendo las tasas en incrementos de 50 puntos básicos en las próximas dos reuniones, pero añadió que el banco central está preparado para actuar de forma más agresiva si las condiciones lo justifican.

“Tenemos una serie de expectativas sobre la economía. Si las cosas van mejor de lo que esperamos, entonces estamos preparados para hacer menos. Si vienen peor de lo que esperamos, entonces estamos preparados para hacer más”, dijo Powell, lo que provocó una pregunta sobre si la Fed consideraría una subida de 75 puntos básicos, que se negó a hacer, diciendo solo que los responsables políticos “se adaptarían a los datos entrantes y la evolución de las perspectivas”.

A continuación, se le preguntó a Powell sobre el camino hacia “ese mítico aterrizaje suave”, en el que el endurecimiento de la política no lleve a la economía a una recesión.

“Será un reto, no será fácil”, respondió Powell, admitiendo que “habría sido mejor” haber empezado a subir las tasas antes de marzo.

Aterrizaje suave

Al abordar los desafíos, el jefe de la Fed dijo que la política monetaria puede enfriar el aumento de la demanda, que es parte del rompecabezas inflacionario, pero que el banco central no tiene herramientas para abordar los factores del lado de la oferta.

“La oferta es una gran parte de la historia, aquí. Pero más que eso, hay grandes eventos, eventos geopolíticos que están ocurriendo en todo el mundo, que van a jugar un papel muy importante en la economía en el próximo año más o menos”, dijo Powell.

“Así que la cuestión de si podemos ejecutar un aterrizaje suave o no, en realidad puede depender de factores que no controlamos. Pero debemos controlar lo controlable. Y lo que controlamos es que hay un trabajo que hacer sobre la demanda, la demanda está desajustada con la oferta”.

Powell dijo que los responsables de la política de la Reserva Federal tratarían de “moderar la demanda de forma que el mercado laboral vuelva a estar en equilibrio y ayude a que la inflación vuelva al 2%”.

La recuperación económica posterior a la pandemia, unida a la dinámica de la “Gran Renuncia”, ha llevado a una situación en la que las ofertas de empleo se han disparado hasta alcanzar un récord, al igual que el número de personas que abandonan. Actualmente hay alrededor de dos ofertas de empleo por cada desempleado, lo que ejerce una presión al alza sobre los salarios, ya que las empresas luchan por atraer y retener a los trabajadores.

“Los salarios están subiendo a niveles insostenibles y no son coherentes con la baja inflación. Así que lo que tenemos que hacer es bajar la demanda, dar a la oferta la oportunidad de recuperarse y conseguir que se alineen”, dijo Powell.

Cuando se le pidió que resumiera en no más de cinco palabras su principal preocupación, Powell dijo: “volver a controlar la inflación”.

Nivel máximo de inflación

La inflación reflejada en los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) mostró que los precios subieron a un ritmo ligeramente más lento del 8.3% en abril, frente al 8.5% de marzo, lo que llevó a algunos analistas a sugerir que la inflación máxima ha llegado y que el ritmo de crecimiento de los precios empezaría a bajar. Otros no están tan seguros.

El analista financiero jefe de Bankrate, Greg McBride, dijo a The Epoch Times en una declaración enviada por correo electrónico que considera que la inflación se ha vuelto más amplia, al mismo tiempo que advirtió que no se debe interpretar el descenso de los datos del IPC general como que la inflación ha alcanzado su punto máximo.

“El ritmo de aumento de los precios se moderó, pero no tanto como se esperaba. Excluyendo el descenso de los precios de la energía —que parece obsoleto a estas alturas— los aumentos siguen siendo generalizados”, dijo McBride. “Con la tasa anual bajando del 8.5% al 8.3%, puede ser tentador decir que hemos visto el nivel máximo, pero también hemos sido engañados antes, como ocurrió el pasado agosto”.

Si bien los datos de la inflación general del IPC mostraron una moderación de las presiones de los precios, una medida de las presiones inflacionistas subyacentes se aceleró, lo que sugiere un mayor margen de crecimiento de los precios.

La inflación subyacente, que excluye las categorías volátiles de alimentos y energía y es considerada por los economistas como una medida más precisa de las presiones inflacionistas subyacentes, aumentó su ritmo en abril.

Tanto en términos respecto del año pasado como respecto del mes pasado, la inflación subyacente se aceleró el mes pasado hasta el 6.2% y el 0.6%, respectivamente. La inflación subyacente mensual, en particular, duplicó el ritmo del 0.3% registrado en marzo, lo que sugiere que las presiones inflacionistas podrían no haber alcanzado su punto máximo.

“Crisis del coste de la vida”

El asesor económico jefe de Allianz, Mohamed El-Erian, advirtió en una reciente entrevista que el problema de la inflación en Estados Unidos se transformaría invariablemente en una crisis del coste de la vida a medida que las presiones sobre los precios se amplíen a más categorías, erosionando aún más las ganancias salariales de muchos hogares estadounidenses y afectando en la demanda.

Los salarios nominales, que no se ajustan a la inflación, aumentaron un 5.5% en el año hasta abril, pero el ritmo más rápido del 8.3% de crecimiento de los precios al consumo significa que los salarios reales ajustados a la inflación disminuyeron en realidad un 2.8%.

En una entrevista en el programa “Squawk Box” de la CNBC el 11 de mayo, se le preguntó a El-Erian sobre el descenso de los salarios reales en abril y sobre las implicaciones para la economía de que la inflación supere las ganancias salariales y haga que los productos sean menos asequibles para los hogares estadounidenses.

“Es entonces cuando un problema de inflación se convierte también en un problema de crecimiento. ¿Por qué? Por la asequibilidad. La medida en que los precios altos destruyen la demanda”, respondió el economista.

“Es solo cuestión de tiempo que hablemos de una crisis del coste de la vida, y esto es lo que es”, insistió.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.