Precios de venta al productor baten récord en NY y más costes empresariales se traducen en inflación

Por Tom Ozimek
16 de Noviembre de 2021
Actualizado: 16 de Noviembre de 2021

Un informe de la Fed sobre la industria manufacturera en el estado de Nueva York muestra que el índice de precios recibidos —que mide los precios que se pagan a los fabricantes por los bienes que producen— subió a un nivel récord a principios de noviembre, reflejando cómo la inflación de los costes de los insumos se está filtrando a través de la cadena de suministro y está haciendo subir los precios para los consumidores finales.

La encuesta manufacturera Empire State de la Fed de Nueva York (pdf), publicada el 15 de noviembre, mostró que el índice de precios recibidos alcanzó un máximo histórico de 50.8, lo que supone un aumento de 7.3 puntos porcentuales respecto a la lectura de octubre.

El índice de precios pagados, que refleja los costes de los insumos para los fabricantes, subió cuatro puntos porcentuales hasta el 83.0, ligeramente por debajo de su récord de 83.5 alcanzado en mayo, “lo que indica que siguen aumentando sustancialmente tanto los precios de los insumos como los de venta”, según el informe.

Basada en una encuesta realizada a unos 200 fabricantes del estado de Nueva York, la encuesta mide los movimientos de los precios desde la perspectiva de la industria o de los productores de productos. Los economistas suelen fijarse en los precios de la industria manufacturera como un pronóstico temprano de la inflación de los precios al consumo, que se disparó hasta un 6.2 por ciento anualizado en los 12 meses previos a octubre, el ritmo más rápido de crecimiento de los precios al consumo en casi 31 años.

Los datos del informe manufacturero de la Fed de Nueva York refuerzan la opinión de que los productores están repercutiendo gran parte del mayor coste de las materias primas y otros insumos, lo que aumenta la preocupación por la inflación de los precios al consumo, ya que los mayores costes de producción tienden a repercutir en los consumidores.

Varios analistas de ING señalaron en una nota reciente que la medida en que los elevados costes de producción acaben repercutiendo en los consumidores depende en parte de si las empresas estarán dispuestas a reducir los márgenes para mantener los volúmenes.

Pero eso es menos probable cuanto más tiempo persistan los cuellos de botella en la cadena de suministro, argumentó el equipo de ING, “lo que significa que esperamos que la inflación de los bienes siga aumentando en los próximos meses y que se mantenga elevada a lo largo de la primera mitad del año, ya que las presiones de las líneas de producción siguen siendo feroces”.

De cara al futuro, las empresas que respondieron a la encuesta manufacturera del Empire State dijeron que esperaban aumentos significativos de los precios en el futuro, y tanto el índice de precios futuros pagados como el de precios futuros recibidos se mantuvieron cerca de sus máximos históricos.

Las elevadas lecturas de los índices de precios pagados y recibidos del informe de la Fed también encajan con un reciente informe del gobierno que muestra que los precios del productor aumentaron en los 12 meses previos a octubre un 8.6 por ciento, igualando la tasa del mes anterior, que fue la más alta desde 2008.

Con la inflación de los precios al consumo en el nivel más alto de los últimos 31 años y los precios al productor en niveles elevados, las expectativas de los consumidores sobre cuál será la tasa de inflación en el futuro en Estados Unidos también han subido a máximos históricos.

La encuesta más reciente de la Fed de Nueva York sobre las expectativas de inflación de los consumidores mostró que las expectativas de inflación a corto plazo (a un año vista) aumentaron en octubre hasta el 5.7 por ciento, la lectura más alta en la historia de la serie. Las expectativas de inflación a medio plazo (a tres años vista) se mantuvieron sin cambios respecto al nivel del mes anterior, del 4.2 por ciento, que fue un récord.

Mientras tanto, el sentimiento de los consumidores de EE. UU. se desplomó en noviembre hasta el nivel más bajo de la década, según una encuesta de la Universidad de Michigan, que culpó a la inflación y a la creciente convicción entre los consumidores estadounidenses de que no se han puesto en marcha políticas eficaces para frenar los precios desbocados.

“El sentimiento de los consumidores cayó a principios de noviembre a su nivel más bajo en una década debido a la escalada de la tasa de inflación y a la creciente convicción entre los consumidores de que aún no se han desarrollado políticas efectivas para reducir el daño de la creciente inflación”, dijo en una declaración Richard Curtin, director de la encuesta.

La inflación ha surgido como un tema clave de la recuperación económica pospandémica, aumentando más rápido que los salarios y erosionando el poder adquisitivo de los estadounidenses.

“La preocupación por la inflación está pesando en la confianza de los consumidores, y con una tasa anual de más del 6 por ciento, esto solo continuará”, dijo el analista económico jefe de Bankrate, Greg McBride, a The Epoch Times en unas declaraciones enviadas por correo electrónico.

“Los consumidores lo están sintiendo en el bolsillo en el surtidor de gasolina, en la tienda de comestibles, y los inquilinos en muchas partes del país podrían sufrir un shock de precios en su próxima renovación de contrato”, dijo McBride, prediciendo que los cuellos de botella en la cadena de suministro “estarán con nosotros hasta bien entrado el año 2022, y con ello, la presión al alza de los precios”.

Mientras tanto, el índice principal de condiciones empresariales generales de la Encuesta Empire State, una medida de las condiciones empresariales generales, se disparó 11.1 puntos hasta 30.9 en noviembre, y los analistas de la Fed describieron que la actividad empresarial en el estado de Nueva York sigue creciendo “con fuerza”.

“De cara al futuro, las empresas siguieron siendo optimistas en cuanto a la mejora de las condiciones en los próximos seis meses, aunque el optimismo disminuyó”, señalaron los autores del informe.

Según el informe, el número medio de semanas de trabajo aumentó y el empleo creció a su ritmo más rápido registrado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS